¿Cuál es tu mentalidad de género?

Alia Crum, una psicóloga de la Universidad de Columbia, tiene un pensamiento que se encuentra en el centro de, y motiva, toda su investigación: cómo piensas sobre algo puede transformar su efecto en ti. Dicho de otra manera, el efecto que esperas es el efecto que obtienes. Ella ha probado esta teoría en todo tipo de temas de investigación; de amas de casa de hoteles muy activos que, cuando estaban preparados para ver conscientemente su trabajo como ejercicio en lugar de esforzarse en actividad física, perdían peso y se volvían más saludables; a las personas que se someten a un estudio de cata de batidos que, al beber exactamente el mismo batido pero preparados para creer que era una indulgencia decadente y llena de grasa, experimentaron efectos significativamente diferentes en sus niveles hormonales y de saciedad que cuando pensaban que era un batido bajo en grasa.

La hipótesis provocadora de Crum es que cuando dos resultados son posibles -en el primer caso anterior, los beneficios para la salud del ejercicio o la tensión del trabajo físico- en lo que una persona espera influye directamente en los resultados con los que terminará. En ambos estudios, el efecto que la mayoría de los participantes esperaba era exactamente el efecto que obtuvieron. Y profundamente, absolutamente nada más cambió en los experimentos que no sea su forma de pensar.

Entonces, ¿qué significa esto para el género y qué es exactamente una mentalidad de género? Si piensas en la mentalidad como el filtro a través del cual ves la vida, que se basa en tus creencias sobre cómo funciona el mundo y sus experiencias, puedes comenzar a ver cómo la mentalidad de género que eliges puede afectar la forma en que apareces en el trabajo, y los resultados que puede lograr. A medida que nuestra mentalidad se activa -en un recuerdo, en una situación en la que te encuentras o en un comentario que hace alguien- en ella se desencadena una cascada de pensamientos, emociones y objetivos que influyen en cómo respondes a la vida. Es muy importante ser intencional y consciente de las decisiones que estamos tomando.

En nuestros talleres, programas, entrenamiento y programas de desarrollo de liderazgo corporativo, como también nuestras propias experiencias personales, hemos llegado a ver que hay tres modos de pensar primarios que determinan cómo las mujeres ven su género y su impacto en sus carreras. .

Modo de pensar 1 – El género es negativo. Esta mentalidad está arraigada en la creencia de que ser mujer tiene consecuencias negativas en su carrera, dificulta el progreso y limita el éxito del liderazgo. Esta mentalidad compra y perpetúa los hallazgos de todos los estudios de investigación que informan qué tan difícil es para las mujeres salir adelante. El sesgo es negativo. Los patrones de pensamiento incluyen:

  • Tengo una capacidad limitada para tener éxito porque soy una mujer.
  • Las normas de género y los estereotipos tienen un impacto negativo sobre mi percepción.
  • En el trabajo, debo adaptarme a los modos de comportamiento esperados ya menudo masculinos para salir adelante.
  • Se me pagará menos y se me darán menos oportunidades para progresar.

Mindset 2 – El género es neutral. Esta mentalidad se basa en la creencia de que su género no tiene ningún impacto en su desempeño en el trabajo, la capacidad de progreso o el éxito del liderazgo. Esta mentalidad simplemente no ve el género como un problema, por lo que el sesgo es neutral. Los patrones de pensamiento pueden incluir:

  • Tengo éxito en mis propios términos.
  • No me gustan los estereotipos de género o su impacto en cómo me ven.
  • Mi entorno de trabajo tiene el mismo impacto en mí que mis homólogos masculinos.
  • No creo que mi género tenga ninguna correlación con las oportunidades disponibles para mí.

Mindset 3 – El género es positivo. Esta mentalidad se basa en la creencia de que ser mujer es en realidad un beneficio en el lugar de trabajo, y que los rasgos de carácter femenino inherentes son de gran valor para el trabajo, el liderazgo y el éxito. Estos rasgos son vistos como un activo, no una decepción, a los resultados positivos en el lugar de trabajo. El sesgo es, por lo tanto, positivo. Los patrones de pensamiento incluyen:

  • Mis rasgos y características femeninos naturales son fortalezas para ser valoradas.
  • No estoy limitado por las normas de género y ser mujer es una ventaja.
  • En el trabajo, no necesito adaptarme o cambiarme para cumplir con los modos de conducta masculinos.
  • Mi género mejora las oportunidades disponibles para mí en el trabajo.

De estos modos de pensar, tanto de la investigación y nuestra propia observación, vemos que Mentalidad 1 – Género es negativo, es la más común. Dado que la narrativa actual y el discurso sobre mujeres y trabajo está lleno de estadísticas y opiniones sobre lo difícil que es para las mujeres tener éxito en el trabajo, esto no es una sorpresa.

También encontramos un gran número de mujeres en Mindset 2: Gender es neutral. Me encontré en esta forma de pensar durante gran parte de mi carrera, casi ciego al hecho de que ser mujer tenía consecuencias, negativas o positivas, sobre mi capacidad para tener éxito en el trabajo. Trabajé duro y jugué según las reglas de los negocios en los que estaba y ascendí rápidamente y aparentemente con facilidad. No fue hasta que llegué a la gerencia sénior y obtuve un verdadero sabor de lo que es ser una líder femenina en lugares de trabajo incondicionalmente dominados por hombres, que comencé a ver que tal vez las cosas no eran tan neutrales en cuanto a género, después de todo.

Michelle McQuaid, coautora de Lead Like A Woman, que tuvo un ascenso similar y rápido a la cima, se encontró más en Mindset 3: el género es positivo. Como cuenta cuando tenemos esta discusión, durante una gran parte de su viaje de gestión en una de las firmas de servicios profesionales más grandes del mundo, era consciente de que tanto su género como sus rasgos femeninos eran activos en muchos sentidos que ayudaron a su carrera. Intencionalmente recurrió a estos, incluso cuando los líderes masculinos le dijeron que era demasiado buena para tener éxito, para tallar el camino que más quería.

Las mentalidades no son verdades en blanco y negro sobre el mundo. Se basan en la evidencia, pero también son posturas que elegimos tomar hacia la vida. Tener una mentalidad que reconozca que su género puede ser un activo no descarta que también pueda haber desafíos muy reales en su lugar de trabajo. No necesita convencerse a sí mismo para que no tenga desequilibrio de género que pueda ver en el trabajo; simplemente eliges enfocarte en las oportunidades que también ves por tu género o en ti mismo. El cambio de mentalidad que importa es el que le permite tener una visión más equilibrada del impacto del género en el lugar de trabajo, en temerlo menos, confiar en usted mismo para manejarlo y utilizarlo como un recurso para interactuar con la vida .

Este es un extracto editado del nuevo libro "Lead Like A Woman: Your Essential Guide for True Confidence, Career Clarity, Vibrant Wellbeing and Leadership Success" de Megan Dalla-Camina y Michelle Mcquaid. Descarga tus dos primeros capítulos gratis.

Lead Like A Woman es una empresa cofundada por Megan Dalla-Camina y Michelle McQuaid con la misión de empoderar a las mujeres, transformar el liderazgo y crear un cambio organizacional positivo. Para pedir su libro, o unirse al nuevo programa de liderazgo y coaching en línea, visite leadlikeawoman.net.

Related of "¿Cuál es tu mentalidad de género?"