Cuando se trata de invertir, no seas un animal

Nos gusta pensar que somos seres lógicos y racionales. Queremos creer que consideramos los pros y los contras de cada decisión y elegimos el curso de acción más efectivo antes de actuar. Sin embargo, cuando se trata de dinero, nuestros cerebros no han evolucionado mucho más allá de los de nuestros amigos peludos.

El dinero es un tema candente. Los estudios muestran que es el no. 1 fuente de estrés en nuestras vidas, en tiempos buenos y malos. El dinero es una fuente primaria de conflictos en las parejas, y el no. 1 causa de divorcio en los primeros años del matrimonio. Ya se trate de una acumulación constante de fondos a lo largo de los años o una ganancia o pérdida financiera repentina significativa o real, el dinero viene envuelto en un paquete emocional; y cuando estamos emocionalmente cargados, nos desafiamos racionalmente. La neurociencia ha demostrado que cuando nuestras emociones se agudizan, nuestro cerebro lógico y racional se apaga. Cuando vuelve a funcionar en línea, normalmente racionalizamos nuestros comportamientos. En pocas palabras, cuando se trata de decisiones de inversión cuando estamos ansiosos o entusiasmados, no podemos confiar en nuestros instintos. Cuando dejamos que nuestro cerebro animal tome nuestras decisiones de inversión, causa estragos en nuestras vidas financieras.

Recientemente, las fluctuaciones salvajes en el mercado de valores han sido la norma. Este es el comportamiento animal en su forma más amplia y pura. Ver el paseo en montaña rusa del promedio industrial Dow Jones puede llenarnos de emoción o terror, dependiendo del día. Escuchando a los expertos de CNBC o FOX Business, inventan historias sobre por qué el mercado se balancea de esta manera o que alimenta a nuestro animal interior, mantiene nuestros ojos pegados a la pantalla y vende comerciales. Ya sea que sea un impulso para comprar el último alcista o un imperativo de pánico para sacar nuestro dinero y comprar lingotes de oro, una caja fuerte y una escopeta, correr con el rebaño hace más daño a nuestra salud financiera que cualquier otra inversión comportamiento. La realidad es que esas grandes "oportunidades perdidas" en el mercado casi no tienen nada que ver con los cerebros, y son más parecidas a las huelgas de iluminación, garantizadas en algún momento, imposibles de predecir, y raramente llegan al mismo lugar dos veces. Apostar en la ubicación del siguiente golpe de iluminación es un juego de tontos.

La inversión emocional no es nada nuevo. Un ejemplo clásico ocurrió a mediados de la década de 19500, cuando el tulipán se introdujo en Europa occidental y pronto se convirtió en una posesión preciada. En la década de 1630, una locura de tulipanes había barrido Holanda. Los tulipanes comenzaron a negociarse en bolsas de valores. Una bombilla rara fue por 12 acres de tierra. Muy pronto, la gente se puso sobria y la parte inferior se retiró. Muchos perdieron sus ahorros de toda la vida.

Ya sean tulipanes, acciones de tecnología, swaps de incumplimiento crediticio, oro, bienes raíces o futuros de barriga de cerdo, nunca nos libraremos del impulso de correr con la manada y sumergirnos en la burbuja más nueva. El "balbuceo de burbujas" siempre acompaña a la burbuja más nueva, y es una señal segura de que uno está en camino: "X nunca perderá valor", "Es un mercado completamente nuevo", "Las cosas son diferentes ahora", etc. Sin embargo, la verdad es que la conducta de inversión nunca cambiará a gran escala porque está impulsada por la psicología altamente emocional, cerebral animal y grupal. La clave es asegurarse de no ser víctima de la próxima burbuja y estrellarse.

Entonces, la próxima vez que escuche balbuceo de burbujas en la televisión o en una fiesta y empiece a sentirse ansioso o entusiasmado con el activo de viaje que "debe tener", es probable que experimente una burbuja. Resista el impulso de correr con la manada. Ya sea hoy o mañana, una cosa sabemos con certeza: la manada siempre correrá por sí misma desde un acantilado.

El Dr. Brad Klontz, Psy.D., CFP®, es psicólogo financiero, profesor asociado y fundador del Instituto de Psicología Financiera de Creighton University Heider College of Business, director general de Occidental Asset Management (OCCAM). y coautor de cinco libros sobre psicología financiera, incluido Mind Over Money: Superación de los trastornos monetarios que amenazan nuestra salud financiera.

Puede seguir al Dr. Klontz en Twitter en @DrBradKlontz.

Copyright © 2016 por Brad Klontz

Related of "Cuando se trata de invertir, no seas un animal"