Criando niños resilientes

Como padres, no importa cuán devotos y enriquecedores podamos ser, nuestros hijos a menudo luchan con baja autoestima, ansiedad, depresión y una serie de otros desafíos. Algunas de estas perturbaciones son simplemente experiencias de vida que lamentablemente deben experimentar. Nuestro objetivo es confiar en que superarán estos obstáculos y que nuestros hijos incluso se fortalecerán para lograr ese éxito. Para lograr ese objetivo, debemos proporcionarles las habilidades para ser resistentes, recuperarse de estos ataques a su bienestar y, finalmente, prosperar en sus vidas. Podemos proporcionarles la base para hacerlo si repensamos nuestra relación con ellos. Si nuestras mejores intenciones no están produciendo los resultados esperados, tenemos que examinar nuestras creencias operativas. Es posible que estemos jugando desde el plan de juego equivocado.

Normalmente nos sentimos cómodos compartiendo nuestras fortalezas, valores e ideales con nuestros hijos. Suponemos que al hacerlo, les permitirá seguir nuestra orientación e impulsarlos en la dirección correcta. Pero la tendencia de muchos padres es compartir abiertamente sus atributos positivos, pero ocultar la historia personal de las luchas y trastornos de su vida. Podemos decir que no quieren cargar a nuestros hijos con nuestros problemas, pasados ​​o presentes. O simplemente no queremos presentarnos de una manera que sea inconsistente con lo que tratamos de modelar. Irónicamente, cuando compartimos solo lo bueno con nuestros hijos, los privamos de una expectativa realista y preparación para lo que probablemente les depare el futuro.

Cuando divulgamos nuestros desafíos, en realidad estamos compartiendo una valiosa lección de vida: la vida es difícil a veces y la lucha es normal. Al no transmitir nuestras tribulaciones personales a nuestros hijos, en realidad los configuramos para personalizar sus dificultades. Cuando encuentren dificultades y luchas, como indudablemente lo harán, pueden personalizar su propia debilidad o fracaso, creyendo que algo anda mal con ellos. Si supieran que fuimos o que estamos pasando por estas dificultades también, les proporcionaremos puntos de referencia de anclaje.

Normalizar los desafíos de la vida

He trabajado con muchos adolescentes y adultos jóvenes que han luchado contra la baja autoestima o ansiedad. Después de haber ayudado a uno o ambos de sus padres, llegué a apreciar que ellos también habían enfrentado desafíos similares. Pero típicamente no compartían esto con sus hijos. Entonces, cuando el niño se siente deprimido o ansioso, no tienen un punto de referencia. No pueden reflejar que mamá o papá batallaron con esto y quizás lo superaron. O, incluso si sus padres no superaron su problema, el niño puede comprender mejor la fuente de su propia dificultad. Retener estos asuntos de nuestros hijos los deja con la inevitable conclusión de que algo anda mal con ellos. Esto los aísla y agrava su lucha. Imagínese si mamá o papá compartieran que ellos también pasaron por esto y salieron del otro lado? También es beneficioso comunicarse incluso si sus padres aún enfrentan estos asuntos, pero están trabajando en ellos y tienen confianza de que los superarán.

Cuando nuestros jóvenes se enfrenten a la ansiedad, la inseguridad o la angustia, en realidad sería útil para nosotros no solo brindar apoyo, sino también normalizar su malestar al compartir nuestras propias experiencias similares. En realidad, este intercambio debe ocurrir como parte de la conversación normal de la crianza de los hijos. En otras palabras, la vida es difícil e incluso la mamá o el papá han tenido su encuentro con dificultades. Los factores estresantes de la vida son lo suficientemente malos; no necesitamos que nuestros hijos piensen que significa que hay algo mal con ellos.

Actuar fuerte está actuando

He llegado a apreciar que muchas personas piensan que los demás están mejor emocionalmente que ellos mismos. Creen que sus dificultades son únicas para ellos y otras personas son más felices o están mejor. Este es un mito insoportablemente dañino. Podemos ayudar a romper este mito compartiéndolo de manera más honesta y completa. Una preparación adecuada para la vida es tratar honestamente todo lo que la vida trae a colación. Actuar fuerte no es fuerte; está actuando. Expresar y abrazar tus vulnerabilidades es poderoso y revela una genuina autoestima. La paradoja aquí es que ser vulnerable es realmente fuerte, ya que demuestra que no tienes nada que esconder. Hacerlo, a su vez, modela para nuestros hijos una autoestima intrínseca, ya que elimina la sensación de vergüenza por sus luchas.

Muchas veces, a medida que los padres recientemente separados o divorciados comienzan a salir, se preguntan si compartir eso con sus hijos. Por supuesto, es esencial que seamos sensibles al trauma del divorcio. Enfocarse en una transición saludable para los niños debe ser primordial. Pero llega el momento en que puedes elegir seguir adelante con tu vida. ¿Por qué ocultar este proceso natural a tus hijos? A menudo escuché a los padres divorciados decir: "No expondría a mis hijos a mi noviazgo". Hacer una transición de vida y, finalmente, conocer a otras personas en circunstancias sociales no es similar al Virus del Oeste del Nilo. Más concretamente, podría ser útil que los niños entiendan que las citas son un proceso y que su próximo compañero no suele aparecer mágicamente en la puerta de su casa. Si eso es lo que les hace creer, es probable que internalicen algo de autoestima negativa cuando no se enamoran de las primeras personas con las que salgan. Necesitamos establecer expectativas realistas para nuestra descendencia.

Compartir la riqueza más completa de nuestras vidas con nuestros hijos en lugar de simplemente modelar al padre "apropiado" es de un valor inestimable para ellos. Tuve la gran fortuna de tener un padre que me transmitió toda la vida. No solo sus éxitos y recompensas, sino también sus esperanzas, sus luchas, sus miedos y sus desilusiones. Este grado de tutoría me proporcionó una resistencia que estoy muy agradecido de tener. Yo, a su vez, se lo pasé a mis hijos. Podemos proporcionarles a nuestros niños esta base saludable desde la cual comprometerse con la vida.

Naturalmente, existe un delicado equilibrio entre compartir adecuadamente y no convertir a tus hijos en tus compañeros emocionales. Nunca queremos cargarlos indebidamente, pero sí queremos prepararlos para la vida. Afinar ese equilibrio es el objetivo. El mejor obsequio que podemos dar a nuestros hijos es participar plenamente en sus vidas al abrirles el suyo. Su capacidad de recuperación está en gran parte informada compartiendo más de nuestra propia vida con ellos.

Mel Schwartz es un psicoterapeuta y consejero matrimonial que ejerce en Westport, CT. Él es el autor de El arte de la intimidad, El placer de la pasión y el próximo Cambio de la mente. Él puede ser contactado en Mel@melschwartz.com (enlace envía un correo electrónico) o al 203.227.5010. Melschwartz.com

Por favor, dale me gusta en su página de Facebook para ver citas del día, síguelo en Twitter, únete a su red de LinkedIn y visita su blog, A Shift of Mind.

Related of "Criando niños resilientes"