¿Cuándo debes ir con tus intuiciones?

Fuente: Lee Gasley / Shutterstock

Digamos que estás entrevistando a un nuevo candidato para un trabajo y sientes que algo está mal. No puedes ponerle el dedo encima, pero estás un poco incómodo con esta persona. Ella dice todo lo correcto, su hoja de vida es excelente, sería una empleada perfecta para este trabajo, excepto que su instinto le dice lo contrario.

¿Deberías ir con tu instinto?

En tales situaciones, su reacción predeterminada debería ser desconfiar de su intestino. La investigación muestra que las entrevistas de candidatos a trabajo son en realidad indicadores pobres del desempeño laboral futuro.

Desafortunadamente, la mayoría de los empleadores tienden a confiar sus mentes y darles trabajo a las personas que les gustan y perciben como parte de su grupo, en lugar de simplemente el solicitante más calificado. En otras situaciones, sin embargo, realmente tiene sentido confiar en el instinto visceral para tomar una decisión.

Sin embargo, la investigación sobre la toma de decisiones muestra que la mayoría de los líderes empresariales no saben cuándo confiar en sus instintos y cuándo no. Si bien la mayoría de los estudios se han centrado en ejecutivos y gerentes, la investigación muestra que el mismo problema se aplica a los médicos, terapeutas y otros profesionales.

Este es el tipo de desafío que encuentro cuando consulto con empresas sobre cómo manejar mejor las relaciones laborales. La investigación que yo y otros hemos realizado sobre la toma de decisiones ofrece algunas pistas sobre cuándo debemos, y no debemos, escuchar nuestras tripas.

El intestino o la cabeza

Las reacciones de nuestro intestino están arraigadas en la parte más primitiva, emocional e intuitiva de nuestro cerebro que asegura la supervivencia en nuestro entorno ancestral. La lealtad tribal y el reconocimiento inmediato de amigos o enemigos fueron especialmente útiles para prosperar en ese entorno.

En la sociedad moderna, sin embargo, nuestra supervivencia corre mucho menos riesgo, y es más probable que nuestro instinto nos obligue a centrarnos en la información incorrecta para tomar decisiones en el lugar de trabajo y de otro tipo.

Por ejemplo, ¿el candidato mencionado anteriormente es similar a usted en cuanto a raza, sexo y nivel socioeconómico? Incluso cosas aparentemente menores, como las elecciones de ropa, el estilo de conversación y los gestos, pueden marcar una gran diferencia al determinar cómo se evalúa a otra persona. De acuerdo con la investigación sobre comunicación no verbal, nos gustan las personas que imitan nuestro tono, movimientos corporales y elecciones de palabras. Nuestras agallas identifican automáticamente a esas personas como pertenecientes a nuestra tribu y son amigables con nosotros, elevando su estatus ante nuestros ojos.

Esta reacción rápida y automática de nuestras emociones representa el sistema de pensamiento del piloto automático, uno de los dos sistemas de pensamiento en nuestro cerebro. Toma buenas decisiones la mayor parte del tiempo, pero también comete regularmente ciertos errores sistemáticos de pensamiento que los académicos denominan sesgos cognitivos.

El otro sistema de pensamiento, conocido como el sistema intencional, es deliberado y reflexivo. Requiere esfuerzo encenderse, pero puede capturar y anular los errores de pensamiento cometidos por nuestros pilotos automáticos. De esta manera, podemos abordar los errores sistemáticos cometidos por nuestros cerebros en nuestras relaciones laborales y en otras áreas de la vida.

Tenga en cuenta que el piloto automático y los sistemas intencionales son solo simplificaciones de procesos más complejos, y que existe un debate sobre cómo funcionan en la comunidad científica. Sin embargo, para la vida cotidiana, este enfoque a nivel de sistemas es muy útil para ayudarnos a manejar nuestros pensamientos, sentimientos y conductas.

Con respecto a la lealtad tribal, nuestros cerebros tienden a caer por el error de pensamiento conocido como el "efecto halo", que causa algunas características que nos gustan e identifican con arrojar un "halo" positivo sobre el resto de la persona, y su opuesto al "Efecto de cuernos", en el que uno o dos rasgos negativos cambian la forma en que vemos el todo. Los psicólogos llaman a esto "anclaje", lo que significa que juzgamos a esta persona a través del ancla de nuestras impresiones iniciales.

Anulando el intestino

Ahora regresemos a nuestro ejemplo de entrevista de trabajo.

Diga que la persona fue a la misma universidad que usted. Es más probable que te lleves bien. Sin embargo, solo porque una persona sea similar a ti no significa que hará un buen trabajo. Del mismo modo, el hecho de que alguien sea hábil en transmitir la amabilidad no significa que le vaya bien en las tareas que requieren habilidades técnicas en lugar de habilidades de las personas.

La investigación es clara en cuanto a que nuestras intuiciones no siempre nos sirven para tomar las mejores decisiones (y, para una persona de negocios, generar la mayor ganancia). Los expertos llaman a la intuición una herramienta de decisión problemática que requiere ajustes para funcionar correctamente. Tal confianza en la intuición es especialmente dañina para la diversidad en el lugar de trabajo y allana el camino al sesgo en la contratación, incluso en términos de raza, discapacidad, género y sexo.

A pesar de los numerosos estudios que muestran que las intervenciones estructuradas son necesarias para superar el sesgo en la contratación, desafortunadamente, los líderes empresariales y el personal de recursos humanos tienden a confiar demasiado en las entrevistas no estructuradas y otras prácticas intuitivas de toma de decisiones. Debido al sesgo de exceso de confianza del sistema de piloto automático, una tendencia a evaluar nuestras capacidades de toma de decisiones como mejores que ellos, los líderes a menudo tienen sus agallas en las contrataciones y otras decisiones comerciales en lugar de utilizar herramientas analíticas de toma de decisiones que tienen mejores resultados demostrables.

Una buena solución es utilizar su sistema intencional para anular sus sensibilidades tribales para hacer una elección más racional y menos sesgada que resulte en la mejor contratación. Puede observar formas en que el solicitante es diferente de usted y darles "puntos positivos" por ello, o crear entrevistas estructuradas con un conjunto de preguntas estandarizadas formuladas en el mismo orden para cada solicitante.

Entonces, si su objetivo es tomar las mejores decisiones, evite ese razonamiento emocional, un proceso mental en el que concluya que lo que siente es cierto, independientemente de la realidad real.

Cuando tu intestino puede estar en lo cierto

Tomemos una situación diferente. Digamos que ha conocido a alguien en su trabajo durante muchos años, ha colaborado con ella en una amplia variedad de proyectos y tiene una relación establecida. Ya tienes ciertos sentimientos estables sobre esa persona, por lo que tienes una buena línea de base.

Imagínese tener una conversación con ella sobre una posible colaboración. Por alguna razón, te sientes menos cómodo que de costumbre. No eres tú, estás de buen humor, descansado, bien. No estás seguro de por qué no te sientes bien con la interacción, ya que obviamente no hay nada malo. ¿Que esta pasando?

Lo más probable es que sus intuiciones capten señales sutiles de que algo está mal. Tal vez esa persona está entrecerrando los ojos y no te mira a los ojos ni sonríe menos de lo habitual. Nuestras agallas son buenas para captar tales señales, ya que están puestas a punto para detectar indicios de ser excluidas de la tribu.

Tal vez no sea nada. Tal vez esa persona está teniendo un mal día o no durmió lo suficiente la noche anterior. Sin embargo, esa persona también puede estar tratando de pasar la lana por tus ojos. Cuando las personas mienten, se comportan de manera similar a otros indicadores de incomodidad, ansiedad y rechazo, y es realmente difícil saber qué está causando estas señales.

En general, este es un buen momento para tener en cuenta tu reacción visceral y ser más suspicaz de lo habitual.

El instinto es vital en nuestra toma de decisiones para ayudarnos a notar cuándo algo puede estar mal. Sin embargo, en la mayoría de las situaciones en las que enfrentamos decisiones importantes sobre las relaciones en el lugar de trabajo, debemos confiar en nuestra cabeza más que en nuestras entrañas para tomar las mejores decisiones.

Related of "¿Cuándo debes ir con tus intuiciones?"