¿Cuáles son tus intenciones sexuales?

Piense por un momento en la última vez que tuvo relaciones sexuales. Considere quién, dónde, ya sabemos qué (aunque si desea considerar eso con más detalle, también, siéntase libre). Pero, ¿y el por qué? ¿Por qué tuviste sexo con esa persona en ese lugar y en ese mismo momento? E igual de importante, ¿qué necesidades tuyas tuviste esa experiencia sexual?

Aunque los científicos han estado estudiando el comportamiento sexual de forma sistemática (encuestas de opinión, entrevistas, experimentos) durante aproximadamente 70 años, todavía tenemos mucho que aprender como un campo sobre la psicología de la sexualidad humana. Y nosotros, como actores individuales en este juego de amor, sexo y relaciones, tenemos mucho que aprender sobre nuestros propios corazones y deseos.

¿Por qué tener sexo?

Sabemos que los seres humanos tienen relaciones sexuales por numerosas y variadas razones. Un estudio reciente identificó más de 200 razones que los estudiantes universitarios dieron para tener sexo, incluidas las razones de atracción, placer, disfrute, para despertar los celos y, con menos frecuencia, para aliviar los dolores de cabeza o los calambres.

Con la edad, tal vez agreguemos algunas razones nuevas a la lista: porque los niños duermen en las casas de sus amigos la misma noche, porque es el cumpleaños de su pareja, porque teme que su pareja lo deje por alguien con un nivel más alto. deseo sexual si no lo haces, o porque el sexo te ayuda a sentirte joven y enérgico de nuevo de una manera que solo besar mientras estás desnudo puede hacerlo.

Intenciones emocionales

Si bien las "razones" para el sexo son, creo, interesantes e importantes de examinar, también lo son nuestras intenciones emocionales para el sexo. Las razones se basan en la lógica: reflejan lo que sabemos (o pensamos) sobre lo que hacemos. Son productos de la mente y lo que utilizamos para explicar nuestro comportamiento. Las intenciones reflejan lo que hay debajo de la superficie. Muchos de nosotros tenemos relaciones sexuales por motivos de diversión, atracción, generosidad del corazón (por ejemplo, para hacer que tu pareja se sienta mejor) u obligación. Pero, ¿qué hay debajo de estas "razones"?

Algunos científicos han estudiado las formas en que nuestros estilos de apego pueden estar relacionados con nuestros estilos sexuales. Por ejemplo, las personas que evitan mucho (aquellas que evitan la cercanía o el afecto en sus relaciones) pueden preferir el sexo casual así como las posiciones sexuales menos emotivas (como la entrada posterior u otras posiciones que no facilitan) permitir contacto visual). Aquellos que están muy ansiosos, por otro lado, pueden usar el sexo como una forma de asegurarse de que su pareja se quede y no los abandone o los rechace (incluso si ellos mismos no tienen ganas de tener relaciones sexuales).

En diferentes días, y en respuesta a diferentes flujos y reflujos en nuestras relaciones, muchos de nosotros podemos ver fragmentos de estos "estilos sexuales" en nuestras propias habitaciones. Puede haber momentos en los que se sienta seguro y confiado y puede tomar o dejar relaciones sexuales como lo desee. En otras ocasiones, puede sentirse insegura o celosa y descubrir que el sexo con su pareja lo ayuda a sentirse tranquilo o aliviado. El sexo y el amor son fuerzas altamente dinámicas en nuestras vidas y estos cambios son adaptaciones saludables al pulso de las relaciones.

Cómo la conciencia puede mejorar el sexo

Lo que sugeriría, sin embargo, es que el desarrollo de una cierta conciencia de sus necesidades emocionales puede hacer que su vida sexual sea más significativa o agradable. Por ejemplo, darse cuenta de cuándo estás teniendo relaciones sexuales para hacer feliz a tu pareja puede ayudarte a profundizar la forma en que expresas tu sexualidad como una herramienta para proporcionar placer (en lugar de sentirte "obligado", que es un lugar menos agradable para estar). Al darse cuenta de cuándo necesita intimidad y tranquilidad, puede ayudarlo a sugerir posiciones sexuales que lo ayuden a sentirse más conectado o amado. Ser consciente de tus necesidades e intenciones puede ayudarte a controlar tu comportamiento, de modo que si necesitas abrazos, lo obtienes. Y si necesita un alivio rápido del estrés, también puede conseguirlo (¡está bien pedir, o dar, un rapidito!).

Dos historias comunes sobre el sexo parecen tener sexo por amor o por pasión, pero también hay muchas otras opciones. La conexión sexual con otro ser humano, o el placer sexual y la fantasía cuando estás solo, pueden satisfacer necesidades emocionales muy importantes, y el hecho de que te des cuenta de ellas puede ayudarte a buscar sexo de una manera que te resulte satisfactoria y la de tu pareja. .

Debby Herbenick, PhD, MPH es investigadora en la Universidad de Indiana, educadora de salud sexual en el Instituto Kinsey y autora de Because It Feels Good: Una guía para la mujer sobre el placer y la satisfacción sexuales . Su blog personal se puede encontrar en MySexProfessor.com

Related of "¿Cuáles son tus intenciones sexuales?"