¿Cuán probable es tu pareja para hacer trampa?

Como cultura, estamos fascinados por la infidelidad. Los políticos y las celebridades juerguistas siempre aparecen en los titulares, y todos tienen una opinión al respecto.

Pero también estamos desesperados por comprender quién engaña y por qué, y por una buena razón: la infidelidad puede destruir nuestras relaciones, dividir a nuestras familias e impactar nuestra salud mental. Entonces, ¿qué dice la investigación? ¿Podemos predecir quién es más probable que sea infiel? Aquí hay cuatro hallazgos que nos dan pistas significativas:

1. El poder corrompe, pero también lo hace la impotencia.

De acuerdo con un estudio de 2011 publicado en Psychological Science, lo que parece ser una diferencia de género en hacer trampa puede ser realmente sobre el poder. Los hombres mostraron una mayor incidencia de trampas que las mujeres, pero el estudio encontró que tener poder en el lugar de trabajo, no de género, resultó ser el mejor predictor de trampa, en parte porque se asoció con una mayor confianza. No hubo diferencias de género en la trampa real y deseada. Los investigadores predijeron que a medida que las mujeres adquieran más poder en el lugar de trabajo, sus tasas de fraude pueden llegar a ser de los hombres rivales.

Sin embargo, otras investigaciones sugieren que los hombres también pueden hacer trampa cuando carecen de poder, especialmente cuando se sienten inferiores a sus esposas y novias (piense en el ex de Sandra Bullock, Jesse James). Un estudio encontró que los hombres que dependen financieramente de sus parejas femeninas tienen más probabilidades de hacer trampa. Esto parece estar relacionado con una sensación de masculinidad amenazada que desencadena comportamientos compensatorios. Por supuesto, este hallazgo no se aplica a todos los hombres; en cambio, algunos pueden responder a la generosidad financiera de su pareja con aprecio y una disposición a compensar en el frente doméstico.

2. Algunos de nosotros pueden estar desconectados.

Un hallazgo controvertido pero provocativo sugiere que las personas con una variante del gen DRD4 (polimorfismo del receptor de la dopamina) tienen más probabilidades de ser infieles. Este gen también se asocia con comportamientos adictivos, que operan a través de la liberación de dopamina, un neurotransmisor responsable de motivar el comportamiento de búsqueda de placer. Según el estudio, las personas que poseen esta variante genética particular necesitan más emoción para sentirse satisfechas, lo que puede llevarlas a perderse. Pero los investigadores observan que la posesión de esta variante genética no excusa la deshonestidad. Simplemente podría significar que ciertas personas tienen que ejercer un mayor autocontrol frente a la tentación si desean estar en una relación monógama.

Curiosamente, la investigación también sugiere ventajas para poseer el gen; también está asociado con la creatividad y la búsqueda de novedades, y estas cualidades pueden ser útiles en otros dominios e incluso pueden ayudar a mantener viva la emoción en las relaciones. Entonces, ¿deberías hacer que tu pareja se someta a pruebas genéticas? Probablemente no. Todavía hay muchas incógnitas en el campo de la genética del comportamiento, y no todos los que poseen este gen van a ser un tramposo. Saber que usted o su pareja lo tiene podría crear una sospecha innecesaria e incluso resultar en una profecía autocumplida.

3. ¿Hay una personalidad propensa a hacer trampa?

La investigación sugiere que las personas con estilos de apego inseguros tienen más probabilidades de luchar con la fidelidad, aunque por diferentes razones, dependiendo del tipo de inseguridad: aquellos con estilos de apego ansiosos, que tenderán a dudar del amor de su pareja y necesitan un consuelo excesivo, son más propensos hacer trampa como una forma de buscar una mayor intimidad. Por otro lado, alguien con un estilo de apego evitativo, caracterizado por la incomodidad con la cercanía, puede tener una aventura en un esfuerzo por ganar espacio y libertad de una pareja.

Otras diferencias individuales que se asocian con la infidelidad incluyen niveles más altos de testosterona en los hombres y un CI más alto en ambos sexos. La religiosidad tiende a asociarse con tasas más bajas de infidelidad. En un estudio, los participantes que fueron asignados aleatoriamente para orar por su pareja todos los días durante cuatro semanas tenían menos probabilidades de ser infieles que otros. Incluso si no es religioso, tomarse el tiempo para considerar el bienestar de su pareja probablemente lo disuade de comportarse de una manera que podría perjudicarlo.

4. La insatisfacción de las relaciones es solo una parte de la historia.

La investigación sugiere que la insatisfacción con una relación representa solo una pequeña proporción de la variación en el comportamiento de engaño. De hecho, afirmar que la insatisfacción como causa puede ser solo una excusa que los tramposos utilizan después del hecho para justificar su comportamiento, un caso clásico de disonancia cognitiva. En la mayoría de los estudios sobre trampas, a los participantes se les pregunta qué tan felices estaban en sus relaciones después de que la infidelidad ya ha ocurrido, lo que aumenta la probabilidad de índices de insatisfacción inflados. Incluso si la insatisfacción es lo primero, hay muchas maneras de lidiar con las dificultades de la relación sin la consejería de parejas infieles, por ejemplo, o abandonando la relación, por lo que la insatisfacción por sí sola es poco probable que sea una causa principal.

Además de desafiar la explicación de insatisfacción, la psicoterapeuta Esther Perel ha argumentado que incluso las parejas felices hacen trampa, no para escapar de las malas relaciones, sino para descubrir nuevas partes de sí mismas, satisfacer necesidades que no pueden satisfacer solo su pareja o sentirse más "vivos". en otras palabras, algunas personas quieren tener su pastel y comérselo también. Una manera menos egoísta -y menos dañina- de lidiar con este tipo de deseos podría ser tener una relación abierta, pero para algunas personas la mentira y el secreto mismo son parte de la emoción.

Por más que nos gustaría tener métodos infalibles para identificar y evitar a los tramposos, la verdad es que no somos muy buenos para detectar mentirosos: algunos estudios dicen que la mayoría de nosotros detectamos mentirosos mejor de lo que lo haríamos adivinando ciegamente. En lugar de invertir en pruebas genéticas o evitar a los padres que se quedan en casa, es mejor que forjemos relaciones basadas en la confianza y la comunicación abierta, tratándonos unos a otros como esperamos ser tratados y siendo honestos si cometemos errores.

Copyright Juliana Breines

Para más información, consulte Psych Your Mind.

Related of "¿Cuán probable es tu pareja para hacer trampa?"