Después de que su hijo hable: Hablando las palabras

Entre aproximadamente 1 y 3 años, los niños cambian la forma en que dan vida a sus sentimientos. Las expresiones faciales que usaron tan activamente cuando eran bebés, mientras todavía están allí, se unen con palabras tempranas. Estas palabras a menudo son primitivas, crudas e intensas: odio, no me gusta, yo, quiero, vete, cállate.

Una vez que un niño comienza a hablar, la tarea de ayudar a un niño a aprender a usar palabras para expresar sentimientos de manera apropiada-toda la gama, desde la alegría hasta la ira-puede traer muchas recompensas inmediatas. Anny Katan era una conocida psicoanalista infantil que conocía a la familia Freud y emigró a Cleveland después de la guerra. Allí fundó una escuela preescolar terapéutica en 1950, ahora llamada Escuela Hanna Perkins, y desarrolló una técnica de tratamiento de preescolares con problemas a través de los padres.

Anny Katan comentó elocuentemente sobre los beneficios de alentar el uso de palabras y hablar en un niño: la verbalización, dijo, aumenta la posibilidad de distinguir entre las fantasías y la realidad. La verbalización conduce al proceso de integración, que a su vez da como resultado pruebas de realidad. Si el niño verbaliza sus sentimientos, puede aprender a retrasar la acción (como una rabieta). El consejo común de algunos padres: "Use sus palabras, no sus manos", resume la estrategia de fomentar el uso de palabras.

Veamos un ejemplo. Ben, de 10 meses, y su madre están en la cocina. Ben está en su trona tomando un refrigerio y jugando con un pequeño coche de juguete. El auto se cae y cae al piso. Ben comienza a angustiarse (la boca baja, las cejas arqueadas). Mamá no puede llegar al auto de inmediato y dice: "Espera, Ben, traeré tu auto en un segundo". Ben se relaja un poco; él sabe que ha sido entendido y espera ver los resultados. Él está realmente interesado en el automóvil, y cuando su madre tarda unos segundos demasiado (en su opinión) para recuperar el automóvil, su angustia vuelve a la carga. Entonces su angustia se transforma en enojo. Su cara se pone roja y suelta un grito de desesperación. Mamá escucha esto, deja la bandeja en la que está trabajando y dice: "Está bien, está bien, lo entiendo … aquí, Ben, aquí está el coche", mientras lo toma y se lo da. Ben toma el automóvil, sonríe y se va "vroom, vroom" mientras lo pasa por la mesa de su trona.

Ahora … tome una situación similar un año después. Ben, de 22 meses, está en la trona, jugando con un auto. Cae al suelo. "Coche, automóvil, automóvil abajo", dice. Mamá escucha estas palabras como un poco exigentes, pero mantiene la calma: "Solo un segundo, cariño, tengo las manos ocupadas". Ben se ilumina con su voz, pero luego, cuando el tiempo transcurre como en el primer ejemplo anterior, se pone Más angustiado: "¡Coche, carro!", alzó la voz. Mamá, reaccionando inconscientemente a la respuesta verbal como si fuera alguien que le estaba hablando, dice: "Espera, estaré allí, solo espera un momento". Pero para Ben, gritar "coche, coche" es como dejando escapar un grito de angustia. Se pone aún más frustrado y enojado. Expresa su frustración al trotar el vocabulario limitado que tiene a su disposición: "¡No, no! No me gustas … ¡Te odio!

Esto puede ser devastador para un padre. ¡El bebé dulce, necesitado y tierno se ha convertido en un monstruo desagradable! Estas palabras pueden parecerse mucho más a un ataque personal. Entonces, en este ejemplo, la mamá de Ben se siente agredida y atacada. A ella no le gusta lo que está oyendo en palabras. A ella no le gusta la palabra "odio". Ella le grita: "¡Ben, detente! No hablamos así en esta casa ". Y la batalla se une. Puedes completar los espacios en blanco: Ben arroja su comida al suelo. Mamá se enoja. Ben grita y dice más. Se declara un tiempo de espera.

¿Lo que ha sucedido? Como ilustra el ejemplo de Ben y su madre, el lenguaje trae consigo un complejo conjunto de reacciones por parte de padres e hijos. En el lado positivo, el lenguaje da muchos resultados positivos: las palabras le dan al niño una forma de mejorar la comunicación y aumentar su capacidad para comprender y regular los sentimientos. Cuando se pone una palabra a un sentimiento, una persona gana poder sobre ese sentimiento; hay una capacidad cada vez mayor de examinarlo y moldearlo; para compartir o modificarlo; para disfrutarlo o dejarlo ir. Sin embargo, también hay oportunidades para la distorsión y la falta de comunicación que pueden conducir al conflicto. Como señaló Daniel Stern, el conocido investigador infantil, el lenguaje puede convertirse en una espada de doble filo.

Con el Ben no verbal, la madre pudo reconocer la angustia y la ira, y arregló lo que había desencadenado esos sentimientos al recoger el automóvil. La expresión de su angustia y enojo de Ben no la rechazó. Sin embargo, cuando Ben se hizo verbal, usando palabras como "no me gusta" y "odio", su madre se desorientó. Le costaba entender que Ben estaba expresando exactamente los mismos sentimientos que antes: angustia e ira. El lenguaje mismo arrojó una llave inglesa en su comunicación. La traducción fue necesaria, traduciendo de las palabras a los sentimientos.

Related of "Después de que su hijo hable: Hablando las palabras"