Desorden de conducta

La tasa de prevalencia de algunos trastornos de conducta en los Estados Unidos está creciendo. Lo más preocupante es que muchas de estas afecciones aparecen en la primera infancia y están relacionadas con comportamientos de riesgo, como el abandono escolar, las primeras experiencias sexuales, la violencia y el consumo de drogas. Los problemas conductuales sostenidos están asociados con un peor pronóstico a largo plazo. El trastorno de la conducta, una condición en la que existe un patrón general de conducta en el que un individuo viola repetidamente los derechos de los demás, la propiedad o las reglas, es uno de esos desórdenes. El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales IV (DSM IV-TR) sugiere que este trastorno ha aumentado a lo largo de las últimas décadas con algunos estudios que sugieren tasas de prevalencia tan altas como del 10% en la población general.

El trastorno de conducta se diagnostica cuando un individuo muestra una serie de comportamientos que violan las normas sociales apropiadas para su edad. Estos comportamientos se dividen en cuatro categorías generales: agresión a personas y animales, destrucción de propiedad, engaño o robo y graves violaciones de las reglas. Además, los comportamientos deben causar impedimentos significativos en el funcionamiento escolar, social u ocupacional. El trastorno de conducta tiende a presentarse antes de los 16 años y se cree que está influenciado por factores genéticos y ambientales. Las instancias más altas del trastorno se informan en entornos urbanos y en hombres.

La proliferación de este trastorno es motivo de preocupación, especialmente para padres y educadores. Los niños afligidos tienden a experimentar problemas significativos tanto en el hogar como en la escuela. Los niños con trastorno de conducta tienden a pelear, robar, destrozar propiedades y romper las reglas de la escuela. Las niñas con el mismo trastorno tienen más probabilidades de mentir, huir de su hogar, ausentarse sin autorización, usar drogas y participar en la prostitución. Las características asociadas con el trastorno de conducta tanto para niños como para niñas incluyen poca empatía y preocupación por los demás, insensibilidad, falta de culpa y remordimiento, baja autoestima, irritabilidad, poca tolerancia a la frustración, imprudencia y altos niveles de agresión. Estos niños y adolescentes también son más propensos que sus pares a participar en conductas sexuales tempranas, fumar, beber, consumir drogas, pelear, actos imprudentes y actividades relacionadas con pandillas. Son más propensos a contraer enfermedades de transmisión sexual, quedar embarazadas o lesionarse por accidentes o peleas. La ideación suicida, la intención y los intentos también son mayores para los niños con trastorno de conducta. Los comportamientos asociados también pueden causar problemas significativos con la escuela, incluidas la suspensión y la expulsión.

Con este diagnóstico, ambos sexos corren un mayor riesgo de sufrir un trastorno antisocial de la personalidad en la edad adulta. La personalidad antisocial es crónica y pone a las personas en mayor riesgo de por vida por problemas legales y encarcelamiento. También se asocia con problemas relacionados con el trabajo, irresponsabilidad financiera, malas prácticas de crianza e infidelidad romántica.

La intervención temprana para el trastorno de conducta puede mejorar el resultado a largo plazo. Los niños y adolescentes con problemas de conducta de externalización pueden beneficiarse de una variedad de tratamientos que incluyen terapia individual y familiar, psicoeducación y ejercicios de desarrollo de habilidades. También pueden recibir ayuda de programas destinados a mejorar las habilidades interpersonales, las habilidades para resolver problemas, el comportamiento pro-social y el diálogo interno. Debido a que los niños son parte de sistemas más grandes, es decir, aulas, escuelas, familias y comunidades, los enfoques basados ​​en sistemas grandes pueden ser útiles para reducir las tasas de prevalencia del trastorno de conducta en las comunidades. Los ejemplos pueden incluir organizaciones de servicio, clubes de niños y niñas, organizaciones de voluntarios y ciertas políticas escolares.

Related of "Desorden de conducta"