Disciplina, Nutrición o Ejemplo de vida: ¿Cuál funciona mejor?

Parenting is One, Many are its Names

Considere esto como un "manual" sobre la crianza de los hijos.

Puede ser largo, pero resume mucha información clave.

La crianza es una amalgama compleja de conocimiento y habilidades multifacéticas. Del mismo modo que existen diversos caminos en el desarrollo humano típico, también abundan los caminos diversos hacia la paternidad sensata. La filosofía biomental destaca los conceptos que describen la crianza efectiva. Los temas principales están fomentando, apoyando y manejando la salud mental emocional y psicológica. La esencia de esta sensibilidad transaccional es la disponibilidad emocional. Una gran parte de la crianza implica guía y disciplina, ¡y la disciplina no es una palabra "sucia"!

Se enfatiza la obtención de entendimiento. La implementación práctica mejora el conocimiento de las habilidades. Los "detalles de la paternidad en el desarrollo" incluyen habilidades y estilo de crianza. Ambos están informados al comprender los principios básicos del desarrollo infantil. Se dan ejemplos de conocimiento de habilidades con edades ilustrativas.

El desarrollo infantil es complejo. Se discute la disciplina desde la primera infancia hasta la adolescencia. La redirección correctiva es más útil para manejar las malas conductas. Las malas conductas son aquellas que expresan impulsividad no modulada, agresión desordenada, destructividad, ilegalidad y destrucción de la propiedad. La disciplina siempre debe estar incrustada en el cuidado y el ejemplo viviente para ser efectivo . Los tres son inseparables. Si bien la disciplina puede evocar imágenes ásperas, es meramente una guía infantil: criar hábilmente a niños exitosos.

El cuidado, la disciplina y el ejemplo vivo constituyen una crianza exitosa. Son superordinados con detalles que agregan color y tono. Nurturance enfatiza el cuidado afectuoso. La disciplina enfatiza la forma en que los padres enseñan los comportamientos deseables y responden a las malas conductas. El ejemplo vivo incorpora tanto cuidado como disciplina como modelos para que los niños emulen. Cada uno es vital. Todos están optimizados al actuar armoniosamente. Esta interacción dinámica empodera a este andamiaje para producir resultados efectivos.

La buena comunicación es verbal y no verbal. Participa de la empatía en gran medida. El descubrimiento, la curiosidad y la imaginación están siempre en segundo plano. Las tendencias para controlar o manipular son inútiles. La sensibilidad transaccional es una profunda receptividad emocional. Es un contacto mental que trasciende la lógica y las palabras .

La crianza basada en el cuidado, la disciplina y el ejemplo viviente contrarresta los efectos nocivos que provocan las emociones negativas y los comportamientos agresivos. Los niños traen una inmensa variedad de emociones, capacidades, capacidades y preferencias a esta relación. Los padres y los niños, de diferentes maneras, hacen transacciones para formar y reconfigurarse unos a otros a lo largo del tiempo. La crianza tiene las mejores posibilidades de éxito cuando se comienza el primer día, preparándose para el nacimiento, en el momento del nacimiento y cada día subsiguiente.

El tema de la disciplina puede ser "desagradable" para algunos ya que tiene muchas connotaciones duras. Aunque este artículo es particularmente extenso y detallado, mi esperanza es que el lector amablemente transmita las ideas para encontrarlas significativas.

La disciplina es una guía sobre la autocontención

La disciplina (latín para "aprender y enseñar") significa instruir y guiar a otro para que siga un código de conducta, comportamiento u orden en particular. Sus objetivos dobles son promover conductas deseables y corregir aquellas acciones que son perjudiciales y no cooperativas.

"Image of the Cave," F.J. Ninivaggi, permanent installationYale Child Study Center
Fuente: "Imagen de la cueva", FJ Ninivaggi, instalación permanente Centro de estudio infantil.

La disciplina ayuda a establecer actitudes de promoción de la salud y evita que se desarrollen patrones negativos. Las estrategias disciplinarias más efectivas brindan un andamiaje de preferencias, técnicas para pensar a través de respuestas negativas y positivas a éstas y reforzar el recuerdo de sus consecuencias. La disciplina adecuada moldea y refuerza el desarrollo saludable. Su esencia es la autorregulación y el control de los impulsos. La orientación está señalando el camino hacia las preferencias saludables. Esto se ilustra en la acuarela que lo acompaña, "Imagen de la cueva", basada en la alegoría del sabio maestro de Platón.

Una función decisiva de la personalidad es la conciencia. La conciencia es la capacidad de discernir los juicios de valor acerca de diferenciar lo correcto de lo incorrecto, lo legal de lo ilegal y la brújula moral para preferir y adoptar decisiones adecuadas y correctas. La disciplina contribuye a la formación y la formación de la conciencia a lo largo del camino del desarrollo.

La disciplina efectiva es óptima cuando ocurre en una matriz de cuidado y ejemplo interactivo. La dirección correctiva y la redirección, es decir, la disciplina como una habilidad parental, es el cuidado que da forma y refina el comportamiento, es decir, apoya la autocontención y el control de los impulsos.

Un padre que disciplina eficazmente primero debe aprender a "escuchar" antes de implementar respuestas correctivas. Esto se logra al enfocarse en una perspectiva de desarrollo que le permite a uno comprender la arquitectura que rodea el temperamento, la personalidad y el comportamiento de los niños.

La disciplina efectiva fomenta el aprendizaje. La disciplina adecuada requiere que los padres tomen posiciones de liderazgo a diario. Esta función implica establecer los límites entre lo que es aceptable y lo que no es aceptable y permitir que los niños comprendan por qué. Decir "No" a menudo es necesario. Ofrecer opciones que satisfagan las necesidades de los niños en direcciones más adecuadas debe complementar esta respuesta. Los límites se transmiten mejor como pautas razonablemente firmes con oportunidades alternativas en lugar de demandas rígidas e inflexibles . Cómo uno comunica estas declaraciones determina qué tan efectivamente serán comprendidas y respetadas.

Establecer límites proporciona un modelo externo que ayuda a desarrollar la autocontención, la autorregulación y el control de los impulsos. Al establecer los límites, la paciencia y la calma de los padres son útiles. Estar en contacto con lo que los niños sienten es esencial. Esta idea implica sintonía con el entusiasmo de los niños por la exploración, la actividad y la emoción. Los sentimientos de frustración, desilusión, sorpresa y confusión de los niños, particularmente cuando perciben a los padres frustrando sus deseos, deben ser aceptados.

Una buena crianza es ser consciente de las inevitables interrupciones en la vida familiar. Algunas de estas alteraciones pueden tomar la forma de problemas repetitivos de comportamiento. En lugar de reaccionar automáticamente ante intromisiones tales como intencional, intencional y manipuladora, un enfoque contextual más amplio intenta clarificar su significado. La atención especial a los antecedentes (lo que viene antes de los problemas) y el contexto (en qué circunstancias parecen surgir las dificultades) proporciona pistas para la resolución del problema.

Los problemas encontrados durante la crianza se pueden ver desde diferentes perspectivas: (1) antes de que ocurran las dificultades, (2) cuando ocurren, y (3) después de que suceden. La prevención es siempre la mejor estrategia para usar. Cuando surgen dilemas, se necesitan intervenciones rápidas. Después de que desaparecen los problemas, la reflexión es necesaria. La contemplación de la causa y el contexto de tales conductas puede fomentar la prevención de sucesos posteriores. La acción correctiva comprende comentarios efectivos. Este proceso ayuda a los niños a aprender y mejorar el rendimiento futuro.

La atención de los adultos a los buenos comportamientos es el refuerzo más fuerte que se puede dar. Los niños de todas las edades valoran los comentarios positivos en un grado inestimable. Los niños, al igual que todas las personas, ansían una respuesta humana oportuna. La respuesta humana sin demoras desmedidas indica disponibilidad emocional y la esperanza de ser comprendido.

El reconocimiento afirmativo de los comportamientos deseables debe ocurrir a diario. Es importante que esta estrategia decisiva no se debilite por la excesiva atención a los comportamientos indeseables. Esto no se puede exagerar. Es una base para normalizar los comportamientos de búsqueda de atención y remodelarlos de manera positiva.

La crianza exitosa siempre incluye una tolerancia razonable para una medida de conductas indeseables, inaceptables o inusuales. Encontrar el equilibrio adecuado entre la dureza y la indulgencia requiere paciencia, perseverancia y autorreflexión a lo largo del tiempo. Los comportamientos que pueden ignorarse son aquellos que son malos comportamientos menores, no agresivos, destructivos, insalubres, ilegales o que perjudican significativamente.

Corrección Compasiva

La disciplina es corrección compasiva. Tales estrategias incluyen incentivos constructivos comprensibles para un niño. A veces, estos enfoques incluyen retirar temporalmente la atención positiva, como ignorar a un niño actuando o usar temporalmente un "tiempo de espera". La disciplina puede incluir estrategias de aseveración de los padres que incluyen el retiro de privilegios y recompensas de comportamiento o reprimendas juiciosas para lograr una respuesta deseada.

La disciplina significa proporcionar orientación y supervisión a través de mensajes alentadores y motivadores . Los objetivos finales de la disciplina incluyen la promoción de la autodisciplina, el autocontrol, la regulación emocional, el retraso de la gratificación inmediata, la modulación de los impulsos agresivos y la capacidad de fomentar la motivación para mantenerlos. Estos logros forman el camino hacia la autocontención. La internalización de estos frente a la frustración, la desilusión y las emociones intensas aumenta la fuerza del ego.

Qué disciplina no es

Castigo

La disciplina reflexiva y efectiva no es un castigo ni una agresión. No es punitivo, severo ni sádico en reprensión. La disciplina sana no es un control autoritario sin sentido. Las regañinas fuertes no son útiles y pueden ser traumáticas para un niño, particularmente con el tiempo. Las explicaciones regañinas, amenazantes e interminables, los gritos y los castigos duros son todos ineficaces. De hecho, la atención de adultos a las malas conductas, si se realizan de manera repetitiva y sin intervenciones concurrentes de aprendizaje constructivo, refuerza poderosamente las conductas "malas", inútiles e indeseables. Los niños llaman la atención de sus cuidadores y pueden aprender a actuar para recibir incluso una atención negativa.

Los hallazgos en neuropsiquiatría durante las últimas décadas han demostrado que los traumas emocionales y físicos tienen efectos perjudiciales sobre estructuras cerebrales importantes. El hipocampo, un centro de aprendizaje y memoria, y la amígdala, que señala la ansiedad y la respuesta al miedo, están dañados.

A menudo, cuando los niños son golpeados, sienten dolor, miedo y desconcierto. Mientras más joven sea un niño, más perplejo estará sobre por qué ocurre este evento agresivo. El miedo al daño (disciplina dura) desencadena la evasión pasiva y activa. Por lo tanto, la evitación bloquea el aprendizaje. La reactividad al miedo se mantiene en un estado de hipersensibilidad. El miedo y la evitación impiden el aprendizaje progresivo a partir de la experiencia.

Disciplina, nunca puede entenderse como castigo corporal. El castigo corporal es un estímulo aversivo que a veces se confunde como una forma útil de disciplina. Los padres a menudo piensan que golpear a un niño tendrá efectos positivos en el comportamiento. Sin embargo, los cambios a veces breves en el comportamiento negativo que se producen son abrumados por las consecuencias perjudiciales de esta forma de castigo.

Los expertos que estudian el abandono y el maltrato infantil coinciden en que el castigo corporal es intergeneracional, por lo que los adultos que fueron sometidos a esta forma de disciplina llegan a creer que es aceptable. Usan el castigo corporal para disciplinar a sus propios hijos, lo que refleja el aprendizaje del modelaje logrado mediante el ejemplo viviente.

Aunque los padres tienen una amplia gama de creencias en términos de lo que es aceptable o no, esta área de disciplina en particular continúa siendo controvertida. Algunos padres y la mayoría de los expertos proponen que se omitan todas las formas de interacción agresiva. Otros padres dicen que las formas "leves" como una bofetada ocasional o nalgadas a veces son útiles. Estos padres dicen que tal disciplina es aceptable si la relación subyacente entre padres e hijos por lo general es cálida, afectuosa y está acompañada de un diálogo razonable. De lo contrario, se cree que es útil golpear levemente ocasionalmente o "tirar de la oreja" para poner énfasis en prestar atención a una dirección correctiva. Esta forma de "golpear" es distinta de la golpiza, que está indiscutiblemente prohibida.

El castigo corporal, típicamente impulsivo y actuado con ira, tiene como objetivo infligir dolor físico y emocional. Lo mejor es evitarlo. Ha sido oficialmente condenado por la Academia Americana de Pediatría. La Asociación Médica Estadounidense, la Asociación Estadounidense de Abogados y la Academia Estadounidense de Psiquiatría de Niños y Adolescentes recomiendan no castigar corporalmente en las escuelas.

Si bien tales estímulos aversivos pueden suprimir el comportamiento temporalmente, no lo cambian para siempre y pueden causar efectos adversos, como traumas y miedo desmedido, como se mencionó anteriormente. Tal angustia impide que ocurra el aprendizaje constructivo. Golpear o cualquier violencia hacia un niño enseña erróneamente, por "mal" ejemplo, que la violencia es una forma aceptable de manejar los problemas. Este "mal" ejemplo tiene mayores efectos nocivos que simplemente no ser útil.

Las encuestas indican que alrededor del 39 por ciento de los padres nunca azotan a sus hijos, mientras que el 61 por ciento admite azotes de vez en cuando. Estos padres se refieren a esta acción como nalgadas "no abusivas", generalmente con niños de dos a seis años. Acompaña formas de disciplina más leves usando el razonamiento y las reprimendas verbales.

Muchos padres consideran los "terribles dos" y los "intentos tríos" como épocas cronológicas en las que la paliza se usa a menudo para controlar comportamientos indeseables, por lo general agresivos como morder a un hermano o arrebatar un juguete a otro niño. Esta estrategia es contraproducente ya que fracasa en una mayor falta de rigor.

Sin embargo, a los padres les resulta difícil contenerse de este enfoque. En estudios documentados, alrededor del 66 por ciento de los padres de niños muy pequeños de edades de uno y dos años informaron haber usado castigo físico. Para cuando los niños llegan al quinto grado, el 80 por ciento han sido castigados físicamente. En la escuela secundaria, el 85 por ciento de los adolescentes informan que han sido castigados físicamente, y el 51 por ciento informa haber sido golpeados con un cinturón u objeto similar.

La investigación sugiere que más padres que madres piensan que las nalgadas son una forma efectiva de disciplina y control del comportamiento. Los psicólogos evolutivos describen una correlación positiva entre la disciplina física de padrastros debido a la relación no biológica. Los profesionales que no están de acuerdo con esta concepción desean recomendar las habilidades de gestión de los padres y las clases efectivas de capacitación de padres tanto para padres como para madres, ya sean biológicos o no.

Las encuestas han correlacionado positivamente el cónyuge y la violencia de la pareja con la violencia hacia los niños en el hogar. La noción de "fantasmas en la guardería", o estar influenciado por cómo se trataba a uno o veía a los padres tratarse entre sí, se ejemplifica aquí. Se ha demostrado que el estrés en la primera infancia, particularmente causado por el abuso y la violencia, tiene consecuencias biológicas y psicológicas duraderas. Se postula un impacto transgeneracional en los miembros de la familia aguas abajo de los eventos traumáticos originales.

Aunque los resultados de la investigación muestran el uso del castigo corporal en todo el espectro socioeconómico, su frecuencia e intensidad parecen elevadas entre las personas menos educadas y desfavorecidas. Esta asociación puede ocurrir por varias razones. Estas personas pueden ser menos conocedoras de los efectos adversos del castigo corporal, por ejemplo, o los altos niveles de estrés asociados con un nivel socioeconómico más bajo pueden alentar los golpes. Golpear, mientras que un comportamiento violento, es distinto de los golpes, que es abuso físico y siempre está prohibido.

Gritante

Gritar es una forma de agresión. Gritar cuando un niño se porta mal asusta al niño y provoca defensiva. Estos sentimientos y actitudes no son propicios para la redirección y el aprendizaje de conductas más deseables. Cuando los padres modelan la agresión, los niños aprenden a usarla para tratar con padres, hermanos, compañeros y otros. La exposición excesiva a la fuerza y ​​la violencia causa habituación, tolerancia e insensibilidad a la violencia.

La habituación es una forma importante de aprendizaje en la que un estímulo que se experimenta con demasiada frecuencia deja de producir el efecto inicial que primero provocó. La violencia y la agresión vistas y sentidas con demasiada frecuencia causan un embotamiento de las emociones de horror, desdén y repulsión. Esta tendencia a menudo se extiende hasta la edad adulta y perpetúa la agresión adolescente y adulta. Los estudios demuestran que los niños golpeados se vuelven más agresivos incluso a la edad de dos años. La mayoría de las investigaciones muestran que entre el 60 y el 70 por ciento de los abusos infantiles comienzan con azotes severos y progresan a una mayor violencia y maltrato.

Castigo Corporal es Inaceptable

En la actualidad, el castigo corporal se omite mejor en cualquier contexto de cuidado de niños. Los niños, especialmente los preescolares, han aumentado su vida emocional y de fantasía. Cuando se los expone a la violencia física, particularmente a las nalgadas, es probable que infieran que experimentan esto como un ataque físico y psicológico. Incapaces de dar sentido a estos actos, los niños pueden quedar traumatizados o confundidos. Vincular la violencia con la crianza de los hijos se fomenta de manera inapropiada en las mentes de los niños que son golpeados. Sin embargo, este proceso puede ser amortiguado por la comunicación fundada en un lenguaje razonable y explicativo.

Cuando las emociones caldeadas brotan y surge el impulso de disciplinar de manera agresiva, es mejor que los padres hagan una pausa, retrocedan y se tomen un tiempo para pensar en la situación. La autorreflexión ayuda a atenuar las emociones y amortigua la reactividad automática. Este tiempo de espera personal es una especie de autodefinición que permite a un padre calmar las emociones fuertes, descubrir lo que acaba de pasar y aprender del contexto para que las respuestas futuras puedan volverse menos volátiles y más efectivas.

Explorar razones por las que uno querría golpear, por ejemplo, puede proporcionar información importante. Recurrir a comportamientos agresivos, incluso disfrazados de acción disciplinaria, siempre es provocado por múltiples provocadores. Como se discutió, los padres que disciplinan a los niños de una manera agresiva a menudo fueron disciplinados de esta manera por sus propios padres. Al pensar en esta asociación, tenemos la oportunidad de analizar los pros y los contras de la disciplina agresiva. Es útil considerar el rango de alternativas no violentas recomendadas: refuerzo positivo, ignorando juiciosamente el comportamiento, tiempos muertos, consecuencias correctivas lógicas y, en particular, un vivo ejemplo vivo. Estas estrategias no violentas se discuten en términos concretos y prácticos en el desarrollo infantil biológico .

Qué es la disciplina

La disciplina parental tiene como objetivo promover y refinar la autorregulación del niño, una contención de la impulsividad para que ocurra una "pausa" suficiente y se pueda tomar una decisión conductual adecuada.

Impulsividad se encuentra debajo de la mala conducta

La disciplina enfatiza el reconocimiento de la importancia del control de los impulsos como una trayectoria decisiva en la vida de un niño. Si bien tiene sus propias características, como la intensidad, la velocidad, los factores desencadenantes y otros datos temperamentales, el aprendizaje del entorno, en particular la influencia de los padres, puede contornearlo. Muchos de los "hacer y no hacer" asociados con la disciplina provienen de los valores de la familia. Aprendieron del modelado de los padres y las figuras en el ambiente de un niño: parientes, compañeros, vecindarios, escuela, afiliación religiosa y medios de comunicación. Esta es la superposición entre la disciplina, el cuidado y el ejemplo viviente en la crianza de los hijos.

Para entender qué es la disciplina, una comprensión más profunda de la impulsividad es útil. Recordando que el control de los impulsos tiene una trayectoria de desarrollo que difiere en la infancia y las diferentes épocas en la infancia y la adolescencia son esenciales.

Intencionalmente detenerse de una vez actuando en un impulso, deseo o intención de alcanzar una meta es una habilidad biomental crítica. Es un refinamiento de la gestión de la experiencia de la frustración, que denota tensión en la conciencia de una brecha en la satisfacción. Su importancia inestimable se puede comparar con la función de los frenos en un automóvil.

La regulación de control de impulso tiene una trayectoria de desarrollo, que puede describirse de forma conductual. Por ejemplo, los bebés de aproximadamente ocho meses parecen comprender una sensación de "no" y pueden pausar temporalmente sus comportamientos. A los dieciocho meses , los niños pequeños pueden entender y articular la palabra "no" y actuar de manera desafiante. Los berrinches pueden ocurrir regularmente en niños de dos y tres años . Gimotear, una expresión verbal de frustración, comienza alrededor de los tres años . La discusión aparece a los cinco años . Todas estas manifestaciones conductuales típicas de frustración y estado de ánimo negativo son frecuentes y de corta duración.

La regulación de control de impulso significa una capacidad de desarrollo para tolerar el retraso, lo que contribuye a la regulación de la cognición y el comportamiento para garantizar la seguridad y la supervivencia. También es una característica importante de la inteligencia emocional que abarca la percepción emocional, la comprensión, la regulación y su integración en comportamientos sociales exitosos. El comportamiento tan modulado es invertir en el momento inmediato para una recompensa posterior. Es una gestión psicológica rentable.

En la niñez, el desarrollo del retraso de la gratificación se correlaciona en parte con la internalización de los niños del uso de los padres de los términos "sí" y "no" para mostrar lo que está permitido y lo que no. Lo mejor es seguir siempre un "no" con un "sí", ya que "sí" amplifica el significado de "no" proporcionando una gama más amplia de opciones más aceptables. Este uso juicioso de "no" amplía el "conocimiento" de un niño. Tal retroalimentación efectiva aumenta las probabilidades de resultados positivos. Los comportamientos futuros se rigen cada vez más por estos resultados positivos.

Disciplina saludable: modulación de la ansiedad de los padres

La disciplina saludable es beneficiosa para el crecimiento sano, la maduración y el desarrollo. La disciplina saludable implica establecer direcciones claras, preferencias óptimas y consecuencias lógicas y realistas de comportamientos inaceptables. Esta intervención se logra mejor utilizando un lenguaje explícito apropiado para el desarrollo para el nivel de comprensión emocional e intelectual del niño. Calma, brevedad y especificidad caracterizan discusiones efectivas. La disciplina benéfica puede ser "contundente" porque es clara, explícita, firme y decisiva, aunque nunca abusiva.

Los padres siempre deben controlar sus propias "respuestas de ansiedad" a los comportamientos indeseables de los niños. La ansiedad típicamente denota una inquietud emocional generalizada que no está particularmente relacionada con un evento específico. La ansiedad tiene una cualidad amorfa basada en temores y conflictos no conscientes. El miedo , ya sea consciente o inconsciente, es particularmente restrictivo porque evoca sentimientos de vulnerabilidad, control y estar a merced de fuerzas que escapan al control de uno. Estos típicamente tienen un contenido mental que no es fácilmente accesible para la conciencia. Tal ansiedad persiste y no puede descartarse fácilmente. Se acompaña de sentimientos de impotencia para cambiarlo.

La preocupación , por el contrario, denota un sentimiento angustiante sobre un evento específico y sus consecuencias potencialmente indeseables. A menudo, los términos preocupación y ansiedad se usan indistintamente. La preocupación por las preocupaciones se aplica tanto a las madres como a los padres. Mientras que las madres pueden reaccionar con incertidumbre, los padres pueden desanimarse o enojarse exageradamente. Cada género puede reaccionar de otras maneras, también.

Cuando los padres perciben los aspectos negativos de sí mismos en sus hijos, particularmente los estados de ánimo o conductas negativas, la tendencia natural a sentir ansiedad puede aumentar. La mayoría de las veces, la ansiedad causa una desaceleración automática e inhibición tanto del pensamiento como de la acción efectiva. En estos puntos, la pausa y la autorreflexión ayudan a reorientar el pensamiento y los sentimientos y proporcionan un retorno normalizado a una evaluación equilibrada, de modo que se puede diseñar un plan de acción adecuado.

La disciplina a menudo se contrasta con el cuidado. Esta distinción, sin embargo, puede ser engañosa. La disciplina adecuada se puede considerar como nutrimiento y un aspecto importante del cuidado. Mantener este énfasis de la disciplina en la atención de la disciplina pone de relieve los cuidados de la disciplina, las perspectivas correctivas, refinadas y adaptativas.

La disciplina es un proceso continuo de enseñanza, promoción y apoyo de actitudes y habilidades prosociales. El comportamiento prosocial comprende acciones que benefician a otras personas. Estas estrategias se discuten en gran detalle en el desarrollo infantil biológico . Un resumen aquí de sus componentes esenciales será útil.

Estrategias concretas para apoyar las habilidades prosociales

Los comportamientos prosociales se transmiten mediante técnicas tales como (1) modelado , o establecer un ejemplo a través del comportamiento; (2) dar pistas o incitar a los niños a usar habilidades prosociales; (3) entrenamiento o instrucciones directas sobre cómo prepararse y luego usar habilidades; (4) refuerzo positivo, o reconocimiento y verbalización de los intentos y éxitos de los niños en el uso de habilidades prosociales; (5) declaraciones sin prejuicios , o evitar enfatizar declaraciones negativas sobre niños y otras personas; (6) juegos de roles o crear un ambiente seguro para aprender y practicar habilidades prosociales; y (7) retroalimentación directa, o preguntando a los niños su perspectiva y, en particular, qué se podría haber hecho mejor para mejorar la situación problemática.

El objetivo de todos estos enfoques es reducir los comportamientos inaceptables. Tales comportamientos son aquellos que se consideran indeseables, injustificados y que violan las reglas establecidas de la familia, las costumbres sociales y las leyes morales y civiles. Las reglas deben ser comunicadas en lenguaje claro y directo, expresión facial, gesto y tono, todo adecuado y comprensible para el niño y adolescente a su nivel de desarrollo.

Breves explicaciones hacen que sea más fácil entender y aceptar el valor de las reglas. Tales explicaciones son notablemente efectivas cuando evitan adoptar la actitud de "predicación", que puede caracterizarse como exigencias autoritarias, no negociables e implacables. El tono de voz es crucial cuando se comunica el intento. Los padres que hacen contacto visual y provocan el contacto visual de un niño también fortalecen los mensajes.

El cuidado emocional se transmite a través de los ojos. Cuanto más joven es el niño, más inconscientemente sensible es para el significado e intención parental expresado en el tono de voz. El tono de voz junto con la expresión facial, el contacto visual, el gesto y la postura comunican el significado emocional de las comunicaciones de los padres. Las palabras bien elegidas, breves y directas, brindan ideas efectivas. Cuando se transmiten mensajes de comportamiento a los niños, es óptimo redactarlos como preferencias, ya sea hacia conductas positivas o hacia evitar o detener las malas conductas.

La disciplina es flexible, la redirección correctiva solo en momentos significativos. Esta máxima de crianza no se puede enfatizar lo suficiente. Las mejores respuestas y directivas para adultos se basan en la comprensión de las necesidades dinámicas y cambiantes de los niños, adolescentes y familias; por lo tanto, las direcciones adultas adaptadas de forma flexible en lugar de rígidamente inalterables hacia cambios inevitables tienen las mejores posibilidades de encontrarse con el éxito mutuo. Los momentos importantes implican apuntar conductas inaceptables y peligrosas que son absolutamente inaceptables.

Dicho de otra manera, no todos los eventos vistos como indeseables son dirigidos. Solo aquellas conductas que son urgentemente peligrosas o moralmente inaceptables deben ser resaltadas selectivamente y tratadas directamente.

Siempre es importante decidir las "batallas" que uno aborda. Decidir con anticipación qué es urgente versus qué es de menor prioridad ayuda a prepararse para la crianza de los hijos "en el acto". Una vez que la decisión de un límite se establece y se comunica de una manera clara y concreta, es importante que se mantenga firme. Esto puede ser difícil, pero los esfuerzos en esta dirección pueden tener inmensos beneficios a largo plazo. Involucrar a los niños en las discusiones sobre los motivos de las reglas y los límites es útil. Es importante que siempre sean parte de este proceso.

Muchos comportamientos pueden ignorarse si se consideran seguros. No abordar directamente tales comportamientos indeseables evita reforzarlos. Los padres deben discernir las exploraciones y las tonterías traviesas y excesivamente entusiastas de las conductas peligrosas, deliberadamente negativas y maliciosas. Esta diferenciación puede ser difícil cuando los padres reaccionan automáticamente a comportamientos no deseados, como si esto fuera un reflejo de que su hijo no es tan "perfecto" como se esperaba. Esta delineación también puede invocar la culpa paternal al no ser tan "grande" un padre como ellos u otros esperan que sea.

Redirección correctiva

La redirección correctiva en respuesta a comportamientos inaceptables opera para establecer límites implícitos dentro de una atmósfera que minimiza la intrusión. Cuando los padres se comportan de manera no dominante, se solicita cooperación en lugar de oposición. Dirigir selectivamente los comportamientos indeseables e informar a los niños por qué se han tomado decisiones implica establecer límites explícitos con autoridad.

El estado de ánimo de los padres que acompaña a estos "momentos de aprendizaje" es más efectivo cuando es sobrio, firme y cálido, no cáustico, atemorizante, violento o agresivo. Tal tono evita el miedo y la vergüenza innecesaria, permitiendo que los niños aprendan de manera más efectiva. La disciplina efectiva evita la humillación, la vergüenza y la deshumanización. Usar sensibilidad y tacto siempre es beneficioso.

Este enfoque previene el trauma, la sensación de ser abusado y torturado, tanto para el niño como para el padre. La dignidad y la autoestima del niño se conservan así. La disciplina efectiva incluye un tono de voz tranquilo, firme y decisivo. Tal estilo disciplinario fomenta una mayor motivación para la cooperación y una mayor receptividad para la mejora.

Cuando un niño se porta mal, la reacción inmediata de un padre puede ser gritar fuertemente bajo el impacto de este estresor. Para los niños que son preadolescentes, la mala conducta puede mostrar que las alternativas más aceptables no están disponibles en la memoria. Es posible que aún no hayan sido aprendidos. Lo mejor para los padres es mantener la calma, identificar y articular, en un lenguaje claro y simple, los sentimientos inferidos (primero en el niño, y luego en el cuidador), y luego ofrecer una redirección a las conductas aceptables.

A menudo, es útil decirle al niño: "Creo que debes sentirte molesto, frustrado y enojado. En lugar de golpear o tirar cosas, es mejor decir cómo se siente al usar palabras. Dígame cómo se siente y descubriremos lo que sucede juntos ". Esto muestra un ejemplo de cómo los padres modelan las habilidades de resolución de problemas en acción. Esto ilustra el ejemplo viviente.

Mantener la calma lo más posible no puede exagerarse. Esto es de especial importancia cuando se desencadenan sentimientos de ira en el niño y provocados en el adulto. La ira estimula la ira reactiva, lo que provoca la reacción de lucha o huida. Los sentimientos asociados con las peleas son emocionalmente "candentes" y a menudo incontrolables. Las reacciones de vuelo implican negar la situación desagradable y abandonar el campo. Pelear y huir aumenta los sentimientos de enojo. La recompensa por reaccionar con ira, por lo tanto, es una situación de "no ganar, no ganar" para todos. En estos momentos, la autorreflexión de los padres es indispensable para permitir una crianza efectiva. Tal método también proporciona a los niños un modelo de cómo manejar tales situaciones.

Ayudar a los niños a identificar sentimientos dentro de ellos mismos y como se expresan en los demás es esencial para promover el desarrollo emocional, la inteligencia y la autogestión saludables. La capacidad de la alfabetización emocional para comunicar razonablemente los estados emocionales sutiles fomenta la mejora de la regulación emocional, que es una subestructura significativa de los sentimientos experimentados conscientemente. Desarrolla inteligencia social, habilidades sociales y competencia social. Estas habilidades a menudo se conocen como sociabilidad.

Validación de sentimientos

Esta estrategia a veces se denomina "validación de sentimientos". Aceptar la expresión verbal de los sentimientos y ayudar a los niños a articular los sentimientos detrás de los comportamientos es parte de una redirección correctiva que muestra calidez y tolerancia. Identificar los sentimientos centrales en palabras, y luego describir las acciones conductuales en términos tales como "malo, lo que significa que no ayuda", inseguro, arriesgado, desagradable, etc., y por qué son inútiles, permite que todos hagan una pausa y retrocedan.

Una instrucción directa como, "Cuando estás enojado, no presiones. En vez de eso, diga en palabras cómo se siente, y luego llegue a descubrir el siguiente paso: "le ofrece a un niño la oportunidad de tener múltiples momentos de aprendizaje a lo largo del tiempo". La validación de los sentimientos implica, pues, describir con precisión tanto las presentaciones positivas como negativas, sin importar qué tan doloroso sea. Por ejemplo, cuando la ira, la ira o la tristeza se expresan, las respuestas atenuadas o las falsas afirmaciones son inútiles e ineficaces.

Redirección correctiva integrada en Nurturance and Living Example

Este enfoque positivo para la orientación infantil es un incentivo atractivo que refleja el esfuerzo del equipo más que el control autoritario. La imposición forzosa y el adoctrinamiento severo son contraproducentes, si no traumáticos. Perpetuamente manteniendo actitudes y principios operativos cuya premisa subyacente es el trabajo en equipo que funciona mejor.

Las relaciones y los procesos emocionales apoyan el crecimiento de la mente. Estos influyen en cómo ocurre el aprendizaje y lo que se aprende. La inteligencia emocional se mejora. Los frutos que maduran gradualmente en la adolescencia y la edad adulta incluyen la autoconciencia, la autogestión, la conciencia social, las habilidades para relacionarse y la toma responsable de decisiones. Centrarse en las buenas conductas optimiza el éxito. Comenzar desde el primer día es esencial. Los niños y adolescentes permanecen abiertos a comentarios positivos en todos los puntos de su desarrollo.

twitter: @ constantine123A

https://frankninivaggi123a.wixsite.com/emotions

Related of "Disciplina, Nutrición o Ejemplo de vida: ¿Cuál funciona mejor?"