Cuatro formas en que el acoso en línea puede ser molesto para los jóvenes

Todos estamos interconectados a través de Internet, especialmente los jóvenes de hoy, la gran mayoría de los cuales ahora están en línea. [1] Internet tiene innumerables beneficios, incluido un mayor acceso a información sobre atención médica, más opciones de productos y proveedores por parte de los consumidores, y conexión con amigos y familiares. Con lo bueno viene lo malo, sin embargo: mientras que la mayoría de los jóvenes piensan que las redes sociales y otros espacios en línea tienen más ventajas que inconvenientes, casi el 90% de los adolescentes han visto a alguien de su edad en línea con alguien más. De hecho, uno de cada seis adolescentes que usan redes sociales está en el extremo receptor del acoso en línea. [1]

De esta fracción de jóvenes que han experimentado mezquindad en línea, a la mayoría no le resulta particularmente molesto. [2] Ciertamente, sin embargo, algunos intercambios son más molestos que otros, y hay una importante minoría de jóvenes que están realmente angustiados por la experiencia. Debido a que algunas víctimas que están molestas por el acoso en línea pueden no hablar sobre sus sentimientos [3] , es importante que tratemos de reconocer cuándo alguien podría estar pasando un mal momento. Como adultos, saber qué buscar puede ayudarnos a llegar a los jóvenes con dificultades y obtener la ayuda y el apoyo que necesitan.

Según los estudios sobre el acoso en línea, es más probable que los jóvenes sientan angustia si, como parte del acoso en línea:

Hay más de un acosador o acosador involucrado.
Los hostigadores múltiples pueden hacer que las víctimas se sientan más vulnerables y menos capaces de defenderse. [4] La presencia de transeúntes que no participan directamente en el acoso en línea ni se ponen de pie para proteger a la víctima también puede tener un impacto negativo. [5]

El acosador intenta contactar a la víctima fuera de línea.
Muchos acosadores en línea también conocen a sus víctimas fuera de línea. [6] Si esto es cierto o no para una víctima en particular, las situaciones en que el acosador intenta contactar a la víctima a través del teléfono, cara a cara o al enviarle artículos puede aumentar la probabilidad de que la víctima se sienta trastornado. [7]

El acosador es más "poderoso" que la víctima.
El poder puede ser muchas cosas, incluso tener más amigos, ser más popular, ser físicamente más fuerte, o cualquier otra cosa que hace que una persona esté "por encima" de la otra. Muchos estudios han encontrado que ser acosado por alguien que tiene más poder puede aumentar la probabilidad de angustia. [8]

El acoso ocurre repetidamente.
El acoso repetido, junto con el desequilibrio de poder entre la víctima y el acosador, puede ser una señal de que la víctima no solo será hostigada sino también intimidada. [8] La intimidación es una forma más intensa de acoso y, como tal, puede tener un mayor impacto en la víctima. Esto puede incluir depresión y ansiedad, pérdida de sueño y bajas calificaciones en la escuela. [3]

Los jóvenes que experimentan más de uno de los anteriores tienen incluso más probabilidades de estar molestos. [8]

Como adultos, queremos proteger a nuestros hijos. Puede ser difícil pensar que nuestros hijos sean acosados ​​o intimidados en línea. Las experiencias en línea pueden ser aún más estresantes para que pensemos que las presenciales, porque podríamos sentir que tenemos menos control sobre lo que sucede en línea. Sin embargo, al igual que otros lugares en persona (piense en el centro comercial, en las fiestas del fin de semana, etc.), una conversación con los niños sobre dónde van y con quién pasan tiempo en línea puede ayudarlos a tener una mejor idea de lo que son. experimentando A veces, comenzar la conversación puede ser realmente útil para ambos.

Además de hablar con los niños sobre su uso de la tecnología, hay algunas cosas concretas que cualquiera puede hacer si están siendo hostigados. Si su hijo comparte que está siendo víctima, aquí hay algunas formas posibles de lidiar con el acoso en el que puede pensar juntos [3, 9]:

  • Cierre sesión y evite leer comentarios hirientes. No responda a la persona, ya que esto puede alentarlo a continuar su comportamiento.
  • Bloquee a la persona del correo electrónico, los mensajeros instantáneos, los sitios de redes sociales, las salas de chat y otros canales en línea.
  • Cambie sus contraseñas a cuentas en línea. Considere cambiar sus nombres de usuario y su dirección de correo electrónico si el acosador o intimidador intenta comunicarse con usted a través de ellos.
  • Póngase en contacto con el soporte técnico o el webmaster para eliminar las cuentas falsas creadas para hacerse pasar por usted.
  • ¡Habla con alguien de tu confianza! Puede ser un amigo, un padre, un maestro o un consejero escolar. La victimización no necesita enfrentarse solo. Muchos estados están aumentando la pena por el acoso en línea, lo que puede ayudar a enjuiciar a los agresores si se necesitan acciones legales para que dejen de hacerlo.

Recuerde también, que experimentar mezquindades en línea no le sucede a todos: Cinco de cada seis jóvenes no han sido atacados. En lugar de pensar en el acoso en línea como algo que seguramente sucederá, piense en ello como algo que puede ayudar a su hijo a manejar si lo hace.

Cada persona y cada situación es diferente. Lo que puede funcionar para una persona puede no funcionar para otra. Lo que es importante es que su hijo no solo se sienta apoyado por usted, sino que también tenga la capacidad de abordar la situación con una solución que elija en conjunto.

Obtenga más información acerca de nuestra investigación en el Centro de Investigación de Salud Pública Innovadora.

Encuéntranos en Google+, Twitter y Facebook.

Expresiones de gratitud:

Este artículo se basa en "¿Qué características hacen que los incidentes de acoso en línea molesten a los jóvenes?" Como parte de la Tercera Encuesta de Seguridad de Internet para Jóvenes realizada por el Centro de Investigación de Delitos contra los Niños en la Universidad de New Hampshire. Esta encuesta telefónica transversal de 2010 examinó a 1.560 jóvenes, de entre 10 y 17 años, que habían informado haber utilizado Internet.

Gracias a Emilie Chen por sus contribuciones a este blog.

La vista previa de la foto es cortesía de Miguel Angel (CC BY-NC-DC 2.0)

Referencias

[1] Lenhart A, Madden M, Smith A, Purcell K, Zickuhr K, Rainie L. Adolescentes, bondad y crueldad en los sitios de redes sociales. 2011; Disponible en: http://www.pewinternet.org/2011/11/09/teens-kindness-and-cruelty-on-social-network-sites/

[2] Mitchell KJ, Ybarra ML, Jones LM, Espelage D. ¿Qué características hacen que los incidentes de acoso en línea molesten a los jóvenes? J Sch Violence. 2014. [publicado en línea antes de imprimir]

[3] Asociación Osteopática Americana. "Cyber-Bullying y su efecto en nuestra juventud". Disponible en: http://www.osteopathic.org/osteopathic-health/about-your-health/health-conditions-library/general-health/Pages/cyber-bullying .aspx

[4] Salmivalli C. Bullying y el grupo de pares: una revisión. Aggress Violent Behav. 2010; 15 (2): 112-120.

[5] Salmivalli C, Voeten M. Conexiones entre actitudes, normas grupales y comportamiento en situaciones de intimidación. Int J Behav Dev. 2004; 28 (3): 246-258.

[6] Jones LM, Mitchell KJ, Finkelhor D. Acoso en línea en contexto: Tendencias de tres encuestas de seguridad en Internet para jóvenes (2000, 2005, 2010). Psicología de la violencia. 2013; 3 (1): 53-69.

[7] Ybarra ML, Mitchell KJ, Wolak J, Finkelhor D. Características de examen y angustia asociada relacionada con el acoso: Resultados de la Segunda Encuesta de Seguridad de Internet para Jóvenes. Pediatría. 2006; 118: 1169-1177.

[8] Ybarra M, Espelage D, Mitchell KJ. Diferenciar a los jóvenes que son intimidados por otras víctimas de la agresión entre iguales: la importancia del poder diferencial y la repetición. J Adolesc Health. 2014; 55 (2): 293-300.

[9] Cyberbully411. Disponible en: http://www.cyberbully411.com.

Related of "Cuatro formas en que el acoso en línea puede ser molesto para los jóvenes"