Efectos de encuadre de medios

Los medios de comunicación impactan a los consumidores de las noticias de dos maneras primarias: lo que se conoce como fijación de agenda y efectos de encuadre. El establecimiento de la agenda es bastante sencillo: tiene que haber un consenso básico sobre lo que constituye elementos de interés periodístico para que los medios de élite se conviertan en guardianes de la información a la que tenemos acceso. La agenda que publican los medios impacta las percepciones de los consumidores con respecto a la importancia del tema y también qué tan destacado o en la mente de una persona es un tema determinado. Los efectos de encuadre van un paso más allá de esto.

Los efectos de encuadre tienen que ver con la forma en que una historia determinada se empaqueta y se presenta a los consumidores de noticias. Se ve fuertemente afectado por el lenguaje que se usa para describir eventos dados o atribuido a actores que se identifican como características críticas de una historia determinada. El lenguaje es fundamental en estas presentaciones porque sirve como el marco cognitivo en el que comprendemos el mundo que nos rodea y, en el caso de la exposición a las noticias, da sentido a un evento o historia determinados.

Por lo tanto, en este sentido, los medios juegan un papel muy importante en la forma en que percibimos los eventos en función de sus informes. En el caso de los actos públicos de violencia masiva, existe un debate creciente sobre cuándo es apropiado usar el término "terrorismo" o "terrorista". Esto no es simplemente un debate académico, qué actores o acciones a los que nos referimos como terroristas o terroristas versus usar otra terminología (por ejemplo, "lobo solitario", "crimen de odio", "tirador público", etc.) tienen enormes implicaciones para moldear las percepciones públicas de otros grupos, incitando a estereotipos y validando o marginando a las víctimas de tales ataques.

Una crítica común de los medios corporativos hoy en día es que quién o qué se identifica como terrorismo no se basa en un marco objetivo sobre la definición de actos terroristas, sino más bien en la demografía específica de los perpetradores de la violencia masiva. Por ejemplo, si el perpetrador es de origen extranjero o musulmán, es mucho más probable que el acto sea etiquetado como terrorismo que otros actos de violencia similares cuando el perpetrador es blanco o es ciudadano del país en cuestión. De acuerdo con esta aparente disparidad, la demografía de quién es victimizado en actos de violencia masiva también parece afectar la forma en que se etiqueta la violencia.

Por ejemplo, Fisher (2017) recientemente reflexionó que, "a medida que los ataques contra los musulmanes han aumentado, muchos han sido etiquetados como algo diferente al terrorismo. Para las víctimas musulmanas, esto pareció confirmar las sospechas de que la sociedad las ve como amenazas potenciales más fácilmente que como conciudadanos para ser protegidos "(párrafo 4). De hecho, el trabajo académico de Kearns et. al (2017) ha identificado que cuando los musulmanes son los perpetradores de ataques terroristas, reciben una cantidad desproporcionada de cobertura de los medios en relación con los perpetradores no musulmanes: 44 por ciento más de cobertura que otros ataques.

De hecho, los investigadores continúan señalando que, "Dada la cantidad desproporcionada de cobertura de noticias para estos ataques, no es de extrañar que la gente tema al terrorista musulmán. Una cobertura de los medios más representativa podría ayudar a que la percepción pública del terrorismo esté en línea con la realidad "(Kearns et al., 2017, Resumen). En otras palabras, el efecto de establecer la agenda es la cobertura excesiva que reciben estos ataques, mientras que el efecto de enmarcar es fusionar a los musulmanes como grupo con actos de terrorismo.

Cabe destacar que también se incluye en este análisis que los ataques terroristas perpetrados por musulmanes en suelo estadounidense son mucho menos comunes que otras formas de violencia masiva; sin embargo, dado que estos otros tipos de violencia masiva no están etiquetados como terrorismo, no se perciben de manera similar amenazante por el público en general.

De hecho, contrariamente a lo que la administración actual o los medios corporativos han llevado a los consumidores a creer, solo el 5 por ciento de todos los ataques terroristas cometidos en los Estados Unidos desde el 11 de septiembre provienen de perpetradores musulmanes nacidos en el extranjero (según lo informado por Kearns et al ., 2017). Sin embargo, la cobertura desproporcionada de estos ataques por parte de los medios y el uso del término terrorismo en estos casos -con la exclusión del término en otros actos similares de violencia masiva- conduce a la incitación a las percepciones negativas en general hacia los musulmanes.

El resultado de tal investigación es que el lenguaje importa. Términos como el terrorismo han sido politizados en la cultura, lo que lleva a opiniones o determinantes corporativos de cuándo usarlos versus basarlo en la realidad objetiva de si un acto determinado cumple o no con el estándar de cómo se define el terrorismo. ¿Por qué no se usó el terrorismo para describir la violencia con armas de fuego del perpetrador blanco Dylann S. Roof, quien tenía vínculos con grupos de supremacía blanca y específicamente atacó a una iglesia afroamericana debido a su odio racial? Y si de hecho su acto fue un crimen de odio (que es uno de los muchos cargos en su contra), ¿eso lo excluye de ser también un acto de terrorismo?

En un entorno de medios corporativos, los consumidores de noticias no pueden confiar únicamente en el paquete de noticias para obtener el alcance completo de lo que está sucediendo en el mundo. A medida que los consumidores de noticias con los medios visualizan lo que es hoy, necesitamos preguntarnos a nosotros mismos preguntas de sondeo como cuáles son las razones detrás de cómo se está empaquetando o presentándonos una historia. De la misma manera, debemos estar más atentos en nuestro propio uso del lenguaje, ya que podría revelar sesgos ocultos o disfrazados e incluso estereotipos.

Tal deliberación no debería ser marginada o descartada como "demasiado políticamente correcta". Más bien, si el lenguaje es una de las estructuras cognitivas primarias que usamos para procesar y comprender el mundo que nos rodea, cada palabra que escuchamos (y digamos ) es importante.

Copyright 2017 Azadeh Aalai

Related of "Efectos de encuadre de medios"