Crianza en la era de la electrónica adictiva

Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Siento tu dolor. Como madre de un par de niños en la universidad y tres preadolescentes, descubrí que los videojuegos, las redes sociales y los teléfonos inteligentes han hecho que la crianza de los hijos sea más difícil que nunca. Con mis tres hijos menores, tengo que crear nuevas reglas y navegar por un paisaje que no era una amenaza para mis hijos mayores.

Está aumentando la evidencia de que el tiempo de pantalla y la electrónica funcionan como drogas duras para nuestros hijos. Según la Dra. Victoria L. Dunckley, "el tiempo de pantalla -particularmente el tipo interactivo- actúa como un estimulante, como la cafeína, las anfetaminas o la cocaína". La dopamina liberada por la estimulación de la electrónica afecta especialmente a los niños porque sus cortezas cerebrales simplemente no están lo suficientemente desarrollados como para que se sientan satisfechos con pequeñas dosis o para autorregularse. "No es realista esperar que el cerebro se adapte a la estimulación intensa y artificial que nunca tuvo la intención de manejar", agrega Dunckley. "Tampoco es realista esperar que un niño con lóbulo frontal en desarrollo controle su tiempo de pantalla, ya sea que eso signifique administrar cuánto tiempo juegan, cómo usan o usan mal las redes sociales, o cómo se comportan después".

Aunque los datos aún están emergiendo, es obvio que la adicción de nuestros niños se correlaciona con tasas más altas de obesidad, menos tiempo de lectura, menos juegos imaginativos autodirigidos y menos interacción social cara a cara. No tiene sentido desenterrar los sórdidos detalles de los peligros de las redes sociales y el potencial de acoso cibernético; claramente, nuestros hijos enfrentan un mundo nuevo y valiente cuando se trata de su realidad cotidiana. He visto a mis preadolescentes intelectualmente comprometidos y amantes de la diversión convertirse en zombis malhumorados cuando me doy por vencido con su adicción. Es doloroso para mí reconocer que mis hijos mayores leían más, jugaban más al aire libre y no se enfocaban miope en obtener su próxima solución.

Sé que no estoy solo cuando digo que las pantallas, los teléfonos y la electrónica han hecho de la crianza de los hijos una tarea mucho más onerosa que hace 10 años. Muchos padres están experimentando con una variedad de técnicas para administrar el uso de dispositivos electrónicos de sus hijos, como el control parental para bloquear contenido inapropiado, con éxito variable. Pero la lucha es real, y tenemos que ayudarnos unos a otros a navegar en la tienda de dulces electrónicos que amenaza el bienestar de nuestros niños.

A los adultos les resulta difícil resistirse a la gratificación y la emoción inmediatas de los teléfonos, las redes sociales y los juegos. ¿Cómo, entonces, podemos esperar que nuestros hijos administren la electrónica con racionalidad y razón? En pocas palabras: no podemos. Como padres, tenemos que establecer límites y controlar a nuestros hijos. Este es un componente agotador, abrumador y absolutamente esencial de ser padre en este momento. No es divertido para nosotros, lo sé! Me gustaría compartir algunos de los enfoques que me han funcionado, pero estoy ansioso por obtener comentarios y recopilar historias de éxito desde la primera línea de esta crisis contemporánea.

12 pasos para domesticar y vivir con la adicción:

  1. Determine cuánto tiempo de pantalla permitirá. En mi casa, permitimos media hora por la mañana y nuevamente por la tarde. Los fines de semana, esto se extiende a 45 minutos dos veces al día. Mis hijos están ocupados con la tarea y las actividades, por lo que no siempre tienen tiempo, ¡pero siempre preguntan!
  2. Se claro y consistente. No dejes que los niños llorones te desgasten. Sea claro acerca de sus expectativas, y mantenga sus armas. Los niños que consumen más tiempo reciben el mensaje de que más lloriqueos equivalen a más droga. Las lágrimas, los gritos y los pucheros son normales, recuerde que son adictos, pero si no se doblega, eventualmente tendrán la idea de que esos comportamientos negativos tienen poco impacto. Asegúrese de que todos los adultos en el hogar estén en la misma página.
  3. Nunca los deje en la electrónica si no han terminado la tarea o las tareas domésticas, o si se han portado mal. El tiempo de pantalla es un privilegio, no un derecho. Su alto nivel de productos electrónicos debe correlacionarse con ser un miembro positivo de la familia, una recompensa por un trabajo bien hecho.
  4. Bloquee las computadoras y revise los teléfonos en la puerta. Me han engañado más veces de las que quisiera admitir. Cuando no soy muy vigilante sobre la recolección de productos electrónicos, voy a encontrar a mis hijos debajo de las mantas, en los armarios, y especialmente en el baño, alimentando su adicción. También son maestros de descifrar códigos, así que cambie sus contraseñas con frecuencia. Literalmente tenemos una caja fuerte en la sala de estar para iPhones, iPads y Kindles. Suena extremo, pero ¿por qué hacer accesible su droga? Si saben que no pueden acceder a estos artículos, dejan de intentarlo.
  5. Estar atentos. Espere que los niños encuentren formas de presionar para obtener más tiempo de la electrónica. Espere que cometan errores en las redes sociales. Espere que los jugadores terminen en algunas situaciones desagradables. Los niños son niños y superarán los límites. Desafortunadamente, los límites son más arriesgados hoy. Tenga en cuenta cómo pasan su tiempo de pantalla. Verifique a quién siguen y quién los sigue. Pida seguir a sus hijos, y si no lo permiten, retírenles sus teléfonos.
  6. Explica los peligros. Muéstrales el documental Screenagers y aclara que no estás tratando de arruinar su diversión. Por el contrario, su objetivo es protegerlos, como cualquier buen padre debería.
  7. Permitir el aburrimiento. Los niños llorarán porque están aburridos o no tienen nada que hacer. Este es el código para "¡Quiero mi droga!". El aburrimiento es la fuente de la creatividad. Por supuesto, todo parecerá aburrido después de un alto nivel de electrónica. Una buena crianza significa que los niños a veces no tienen nada que hacer, ¡y eso está bien!
  8. Guíelos hacia actividades alternativas. Esto se vuelve más y más fácil una vez que reconocen que ninguna cantidad de queja o súplica les conseguirá su droga. Mis hijos comenzaron a jugar cartas y juegos de mesa de nuevo. Y son mucho más amables que si hubieran estado en un videojuego o en las redes sociales.
  9. Esperar recaídas Las vacaciones, su horario de trabajo y las crisis domésticas pueden llevar a sus hijos por el camino equivocado. No se desanime por confiar en la electrónica durante las emergencias, pero lleve un registro de la frecuencia con la que confía en los dispositivos para cuidar niños, evitar conflictos y otros patrones que rompen su control sobre el uso de sus dispositivos electrónicos.
  10. Haga los ajustes necesarios. Si su plan no funciona bien, esto no significa que sea un fracaso completo y debe dejar de intentarlo. Si es necesario, modifique la cantidad de tiempo que sus hijos pueden pasar en sus pantallas y qué aplicaciones pueden usar. Si protestan, recuérdeles que usted está a cargo.
  11. Instituto de sabáticos electrónicos. Muchos campamentos de verano para niños no permiten la electrónica. Si el campamento no es factible para su familia, busque su propio año sabático de electrodomésticos. Ofréceles una recompensa por un mes libre, como una fiesta de pijamas o un día en un parque de diversiones. ¡Por favor, no hagas de la recompensa un nuevo videojuego!
  12. Se un ejemplo a seguir. Todos podemos beneficiarnos de las reglas que establecemos para nuestros hijos. Cuando esté con sus hijos, evite estar o revisar su teléfono. ¡Los niños llorarán hipócritamente! Además, prestarles toda su atención será la mayor recompensa de todas.

¡Buena suerte! Y por favor comparta cualquier consejo u observación que pueda tener.

Related of "Crianza en la era de la electrónica adictiva"