El arte perdido de la apreciación

Vivimos en un mundo exigente en el que esperamos que todo esté bien. Perdemos la paciencia, criticamos las imperfecciones y nos olvidamos de apreciar a aquellos que nos aman y nos cuidan día a día. En caso de que no haya visto este ensayo, pensé en pasarlo como un pequeño recordatorio. Tengo que agradecer a mi suegra por enviármelo.

Cuando era niño, a mi mamá le gustaba preparar el desayuno para la cena de vez en cuando. Y recuerdo una noche en particular cuando ella hizo el desayuno después de un largo y duro día de trabajo. Esa noche, hace tanto tiempo, mi madre colocó un plato de huevos, salchichas y galletas extremadamente quemadas delante de mi padre. Recuerdo haber esperado para ver si alguien lo había notado.

Sin embargo, todo lo que hizo mi papá fue alcanzar su galleta, sonreírle a mi madre y preguntarme cómo era mi día en la escuela. No recuerdo lo que le dije esa noche, pero recuerdo haberlo visto untar mantequilla y gelatina en esa fea galleta quemada. Comió cada bocado de esa cosa … ¡Nunca hizo una mueca ni pronunció una palabra al respecto!

Cuando me levanté de la mesa esa noche, recuerdo haber escuchado a mi madre disculparse con mi papá por quemar los bizcochos. Y nunca olvidaré lo que dijo: "Cariño, me encantan los bizcochos quemados de vez en cuando".

Más tarde esa noche, fui a darle un beso de buenas noches a mi papá y le pregunté si realmente le gustaban las galletas quemadas. Él me envolvió en sus brazos y dijo: "Tu mamá ha tenido un día difícil en el trabajo hoy y está muy cansada. Y además, ¡un poco de galleta quemada nunca lastimó a nadie!

A medida que fui creciendo, he pensado en eso muchas veces. La vida está llena de cosas imperfectas y personas imperfectas. No soy el mejor en nada, y olvido los cumpleaños y aniversarios como todos los demás. Pero lo que he aprendido a lo largo de los años es que aprender a aceptar las fallas de los demás y elegir celebrar las diferencias entre ellos es una de las claves más importantes para crear una relación sana, creciente y duradera. -Autor desconocido


¡Gusta! ¡Tuitealo! Comentalo!

Related of "El arte perdido de la apreciación"