Dimensiones de la conexión humana: personas, mascotas y oraciones

La socialidad está en el corazón de la existencia humana, un hecho que ha sido reconocido ya en Aristóteles. Alfred Adler y Rudolf Dreikurs estuvieron entre los primeros en el siglo XX en desarrollar perspectivas teóricas sobre el tema, pero solo en el último medio siglo la sociabilidad ha estado sujeta a un vigoroso estudio teórico y empírico. De acuerdo con la jerarquía de necesidades de Abraham Maslow, las necesidades relacionales y de pertenencia son reemplazadas en importancia solo por las necesidades de supervivencia y seguridad. El estudio de Harry Harlow sobre monos rhesus infantiles no negó la importancia de las necesidades de supervivencia (es decir, los alimentos), pero mostró que el contacto social es tan importante para un crecimiento y desarrollo saludables. Impulsado por los estudios de Konrad Lorenz sobre la impronta y la situación de los bebés y niños pequeños en los orfanatos de Gran Bretaña después de la Segunda Guerra Mundial, John Bowlby (1973) demostró que también en los humanos los vínculos de unión materno-infantil son esenciales para un crecimiento y desarrollo saludables. A lo largo de la vida, los vínculos de afiliación y apego tienen una clara supervivencia y ventajas reproductivas que pueden ayudar a explicar por qué la motivación para formar y mantener vínculos sociales estrechos es tan poderosa como el impulso para satisfacer el hambre o la sed. Del mismo modo que el hambre y la sed motivan la búsqueda de alimentos y agua, el dolor de las necesidades sociales insatisfechas (es decir, el sentimiento de aislamiento social) motiva una búsqueda de reconexión social. El deseo de conexión es tan irreprimible que las personas se imaginan relaciones con otras personas sociales importantes, o se entregan a "refrigerios sociales" (por ejemplo, fotos de seres queridos) y sustitutos (por ejemplo, archivos adjuntos parasociales a personajes de televisión).

En trabajos anteriores, Louise Hawkley y yo hemos encontrado que las representaciones mentales de los sentimientos de conexión social son multifacéticas. Los análisis cuantitativos han revelado tres dimensiones a lo largo de las cuales las personas se sienten socialmente conectadas, y esta estructura era evidente tanto en adultos jóvenes como en adultos de mediana edad y era la misma en todos los grupos étnicos. La primera dimensión, que llamamos Intimate Connectedness, refleja la satisfacción del yo social a un nivel profundamente personal, y se asoció de forma única con el estado civil. La conexión relacional refleja la satisfacción de las necesidades íntimas de la amistad y se asoció de forma única con la frecuencia de contacto con amigos cercanos y parientes. Colectiva de Conectividad refleja la satisfacción de la necesidad de pertenecer a un grupo significativo y se asoció de manera única con el número de membresías en grupos voluntarios. Estos hallazgos representaron la primera entrega de nuestra investigación sobre las formas en que las personas se conectan con los demás.

Recientemente exploramos el fenómeno de que las personas forman y mantienen conexiones sociales con personas no humanas. Las mascotas y las entidades religiosas, por ejemplo, son comúnmente consideradas fuentes de seguridad y pertenencia. Las deidades religiosas son poderosas figuras de apego para muchas personas, y la calidad de la relación con Dios parece ser particularmente importante para satisfacer las necesidades de conexión. Usando datos de la Encuesta Social General, otros han encontrado que la cercanía en una "relación divina" está asociada con una felicidad global significativamente mayor, satisfacción con la vida e incluso felicidad conyugal. La asistencia a la iglesia también se asoció con la felicidad global y matrimonial, pero una estrecha relación divina continuó prediciendo puntuaciones más altas en cada una de las medidas de bienestar cuando la asistencia a la iglesia se mantuvo constante. Además, entre las personas casadas, una estrecha relación divina amortiguaba el efecto negativo sobre la satisfacción marital de tener pocas interacciones sociales fuera del matrimonio, lo que implica que las relaciones divinas compensan las deficiencias en las relaciones sociales de uno. Por otro lado, las personas casadas y solteras no difirieron en la fuerza de la asociación observada entre una relación cercana con Dios y el bienestar general, lo que sugiere que las relaciones divinas no pueden sustituir sino complementar las relaciones sociales existentes para mejorar la satisfacción con la vida. Prestar más apoyo a esta conjetura fue el hallazgo de que una relación cercana con Dios (es decir, un apego seguro) se asocia con menos soledad, incluso cuando el apoyo social de los cercanos se mantiene constante. Además, se ha demostrado que el fortalecimiento de las creencias religiosas de uno, en particular las creencias en un Dios cercano y personal, alivia la carga del duelo, el divorcio y la soltería.

Del mismo modo que la calidad de las relaciones interpersonales influye en el grado de sentimiento de pertenencia o soledad, la calidad de la relación entre humanos y mascotas parece moderar la experiencia de seguridad y pertenencia de los propietarios de mascotas. Por ejemplo, el simple hecho de poseer una mascota no predecía el bienestar subjetivo en una muestra de mujeres ancianas, pero el grado en que estas mujeres estaban apegadas a sus mascotas se asociaba con su felicidad reportada. Del mismo modo, el apego a las mascotas, pero no la propiedad de mascotas, se asoció negativamente con los síntomas depresivos en una gran muestra nacional de adultos mayores.

Una serie de estudios, incluidos algunos de los nuestros, han demostrado que el antropomorfismo y el apego a una mascota son mayores en individuos que carecen de relaciones interpersonales de apoyo. En un estudio de dueños de mascotas adultas mayores, los lazos de apego de las mascotas fueron más fuertes entre aquellos con sentimientos más altos de soledad y estrés, y los individuos solitarios que carecían de un amigo humano cercano formaron los apegos más fuertes de las mascotas. En un estudio de dueños de gatos, el apego a un gato fue mayor entre aquellos con menos personas en el hogar, menos proveedores de apoyo social y una menor calidad percibida de la provisión de apoyo social. Entre las mujeres, el compañerismo y el apoyo reportados por un gato fueron mayores entre las mujeres sin hijos que entre las mujeres que estaban embarazadas o que ya tenían hijos. En una gran encuesta de propietarios de mascotas y no propietarios, el apego a una mascota fue mayor entre las parejas sin hijos que entre los padres, y mayor entre las personas que nunca se habían casado, divorciado, viudo y vuelto a casarse que en un primer matrimonio. Estos estudios sugieren que las mascotas complementan o sustituyen las conexiones humanas para satisfacer las necesidades de conexión. En apoyo de una función de sustitución para mascotas, el apego a una mascota se asoció con menos depresión entre las personas en duelo, pero solo entre aquellos con pocos confidentes de apoyo.

La versatilidad con la que los humanos acceden a diversas fuentes de oportunidades de relación sugiere que la satisfacción de la relación es más que solo la satisfacción con las conexiones humanas, pero implica un sentido general de conexión que abarca una amplia gama de dominios de relación. Está en nuestra naturaleza querer estar cerca y valorado por otros constantemente a lo largo del tiempo. Dada la importancia de este aspecto de nuestro ser, uno podría considerar este factor en las muchas decisiones racionales que tomamos a diario que afectan nuestras trayectorias de vida. Este conocimiento también puede afectar la forma en que nos comunicamos entre nosotros. Las críticas se escuchan más fácilmente cuando se expresan en un contexto positivo que indica que los defectos no son fatales para la relación, sino que simplemente son fallas corregibles en una relación que de otro modo sería saludable y mutuamente beneficiosa.

Related of "Dimensiones de la conexión humana: personas, mascotas y oraciones"