Disregulación: una nueva etiqueta de DSM para los Rage de la infancia

Mary Anne Enriquez/Flickr
Fuente: Mary Anne Enriquez / Flickr

Con los muchos cambios en la versión más nueva del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), uno de los más importantes ha sido la inclusión del trastorno de desregulación del estado de ánimo disruptivo (DMDD), una respuesta directa al aumento dramático en el diagnóstico del trastorno bipolar en niños y adolescentes durante la década de los noventa.

El diagnóstico de la enfermedad bipolar en los niños se considera difícil de alcanzar en el mejor de los casos. Caracterizada por cambios extremos y distintos en el estado de ánimo, la enfermedad bipolar va desde síntomas depresivos hasta "altibajos" maníacos. En poblaciones más jóvenes, el cambio entre los episodios maníaco y depresivo no es tan claro.

Los niños a menudo experimentan cambios de humor abruptos, furia explosiva y prolongada, deterioro en el juicio, impulsividad y comportamiento desafiante. Dichos síntomas informados por los padres se convirtieron en una base popular para los diagnósticos de trastorno bipolar infantil.

En los últimos años, Ellen Leibenluft, investigadora principal del Instituto Nacional de Salud Mental y profesora asociada en la Universidad de Georgetown, desarrolló el concepto de "desregulación grave del estado de ánimo" a diferencia del trastorno bipolar. Su investigación destaca la diferencia entre las rabias intensas inusuales y los distintos cambios de humor en el trastorno bipolar.

Anclado en su investigación, la fuerza de tareas del DSM-5 intentó desarrollar una nueva clasificación para un trastorno que compartía algunas características con el trastorno bipolar pero que no incluía los cambios abruptos en el estado de ánimo. Al hacerlo, la fuerza de trabajo espera que disminuya la tasa de diagnósticos de trastorno bipolar en los niños.

El DSM-5 caracteriza a DMDD como estallidos recurrentes de temperamento recurrente que son "groseramente desproporcionados en intensidad o duración" a la situación. Los estallidos de temperamento ocurren al menos 3 veces por semana y el estado de ánimo entre los estallidos sigue siendo negativo. Para separar la DMDD del trastorno bipolar, los niños no deben experimentar síntomas maníacos tales como sentimientos de grandiosidad y una menor necesidad de dormir.

Diferenciar entre los síntomas del trastorno bipolar y las rabias no relacionadas con los cambios de humor puede ser un paso en la dirección correcta.

Pero algunos estudios sugieren que la DMDD puede no ser tan distinta o útil como una entidad de diagnóstico diferente de las que ya están en uso, como el trastorno negativista desafiante o el trastorno de la conducta. Puede ser que DMDD no sea una condición propia, sino un síntoma principal de un problema mayor. La irritabilidad y la ira pueden ser una indicación de un trastorno ya establecido en versiones anteriores del DSM.

Además de las etiquetas de diagnóstico, tomar en cuenta las situaciones sociales puede conducir a una comprensión más aguda de las rabias en los niños.

Si bien el papel de la biología no se puede descartar en el desarrollo de los trastornos mentales, los problemas de comportamiento infantil pueden verse afectados por las circunstancias sociales y económicas. Las dificultades financieras y otros estresores de los padres tienen un efecto en el bienestar mental de los niños, y el estrés puede ser perjudicial para la comunicación entre el padre y el niño.

Junto con las condiciones biológicas, el equipo de trabajo de DSM debe considerar el impacto de la experiencia social del niño. Helena Hansen, profesora asistente de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, argumenta que las revisiones recientes en el DSM-5 han omitido factores sociales clave que desencadenan ciertas respuestas biológicas. Su artículo, publicado en la revista Health Affair, enfatiza la importancia de comprender cómo las circunstancias sociales e institucionales influyen en la distribución epidemiológica de los trastornos.

Por ejemplo, los temperamentos diferentes pueden explicar por qué algunos niños parecen lidiar bien con el estrés de la vida mientras que otros desarrollan conductas problemáticas. Arrebatar en forma de furia y rabietas puede ser una respuesta natural a la ansiedad y el estrés intolerable para algunos niños.

A medida que se acuñan nuevos términos para trastornos, como DMDD, debemos preguntar si el desarrollo de otra categoría es la mejor alternativa. ¿Es realmente nuestra mejor opción sustituir una etiqueta de problemas de comportamiento infantil por otra?

Debido a las muchas causas posibles de los estallidos de temperamento, darle al niño una sola etiqueta puede no ser tan útil. En cambio, la determinación de los problemas centrales que rodean las rabias puede ser más útil para proporcionar al paciente un plan de tratamiento efectivo.

Además, tengamos en cuenta que los trastornos mentales son simplemente constructos, no estados de enfermedad únicos. Están desarrollados para permitir una mejor comprensión de un grupo de síntomas conductuales, emocionales y cognitivos, y se revisan regularmente en base a nuevas investigaciones y valores culturales cambiantes. Si bien el DSM es útil para comprender los desafíos que enfrentan los pacientes, no se le debe otorgar el estado de "Biblia".

Junto con los proveedores de servicios de salud mental, es importante que los padres se informen acerca de DMDD, hagan preguntas y participen en discusiones cuando consideren opciones de tratamiento para sus hijos.

– Khadija Bint Misbah, Escritora contribuyente, El informe sobre trauma y salud mental

– Editor en jefe: Robert T. Muller, The Trauma and Mental Health Report

Copyright Robert T. Muller

Related of "Disregulación: una nueva etiqueta de DSM para los Rage de la infancia"