¿El arte oscuro del psicoanálisis? ¡No!

A lo largo de los años, he notado que la mera mención de la palabra "psicoanálisis" causa miedo en los corazones de muchos. Es equivalente al Lord Voldemort de Harry Potter: ¡es la profesión cuyo nombre no se pronunciará!

Me acuerdo de esta idea cada vez que asisto a una cena con gente nueva. Inevitablemente, me preguntan la temida pregunta … "entonces, ¿qué haces para ganarte la vida?" Trago saliva. Busco una ruta de escape. Desearía ser un maestro, un editor de televisión, un ingeniero de software o incluso un agente del IRS. Porque sé lo intimidadas que se sienten las personas por los psicoterapeutas, y los psicoanalistas en particular. Tienen fantasías de que tenemos visión de rayos X y podemos ver los secretos más profundos y oscuros de sus mentes. Esperan un juicio severo y una especie de superioridad distante de nosotros. Se preguntan si siempre estamos psicoanalizando a todos en la sala.

Entonces, frente a la pregunta, trato de sonreír y mostrarme lo más casualmente posible. "Soy un encogimiento de cabeza", digo. Es la forma menos intimidante en que sé cómo describirla. Usualmente se ríen. Una buena señal. Por lo general, me dan una oportunidad. Otra buena señal. Y luego, después de un rato, cuando llegan a conocerme, parecen relajarse … ¡y yo también!

Si bien estas ansiedades tienden a no durar mucho tiempo, es importante admitir que hay alguna base en la realidad para ellas. Intuitivamente, sabemos que el psicoanálisis es un modelo para pensar acerca de las personas que es profundo y perspicaz. Nos sentimos algo vulnerables en presencia de alguien que está escuchando con tanta atención, pensando con tanto cuidado, y totalmente dedicado a la comprensión de nuestro mundo interior. Cuando nos sentimos vulnerables así, tratamos de protegernos. Nos volvemos sospechosos.

Es natural sentirse un poco a la defensiva. Nos preocupa que de algún modo seamos perjudicados, que los poderosos conocimientos del psicoanálisis y las habilidades de sus agentes se usen en nuestra contra. Debido a su presunto poder, asumimos que el psicoanálisis es un arte oscuro. Es mejor mantenerlo a distancia. Más vale prevenir que curar.

Pero si las cosas van bastante bien al final de esas cenas, mis amigos recién descubiertos a menudo se despiden diciendo: "Fue un placer conocerte. Eres tan fácil de hablar. "Podría responder con un guiño y una sonrisa y decir:" ¡Mira, te dije que trato de utilizar mis poderes para bien y no para mal! "Espero que experiencias como estas sean correctivas para las personas, dándoles la oportunidad de desafiar sus estereotipos y tener una experiencia positiva con un psicoanalista real, vivo y decente. Mi profesión a veces tiene mala reputación, y espero ayudar a restaurar su buen nombre.

En mi experiencia a ambos lados del sofá, como paciente y analista, descubrí que el psicoanálisis no es magia oscura, como hasta yo temía. De hecho, no es magia en absoluto. Lo que los analistas "encogen" son estas mismas ilusiones: las ilusiones de que hay una manera mágica y poderosa de estar en el mundo que nos permite trascender las luchas y la vida humana ordinaria. El psicoanálisis, como la vida, es simplemente un trabajo duro.

Como espero mostrar en publicaciones futuras, el psicoanálisis es uno de los modelos más penetrantes, perspicaces y útiles para comprender la psique y hacer cambios significativos y duraderos en la vida. Pero no es magia. Y no muerde. ¡Es solo psicoanálisis!

Related of "¿El arte oscuro del psicoanálisis? ¡No!"