Crianza de los hijos: criar niños felices

Uno de los comentarios más frecuentes que recibo de los padres es: "Solo quiero que mi hijo sea feliz". Aunque es un objetivo admirable y común, la felicidad es uno de los valores familiares más descuidados en los Estados Unidos en el siglo XXI. Pocos padres entienden el significado esencial de la felicidad para sus hijos y aún menos entienden cómo pueden ayudar a sus hijos a encontrarlo.

Los esfuerzos de los padres por ayudar a sus hijos a obtener la felicidad se ven menoscabados por los mensajes distorsionados que la cultura popular les comunica a los padres sobre la felicidad; esa felicidad se puede encontrar en la riqueza, la celebridad, el poder y el atractivo físico. Sin embargo, la investigación y los relatos anecdóticos de personas que tienen estos atributos muestran que la búsqueda de estos "ídolos falsos" en realidad puede causar infelicidad.

Al comprender cómo se desarrolla la felicidad, puedes ayudar a tus hijos a encontrar la verdadera felicidad. Las causas reales de la felicidad están todas bajo el control de sus hijos para que puedan hacer cosas que fomenten su propia felicidad.

Autoestima

La autoestima es un poderoso contribuyente a la felicidad. La autoestima brinda a los niños una sensación de seguridad desde la cual pueden comprometerse con el mundo, lo que les permite abordar la vida con confianza. La autoestima también les ofrece a los niños un fuerte sentido de competencia, en el que se ven a sí mismos como personas capaces que pueden dominar aspectos importantes de sus vidas. Esta fe en sus habilidades facilita el éxito, que puede cultivar la felicidad. También reduce la preocupación y la ansiedad, lo que puede causar infelicidad.

Actitud positiva

Todos hemos visto niños que solo tienen una gran actitud sobre las cosas. Son positivos, optimistas y esperanzados. Ven un mundo lleno de luz solar y calor en lugar de nubes y frío. Estos niños tienden a ser felices porque ven el "vaso medio lleno", lo que significa que esperan que les suceda algo bueno. Los niños con actitudes positivas también son más propensos a expresar gratitud. Los niños que aprecian las oportunidades que se les brindan y transmiten una genuina gratitud a quienes los ayudan han sido personas felices.

Pasión

Otro factor esencial para la felicidad de sus hijos es la pasión por algo en sus vidas, ya sea la escritura, el fútbol, ​​el piano u otra avenida. Los niños apasionados son niños felices porque hay algo en sus vidas que les encanta hacer. Las pasiones de los niños las involucran, absorben y emocionan. Por ejemplo, el lector que saborea cada palabra de los libros que lee o el violonchelista que escucha Yo Yo Ma durante horas y horas. Solo el hecho de participar de alguna manera en las actividades que les apasiona los hace felices.

La cultura popular no quiere que sus hijos se apasionen por actividades significativas en sus vidas. Quiere que sus hijos se conecten con cosas que nunca harán feliz a sus hijos, pero que les darán más dinero, por ejemplo, videojuegos y compras. Los padres exacerban esta dependencia al elegir la ruta más conveniente para entretener a sus hijos, entregándoselos a la cultura popular, en lugar de encontrar actividades que involucren a sus hijos, de las cuales puedan encontrar una pasión.

Equilibrar

Los niños más infelices con los que trabajo son aquellos que llevan vidas desequilibradas. Pasan la mayor parte de su tiempo en una actividad y su autoestima se basa principalmente en cómo lo hacen en esa actividad. El problema con la dedicación a una actividad es que las cosas no siempre van bien, habrá momentos en que los niños tendrán reveses y fracasos, y experimentarán aburrimiento, desencanto y frustración. Si la única actividad es todo lo que sus hijos tienen para sentirse bien consigo mismos, usted está en riesgo de infelicidad.

La cultura popular quiere que sus hijos estén desequilibrados. Los niños ven estrellas jóvenes, como el jugador de fútbol, ​​Freddie Adu, o la actriz, Hilary Duff, y la cultura popular les dice que deben sacrificar el equilibrio y, por ejemplo, unirse a equipos deportivos itinerantes "estrella" o tomar un piano o bailar clases cinco días a la semana para convertirse en superestrellas. Los niños que están desequilibrados corren el riesgo de caerse metafóricamente y ser muy infelices.

Los niños equilibrados obtienen la felicidad de muchos medios, por ejemplo, deportes, participación en actividades espirituales o culturales, o lectura. Los niños que tienen un equilibrio en sus vidas aún tendrán experiencias donde las cosas no van bien, pero, debido a que su autoestima no se basa únicamente en una actividad y otras partes de sus vidas les dan felicidad, aún pueden mantener su felicidad

Sé un ser humano

La cultura popular no quiere que tus hijos sean seres humanos. En cambio, quiere crear "consumos humanos" cuyo propósito principal en la vida es gastar y adquirir. Los consumos humanos compran, compran y compran en la creencia errónea de que les traerá felicidad. Puedes observar consumos humanos jóvenes y voraces todos los días en los centros comerciales, comprando ropa y zapatos "¡absolutamente deben tener!"

Los niños felices son seres humanos, no consumes humanos. Ser implica que los niños encuentren la felicidad no en las cosas, sino en las experiencias, relaciones y actividades que ofrecen significado, satisfacción y alegría. La capacidad de ser simplemente niños felices en lo que son en lugar de lo que poseen, y les da control sobre lo que les trae felicidad.

Relaciones

Uno de los hallazgos más sólidos en la investigación sobre la felicidad es que las personas que tienen relaciones sólidas tienden a ser las personas más felices. La oportunidad de dar y recibir amor, amistad y apoyo de familiares, amigos, compañeros de clase y otros es esencial para la felicidad. Los comentarios positivos de los demás (amor, respeto, aliento) son la fuente de felicidad más fácilmente disponible. Las relaciones sociales también pueden reducir el estrés, aumentar la sensación de seguridad y generar otras emociones positivas, todo lo cual conduce a la felicidad.

La cultura popular no quiere que sus hijos tengan relaciones saludables. Se alimenta de niños aislados y solitarios que están desesperados por cualquier tipo de conexión con los demás. Los niños que tienen buenas relaciones tienen menos necesidad de atención, estimulación y aceptación. Son menos vulnerables a las apelaciones de la cultura popular que pueden hacer que se sientan importantes o populares.

Dar a los demás

A menudo buscamos la felicidad en los lugares equivocados. Estamos preocupados por mirar dentro de nosotros mismos para encontrar la felicidad con psicoterapia, meditación y libros de autoayuda para descubrir nuestros obstáculos internos a la felicidad. O buscamos la felicidad fuera de nosotros mismos en forma de consumismo, consumo de drogas y alcohol y otras formas de gratificación. Pero la felicidad no se puede encontrar en ninguno de esos caminos.

Sus hijos finalmente encontrarán la felicidad fuera de ellos mismos, entregándose a los demás. Hay algo profundamente nutritivo acerca de anteponer las necesidades de los demás a las nuestras y ayudar a otros a encontrar la felicidad. Dar a los demás de alguna manera nos toca de una manera muy profunda y proporciona una sensación de significado, satisfacción y alegría que no se puede encontrar en ningún otro lugar. Al dejar de lado sus propias necesidades para ayudar a los demás, se satisfacen las necesidades más profundas de los niños.

Related of "Crianza de los hijos: criar niños felices"