Crianza de los hijos: toma de decisiones

La toma de decisiones es una de las habilidades más importantes que sus hijos deben desarrollar para convertirse en adultos sanos y maduros. La toma de decisiones es crucial porque las decisiones que toman sus hijos dictan el camino que toman sus vidas. Enseñar a sus hijos a tomar sus propias decisiones tiene varios beneficios. Cuando toman una buena decisión, pueden obtener la mayor cantidad de satisfacción y satisfacción porque la eligieron. Cuando sus hijos toman malas decisiones, pueden sufrir por ello, pero pueden aprender de la experiencia y tomar mejores decisiones en el futuro.

La cultura popular quiere tomar las decisiones de sus hijos fuera de sus manos, y las suyas, y tomar las decisiones de sus hijos para ellos. La cultura popular cortocircuita la toma de decisiones de sus hijos presionando sus "botones" relacionados con la aceptación de los compañeros, el atractivo físico y la estimulación. Cuando se presionan estos botones, los niños que son malos tomadores de decisiones están presas de las inevitables malas decisiones cuando escuchan la cultura popular.

Tomando malas decisiones

Cada vez que hablo con un grupo de jóvenes, les pregunto cuántos de ellos han hecho algo estúpido en sus vidas. Con total unanimidad y considerable entusiasmo, todos levantan la mano. Cuando luego pregunto cuántos de ellos alguna vez harán algo estúpido en el futuro, la respuesta es igualmente ferviente. También les pregunto a los niños por qué hacen cosas estúpidas. Sus respuestas incluyen:

  • No me detuve a pensar.
  • Parecía divertido en ese momento.
  • Me aburría.
  • Presión de los pares.
  • No consideré las consecuencias.
  • Para vengarse de mis padres

El hecho es que es parte del "trabajo" de sus hijos hacer cosas estúpidas. La mala toma de decisiones es una parte esencial de su camino hacia la madurez. Surge un problema, sin embargo, si su mala toma de decisiones continúa. Esto generalmente ocurre cuando los padres no los hacen responsables de sus malas decisiones, sino que los rescatan del problema en el que se encuentran sus hijos. Estos niños aprenden que no son responsables de sus decisiones y pueden continuar haciendo cosas estúpidas sin temor a las consecuencias.

Elevar a los buenos tomadores de decisiones

Alentar a sus hijos a tomar sus propias decisiones no es tan simple como decir: "Tú decides. Usted está solo ". En cambio, ceder la toma de decisiones a sus hijos es un proceso gradual basado en su edad y madurez. Sería francamente peligroso dar a los niños completa libertad en la toma de decisiones. Pero puede comenzar a enseñar habilidades de toma de decisiones en pequeñas dosis incluso con niños muy pequeños. Por ejemplo, no le diría a sus hijos que pueden tener cualquier obsequio que deseen en una tienda de conveniencia. Estarían abrumados con las elecciones y quedarían paralizados por la indecisión, o querrían todo en la tienda. Lo que harían es darles una opción entre jawbreakers, regaliz y goma de mascar (o, mejor aún, palos de sésamo, envolturas de fruta y cacahuetes de yogurt) y luego decidirían qué tratamiento desean.

A medida que sus hijos crecen, puede ampliar la cantidad de opciones que les dé. También puede aumentar la importancia de las decisiones que toman, por ejemplo, en qué actividades participan o cuándo se van a la cama. Con cada decisión, desea que reconozcan si sus decisiones fueron buenas o malas y que son responsables de las consecuencias de sus decisiones. Al hacer esta conexión, pueden ver que sus decisiones son las suyas. Por supuesto, debe conservar el poder de veto cuando sea necesario, pero debe usarse con prudencia.

El proceso de una buena toma de decisiones

Una parte de ayudar a sus hijos a adquirir experiencia en la toma de decisiones implica educarlos sobre el proceso de toma de decisiones. La buena toma de decisiones es compleja y lleva años de experiencia dominar (nadie la perfecciona realmente, incluso los adultos hacen cosas estúpidas de vez en cuando).

Debido a que los niños carecen de experiencia y perspectiva, tienden a tomar decisiones que son impulsivas y se centran en la gratificación inmediata. El primer paso es simplemente enseñarles a detenerse antes de saltar. Con solo unos segundos de vacilación, sus hijos pueden evitar una gran cantidad de malas decisiones. Por supuesto, lograr que los niños se detengan antes de saltar requeriría que piensen, lo que generalmente no es parte de su repertorio. Puede ayudar a sus hijos "atrapándolos en el acto", es decir, cuando los vea a punto de saltar sin pensar, deténgalos. Además, como no siempre se puede estar mirando por encima del hombro, se pueden usar momentos en los que se puede saltar sin pensar (y las cosas no salen tan bien) para preguntarles cómo podrían haber tomado una decisión diferente en retrospectiva.

Luego puede enseñar a sus hijos a hacerse muchas preguntas clave. Primero, "¿Por qué quiero hacer esto?". Quiere que sus hijos entiendan qué motiva sus decisiones. Los niños con los que hablo generalmente saben por qué toman decisiones, al menos después de que se hace la acción, y casi siempre saben cuál es la decisión correcta (y la incorrecta). Un problema es que los niños a menudo se enfrentan a motivaciones conflictivas. Pueden saber que hacer algo es estúpido, pero pueden sentir la presión de grupo para hacerlo de todos modos. Solo un sentido bien aprendido de las consecuencias correctas e incorrectas y claras puede evitar que sus hijos vayan al "lado oscuro" de la toma de decisiones con demasiada frecuencia.

La siguiente pregunta es: "¿Cuáles son mis opciones?" Los niños a menudo tienen varias opciones posibles cuando se enfrentan a una decisión. Por ejemplo, cuando se enfrentan a la posibilidad de robar dulces de una tienda con amigos, los niños podrían a) tomar los dulces, b) no tomar los dulces, pero ignorar el hecho de que sus amigos están robando, o c) tratar de convencer a sus amigos de que robar es incorrecto Conocer sus opciones puede ayudar a sus hijos a ver claramente cuáles podrían ser sus decisiones y también les facilitará conectar sus decisiones con lo que es correcto.

Luego, sus hijos deben preguntar: "¿Cuáles son las consecuencias de mis acciones?" (O en su idioma, "¿Cuantos problemas me darán?"). Necesitan juzgar los riesgos y las recompensas de sus decisiones a corto y largo plazo. El desafío aquí es que los niños a menudo subestiman los costos y sobreestiman los beneficios de sus decisiones. Si establece altas expectativas y aplica severas consecuencias con ellos, pueden pensarlo dos veces antes de actuar tontamente.

Por último, quizás la pregunta más importante que los niños deben hacerse es: "¿Es esta decisión lo mejor para mí?" Comprender qué es mejor a corto y largo plazo, teniendo en cuenta que estas preocupaciones superan los intereses en competencia de la cultura popular y la presión social. tomar una decisión basada en sus mejores intereses es la culminación del proceso de toma de decisiones.

Entrenador Buena toma de decisiones

Puede ayudar a sus hijos a aprender una buena toma de decisiones guiándolos a través de las decisiones. Esta guía les permite ver cómo se piensa y se llega a una decisión. Durante estas discusiones, puede ayudar a sus hijos a identificar a los contribuyentes clave de la decisión y tomar medidas razonables para la decisión. Después de la decisión, puede ayudarlos a juzgar qué tan buena fue la decisión y, si la decisión resultó ser pobre, por qué fue una decisión incorrecta y qué pueden aprender de ella. También puede presentar a sus hijos dilemas morales hipotéticos, como qué hacer cuando los amigos están molestando a otro niño, que es probable que enfrenten y entablar una conversación sobre cómo tomarían una decisión. Por supuesto, los niños no siempre tomarán decisiones tan deliberadas, especialmente cuando son jóvenes, pero si los capacita y les brinda experiencia con buenas decisiones, los usarán más a medida que maduren.

Finalmente, parte de sus hijos que aprenden a tomar buenas decisiones les está permitiendo hacer malas decisiones. Si se manejan correctamente, las malas decisiones pueden desempeñar un papel importante en que sus hijos se conviertan en buenos responsables de la toma de decisiones. Sí, deben rendir cuentas de sus decisiones proporcionándoles consecuencias acordes con sus delitos. Pero a los niños también se les debe exigir que exploren sus decisiones, comprendan por qué tomaron una mala decisión y se aseguren de que "la obtengan" para que no vuelvan a tomar la misma mala decisión.

Related of "Crianza de los hijos: toma de decisiones"