Crianza de los hijos: criar niños compasivos

La compasión es una palabra que hoy en día se maneja a menudo como un "valor du jour" en nuestra cultura de valores de gran acción y poca acción. Sin embargo, como sucede con la mayoría de los valores que se seleccionan para una agenda en particular, la compasión ha perdido su significado y valor fundamentales para las personas. Por lo tanto, la importancia de la compasión en nuestras vidas no se aprecia del todo ni se expresa a menudo en nuestra vida cotidiana.

Debido a los mensajes de egoísmo y desprecio por los demás que la cultura popular comunica en estos días, es probable que sus hijos no aprendan compasión por sí mismos. Debe alimentar la capacidad de preocuparse por los demás en sus primeros años. Si el valor de la compasión no es evidente en su vida diaria, es menos probable que sus hijos desarrollen compasión y, en última instancia, se desconecten emocional y socialmente del mundo en el que viven. Solo cuando los niños estén inmersos en un mundo compasivo verán el valor de la compasión y la aceptarán como propia.

El valor de la compasión

El desarrollo de la compasión comienza con el reconocimiento de que no somos criaturas aisladas, sino individuos que forman parte de muchos grupos -comunidades, razas, religiones, nacionalidades y ciudadanos del planeta Tierra- que deben coexistir para sobrevivir. Esta realización conduce a una conciencia de los demás; quiénes son, la cultura en la que viven, en qué creen, cómo viven sus vidas y los desafíos que enfrentan. La compasión nos proporciona un contexto en el que nos damos cuenta de que las personas son más parecidas de lo que son diferentes. Todos queremos ser saludables, felices, seguros y sentirnos conectados; trabajamos, jugamos, criamos familias. La compasión nos permite sentir empatía por los demás y anteponer las necesidades de los demás a las nuestras cuando sea necesario.

Considere las alternativas a la compasión: odio e indiferencia. Una persona con odio desea lo peor para los demás y carece de empatía o preocupación por los demás. Una persona que es indiferente no se preocupa por otra persona o grupo y no se extenderá para ayudar a otros. Una persona odiosa o indiferente está verdaderamente desconectada de la humanidad, tanto la suya como la de los demás.

En el corazón de la compasión hay un pensamiento ("No estoy solo en este mundo"), una emoción ("Siento por los demás y los demás sienten por mí"), y una acción ("¿Cómo puedo ayudar a los demás?" ) que nos impulsa a querer darnos a otros. Su desafío es alentar el valor de la compasión y provocar en sus hijos esos pensamientos, emociones y acciones que traen compasión a sus vidas.

Vive una vida compasiva

Si lleva una vida compasiva, sus hijos naturalmente verán su importancia para usted y asumirán su importancia por sí mismos. Llevar una vida compasiva se comunica a sus hijos de maneras obvias y sutiles. Sus hijos, especialmente cuando son jóvenes, notarán los actos de compasión más grandes en los que participan, por ejemplo, ofrecer su tiempo voluntariamente para causas valiosas o viajar largas distancias para ayudar a un miembro de la familia que lo necesita. A medida que sus hijos crecen y comienzan a captar el concepto de compasión, también verán las expresiones más pequeñas de compasión, como consolarlos cuando se rascan las rodillas, asumir los deberes de la cena cuando su cónyuge está estresado por el trabajo o ayudar a un vecino con un proyecto casero. Una lección significativa de estos ejemplos es que la compasión no discrimina; los actos de compasión pueden ser pequeños o grandes, empáticos o sustanciales, o dados a amigos o extraños.

Hable con sus hijos sobre la compasión

Aliente el valor de la compasión hablando con sus hijos al respecto. Dígales qué es la compasión y por qué es importante para su familia y el mundo en general. Debido a que la compasión es, en esencia, una emoción, debe describir cómo se siente la compasión (un impulso de hacer el bien por otra persona) y cómo se siente actuar compasivamente (satisfactorio, alegre e inspirador).

Para ayudar a mostrarles a sus hijos por qué la compasión es tan importante, puede hablarles sobre las consecuencias de la compasión: conectividad y significado, o la falta de compasión: odio e indiferencia. La forma de lograr que esta discusión llegue a su punto más álgido es ofrecer a sus hijos ejemplos de compasión en el mundo en general, así como ejemplos de falta de compasión. Señale las formas en que sus hijos pueden expresar compasión en su familia, por ejemplo, ser amable con sus hermanos. También puede resaltar las formas en que pueden mostrar compasión hacia su comunidad, como donar ropa vieja a obras de caridad. Para darles una perspectiva mucho más amplia sobre la compasión en el mundo en general, puede mostrarles los acontecimientos en las noticias, como los esfuerzos de ayuda en un país pobre. Finalmente, desea establecer expectativas sobre la compasión en su familia. Estas expectativas deben aclarar qué comportamiento compasivo espera y anexar las consecuencias apropiadas para las violaciones de las expectativas.

Explora la compasión

Educar a sus hijos sobre el valor de la compasión no es una discusión de una sola vez. Más bien, se trata de un diálogo continuo en el que regularmente comprometes a tus hijos con la compasión y con la compasión en la estructura de tu vida familiar. Un periódico, revista o sitio web de calidad ofrecerá muchos ejemplos de compasión, odio e indiferencia cada día en todo el mundo. Puede involucrar aún más a sus hijos con recursos más extensos, por ejemplo, libros, películas y conferencias, que describen actos de compasión que brindan a sus hijos la oportunidad de apreciar más plenamente todos los aspectos de la compasión. La parte importante de explorar la compasión es evocar en sus hijos las emociones positivas asociadas con la compasión (amor, empatía, amabilidad, orgullo), las emociones dolorosas relacionadas con el odio (ira, miedo, tristeza) y la ausencia total de emociones relacionadas con indiferencia.

Rodéate de gente compasiva

No eres, por supuesto, la única influencia en la vida de tus hijos. La familia extensa, los compañeros, los maestros, entrenadores y otros afectan a sus hijos diariamente, al igual que la cultura popular. Aunque no puede mantener el control total de la vida social de sus hijos, puede ejercer una influencia considerable sobre la masa crítica de personas que los rodean. Tomar decisiones deliberadas sobre con quién rodea a su familia puede ayudar a asegurar que sus hijos reciban mensajes de compasión de otros en su mundo inmediato.

A medida que sus hijos se sumergen cada vez más en la cultura popular y son más vulnerables a la presión social, asumir un papel activo en la configuración del entorno social temprano de sus hijos es particularmente importante. Al rodear a sus hijos con personas compasivas, aumenta las posibilidades de que la influencia de los compañeros y otras fuerzas sociales más tarde en la infancia apoyen el valor de la compasión.
Involucre a sus hijos en actividades compasivas

A medida que sus hijos comprendan el valor de la compasión, puede profundizar aún más su conexión haciendo que participen en actividades compasivas. Estos esfuerzos pueden incluir:

  • Promover actos de compasión dentro de su familia, por ejemplo, ayudar a un hermano frustrado con su tarea o ser extremadamente cariñoso cuando regrese a casa después de un duro día de trabajo. Actividades compartidas fuera del hogar
  • que ayudan a otros, como participar en una colecta de alimentos durante las vacaciones o dar clases particulares a los niños más pequeños.
  • Las discusiones sobre las experiencias, el intercambio de historias sobre lo que hizo cada miembro de la familia, a quién conocieron, cómo pudieron haber ayudado a alguien y qué emociones provocó en ellas, todo ayuda a aclarar y profundizar el significado de la compasión en la vida familiar.

La compasión es contagiosa

La compasión fomenta otros valores esenciales que no solo servirán a sus hijos en sus vidas posteriores, sino que, básicamente, los ayuda a convertirse en personas simplemente decentes. La cultura popular, desafortunadamente, no considera a la decencia en especial consideración. Asociaba la decencia con ser un cobarde, perdedor, pusilánime o tonto. Muy a menudo, los llamados "chicos malos", como el jugador de baloncesto, Latrell Sprewell (que atacó a su entrenador, pero todavía juega y gana millones de dólares) y el artista de hip-hop, Snoop Dogg (que se ha hecho famoso y la riqueza a pesar de la participación de las pandillas, el tráfico de drogas y el tiempo en la cárcel), son admirados por la cultura popular e idolatrados por jóvenes impresionables. La cultura popular les dice a sus hijos que estos chicos malos obtienen el dinero, la fama y el "bling" y que la gente decente se deja arrastrar por lo que sobra.

Sin embargo, criar a tus hijos para que sean decentes no los hará suaves ni fáciles. Por el contrario, las personas decentes son fuertes, independientes y voluntariosas, pero estas cualidades se reflejan en actos de compasión y bondad en lugar de egoísmo y agresividad. Lo que separa lo bueno de lo malo no es su poder, sino los valores que subyacen a ese poder y cómo se ejerce ese poder. Los malos lo usan para fines egoístas, codiciosos y, a menudo, destructivos. Las personas decentes usan esos valores para fines positivos que afirman la vida.

Otros dos valores que surgen de la compasión son la bondad y la generosidad. Los niños amables son amables, considerados y comprensivos. Responden a las necesidades de los demás, son útiles y están motivados para hacer el bien. Los niños compasivos también son generosos y están dispuestos a entregarse a los demás. Lo que hace que la compasión, la decencia, la amabilidad y la generosidad sean tan maravillosas es que se devuelven muchas veces para que tanto el que da como el que recibe se beneficien.

Related of "Crianza de los hijos: criar niños compasivos"