¿Cuándo debes confiar en tu intestino? Esto es lo que dice la ciencia

 Bart LaRue / Unsplash
Fuente: Bart LaRue / Unsplash

Todos los días, nos encontramos con intuiciones que parecen proporcionar las respuestas a las preguntas en nuestras vidas. Salimos afuera en un día soleado, y una sensación persistente en el estómago nos urge a regresar y buscar nuestro paraguas. Vemos la gran pelea y desarrollamos una poderosa corazonada al comienzo del concurso que prevalecerá en el boxeador local. Dentro de los 60 segundos de entrevistar a un candidato, simplemente sabemos, sin lugar a dudas, que ella es la indicada.

Si bien la sabiduría común es que debemos "confiar en nuestro instinto", los responsables de la toma de decisiones inteligentes saben que no puede ser así de simple. Sin duda, hay ocasiones en que la intuición nos guía con precisión y otras cuando nos extravía. Pero, ¿cómo vamos a notar la diferencia?

Para responder a esa pregunta, primero debemos desmitificar la intuición y comprender con precisión cómo funciona. Aprenderemos que el proceso que nos proporciona estos sentimientos viscerales, mientras que en la superficie parece simple y tosco, es bastante complejo y sofisticado.

Comprender la intuición

En la película de 1984 The Terminator , el personaje de Arnold Schwarzenegger, un determinado ciborg del futuro postopocalíptico y distópico, es enviado a tiempo atrás para matar a Sarah Connor, cuyo hijo algún día se convertirá en el líder de un movimiento de resistencia contra las máquinas. A través de disparos de puntos de vista frecuentes, obtenemos una idea de lo que ve el Terminator: es como mirar a través de la lente de una cámara DSLR altamente avanzada.

Un cuadrado punteado, que actúa como un punto de enfoque, serpentea a través del campo visual, explora el entorno, intenta reconocer objetos: personas, elementos, situaciones. Cuando se reconoce un objeto, se realizan análisis rápidos y los resultados (datos críticos sobre esos objetos (por ejemplo, tamaño, distancia, amigo o enemigo) aparecen superpuestos sobre el campo de visión del Terminator, ayudándole a tomar decisiones y navegar su ambiente.

Se suponía que el Terminator nos ofrecía una visión del futuro lejano, donde las máquinas, o posiblemente incluso los humanos, a través de la inteligencia artificial o la realidad aumentada, pueden tener este tipo de capacidades sensoriales avanzadas.

Pero, en cierto sentido, los humanos siempre han sido equipados con una visión tipo Terminator. Nuestra intuición funciona de la misma manera.

Al igual que Terminator, los humanos exploramos constantemente su entorno, tratando de detectar situaciones familiares. Justo el otro día, caminando por la calle en el centro de Manhattan, vislumbré a un hombre alto a lo lejos, frente a mí, sonriendo y saludando con la mano. No reconocí a la persona, pero había algo sobre la situación, una sensación sutil de peligro, que sí reconocí. El reconocimiento desencadenó un análisis rápido, sin que yo siquiera lo supiera, y al igual que Terminator, los resultados se me entregaron rápidamente. Específicamente, como Gary Klein detalla en su libro de referencia Sources of Power, cuatro tipos de información:

1. Señales relevantes

Cuando detectamos por primera vez una situación familiar, a menudo necesitamos más información para descubrir qué significa todo esto. La intuición facilita nuestro trabajo al proporcionarnos, en medio de un millón de estímulos diferentes en los que podemos centrarnos, las claves relevantes, características particulares a las que debemos prestar mucha atención.

En mi caso, las claves relevantes estaban relacionadas con el atuendo. ¿La persona me saluda con una camisa blandiendo el nombre y el logotipo de una organización sin fines de lucro? ¿Llevaban un portapapeles en sus manos?

2. Expectativas

La intuición también responde a la pregunta: dada esta situación familiar, ¿qué debería esperar? Se me proporcionaron tres respuestas.

  • Interrupción: prepárese para que esta persona lo detenga, en el medio de la calle, pidiéndole un minuto de su tiempo.
  • Conversación: prevenga que un minuto se convertirá rápidamente en 15, mientras intentan persuadirlo apasionadamente de su causa: derechos de los animales, cambio climático, control de armas, etc.
  • La pregunta: sepa que le pedirán que prometa dinero para su causa. (Una búsqueda noble, por supuesto, pero un mal momento cuando estás en el medio de la calle, tratando de seguir con tu día).

3. Metas plausibles

A continuación, dada la situación, la intuición nos informa de los objetivos plausibles que podríamos desear. En mi caso, el objetivo era simple: evitar al hombre alto a toda costa.

4. Acciones típicas

Finalmente, la intuición nos sugiere acciones. Para mí, surgieron tres: mirar hacia abajo, fingir que no se fija demasiado en el hombre y seguir caminando. O colóquese su teléfono celular en la oreja, fingiendo estar ocupado con una llamada. O bien, el curso de acción más seguro, el que terminé tomando, cruza al otro lado de la calle un bloque completo por adelantado incluso antes de que tengan la oportunidad de enfrentarte.

Por supuesto, a diferencia del Terminator, esta información normalmente no nos llega visualmente, sino en forma de sensaciones viscerales. Pero, ¿de qué parte del mundo proviene esa información?

¿De dónde viene la intuición? La coincidencia de patrones

La intuición proviene de patrones que hemos identificado en nuestras experiencias pasadas. Desde el momento en que nacemos, buscamos constantemente patrones en nuestro entorno. Vemos 2 + 2 consistentemente emparejados con el número 4. Observamos que los animales manchados y de cuello largo se llaman jirafas. Aprendemos que cada vez que alguien (nuestro cónyuge, nuestro jefe, nuestro oficial de libertad condicional) dice "necesitamos hablar", lo que suele suceder nunca es una buena noticia. Y en mi caso, noté, a través de varias conversaciones dolorosamente largas, que cuando un extraño con un portapapeles te sonríe desde la distancia, es probable que quieran tu dinero.

Estos patrones, una vez identificados, se guardan en nuestra memoria a largo plazo. A riesgo de hacer una metáfora excesivamente simplista, imagine filas de datos que se llenan en una hoja de cálculo Excel extraordinariamente larga. En las columnas de la izquierda, imagine los patrones, los conjuntos de señales relacionadas que notamos en situaciones similares. Y en las columnas de la derecha, todos los bits de información (expectativas, claves relacionadas, objetivos plausibles, acciones típicas) que hemos aprendido a asociar con esos patrones.

La próxima vez que detectemos uno de estos patrones (o algo similar), nuestro cerebro lo encontrará en la hoja de cálculo y nos entregará los datos correspondientes.

Y ahora que entendemos de dónde proviene la información detrás de nuestras intuiciones, deberíamos volver a plantearnos la pregunta central: ¿cuándo podemos confiar en ella?

Daniel Kahneman y Gary Klein, dos destacados académicos en intuición que escribieron el documento definitivo sobre el tema, titulado "Condiciones para la experiencia intuitiva", coinciden en que la respuesta no está contenida en las propias intuiciones. Las intuiciones vienen con lo que Kahneman llama la ilusión de la validez: un sentido subjetivo, a menudo engañoso y peligroso, de verdad.

En cambio, para evaluar la fiabilidad de una intuición, debemos evaluar a la persona que está experimentando la intuición y el entorno en el que esa persona opera. Podemos hacer esto haciendo dos preguntas críticas.

¿Cuánta práctica de calidad has tenido?

Para confiar en nuestra intuición, necesitamos haber tenido suficiente práctica. Nuestras intuiciones son tan buenas como la base de datos de los patrones de los que los extraemos. Por lo tanto, necesitamos haber tenido suficiente experiencia notando y revisando patrones para poder construir una base de datos que sea robusta y refinada.

Un jugador profesional de póker con una década de experiencia probablemente haya tenido la cantidad de prueba y error necesaria para crear un conjunto rico y variado de patrones con respecto a cómo se ve una mano ganadora. Cuando eche un vistazo a sus cartas y se sorprenda de inmediato por una sensación de alegría, sería sabia tomar esa intuición muy en serio.

Por otro lado, un neófito con solo 50 manos en el cinturón se engaña a sí mismo si cree que ha tenido suficiente práctica para aprender la misma cantidad de patrones. Debería ser un poco más escéptico de lo que le dice su instinto.

Pero si bien la cantidad de práctica es importante para desarrollar intuiciones confiables, igual de importante es la calidad. La forma de práctica de la más alta calidad, la que más confiablemente conduce a intuiciones precisas, se conoce como práctica deliberada. La práctica deliberada no es solo la repetición automática, sino que consiste en un ajuste constante basado en la retroalimentación.

Estos ajustes son críticos, porque los patrones que inicialmente reconocemos son a menudo ligeramente fuera de lugar o simplemente incorrectos. La retroalimentación nos ayuda a saber cuándo, lo que nos permite revisar esos patrones en consecuencia.

Por ejemplo, un asesor de admisiones que hace un seguimiento diligente con sus clientes puede poner a prueba sus suposiciones y aprender de sus errores. Después de revisar continuamente los patrones en su memoria a largo plazo, desarrolla intuiciones más precisas a lo largo del tiempo. Entonces, cuando escanea el currículum de su escuela secundaria y le dice que tiene buenas posibilidades de ingresar en una escuela de liga de hiedra, créelo.

Un asesor de admisiones que no se haya molestado en dar seguimiento a los clientes nunca llega a saber con qué frecuencia se equivocó. Él podría haber creado una gran base de datos de patrones, pero sin comentarios, la base de datos posiblemente esté plagada de errores. Cuando él te diga que eres un sustituto de Yale, comienza a hacer una lista de las escuelas de seguridad.

Pero incluso con la calidad y la cantidad adecuadas de práctica, hay otra gran pregunta que debemos hacer para determinar la confiabilidad de nuestros sentimientos viscerales. Y este tiene menos que ver con el experto y más relacionado con el dominio en el que opera el experto.

¿Es un entorno de alta validez?

Toda la práctica en el mundo no significará nada para la confiabilidad de sus intuiciones, a menos que opere en un entorno que tenga lo que Kahneman y Klein llaman alta validez. Los entornos de alta validez son los de "regularidad suficiente" que proporcionan pistas válidas sobre la naturaleza de la situación. En otras palabras, estos entornos son predecibles en el sentido estricto de la palabra: pueden predecirse.

Kahneman y Klein señalan que los comandantes del campo de batalla operan en un entorno de alta validez. Antes de que se derrumbe un edificio en llamas, es probable que haya indicadores tempranos: imágenes, sonidos, olores, etc. Un comandante experimentado de un campamento de bomberos podrá detectar estos patrones consistentes, proporcionando una base sólida para reconocer los colapsos futuros del edificio.

Por otro lado, un ejecutivo de A & R que intenta descubrir el próximo Whitney Houston probablemente opere en un entorno de baja validez. Cuando el álbum debut de un artista es platino, ¿hubo indicadores tempranos de que él o ella se convertiría en una estrella? Dudoso. El mercado de la música pop es complejo e impredecible. El éxito comercial a menudo se reduce a un sinnúmero de factores, incluido el tiempo y, francamente, la suerte.

Pero eso no nos detiene, las máquinas obsesionadas con el patrón que somos, de intentarlo. Un experimentado A & R podría haber notado, a lo largo de los años, que un número desproporcionado de hombres jóvenes y atractivos con ojos verdes y tatuajes en el cuello logran un éxito rotundo. Él comienza a asociar sin saberlo uno con el otro. La próxima vez que vea a alguien que se ajuste al patrón, sentirá una sensación de vértigo en su interior. Pero la intuición se basa en un patrón falso. No es un golpe en el A & R tanto como lo es en el entorno en el que opera.

Ponte cómodo con experiencia fraccionada

Cuando te haces estas dos preguntas lo suficiente, ¿he tenido suficiente práctica? ¿Estoy operando en un entorno de alta validez? – Notarás un patrón claro. En algunos de los dominios en los que operamos, la respuesta a ambas preguntas es sí, pero en otros, la respuesta a al menos una de esas preguntas es no.

Seguramente sería bueno que los profesionales supieran que todas sus intuiciones eran confiables o poco confiables; desafortunadamente, el mundo no es tan simple. En cambio, la norma es lo que Kahneman y Klein denominan experiencia fraccionada, es decir, en algunos dominios podemos confiar en nuestra intuición, pero en otros no podemos.

Los auditores, por ejemplo, como señalan Kahneman y Klein, normalmente tienen muchas buenas prácticas cuando se trata de cuentas por cobrar, pero no tanto cuando se trata de detectar fraudes. En consecuencia, deberían confiar más en sus intuiciones respecto de los primeros que en los segundos.

Los pronosticadores meteorológicos tienen mucha experiencia con la lluvia, pero menos con granizo. Entonces deberíamos confiar más rápido en sus predicciones sobre la lluvia que en el granizo.

La mayoría de las personas han practicado mucho para evaluar los estados emocionales de las personas a quienes conocen desde hace muchos años, pero menos cuando se trata de personas que conocieron por primera vez. Quizás deberían ser más propensos a confiar en sus intuiciones sobre los estados emocionales de sus amigos que en los extraños.

Este proceso de analizar los dominios en los que podemos confiar nuestras intuiciones y las que no podemos es difícil, pero una parte clave de ser un tomador de decisiones eficaz es comprender nuestros propios límites personales de experiencia.

***

La intuición es un proceso altamente sofisticado. Observamos patrones a través de experiencias pasadas, almacenamos estos patrones e información asociada en la memoria a largo plazo, y luego recuperamos la información cuando vemos estos patrones nuevamente en nuestro entorno.

¿Cuándo podemos confiar en esa información? Cuando el experto está operando en un entorno de alta validez, y cuando ha tenido suficiente práctica para aprender sus patrones regulares.

Esto significa que es probable que tengamos intuiciones confiables en ciertos dominios y no confiables en otros. Piense en nuestras intuiciones como una brújula y en el mundo como una vasta tierra salpicada de áreas de alta resonancia magnética. La brújula tiene un valor incalculable en ciertas áreas y, corrompida por el campo magnético, es engañosa en otros. Una de las tareas más importantes de los profesionales es dibujar un mapa para nosotros mismos, para saber cuándo confiar en la brújula y cuándo guardarla.

¿Interesado en poner estas ideas en acción? Este seminario web de 20 minutos dirigido por Al Pittampalli le mostrará cómo hacerlo.

Haga clic aquí para registrarse en el seminario web gratuito >>

Este artículo apareció originalmente en alpitt.com.

Related of "¿Cuándo debes confiar en tu intestino? Esto es lo que dice la ciencia"