El caso de los márgenes en la vida de un estudiante

He notado un patrón sutil en la universidad y los estudiantes de secundaria. Me pregunto si lo has visto también. Durante el año pasado, me maravillé de lo que los niños encuentran gracioso. A veces, me asustan las desgracias, incluso las "fallas", que los niños miran en YouTube y les parecen graciosas. Recientemente, formé un grupo focal informal de veinte años y pregunté sobre su sentido del humor. (Admitiré que también tengo un poco de sentido del humor deformado). Indagué, sin embargo, si se han dado cuenta de lo que más se ríen.

Photopin (CC 2.0)
Fuente: Photopin (CC 2.0)

Después de evaluar el tema, todos los estudiantes, sin excepción, estuvieron de acuerdo: "Ahora nos reímos de lo que los niños pudieron haber llorado hace diez años". Sin pensarlo, ahora estamos entretenidos con que un niño sea intimidado por la cámara, que alguien se convierta en el víctima de un accidente o crimen, o incluso de los comentarios arriesgados hechos por comediantes sobre el asado Justin Bieber, dejando caer "N" palabras y "F" bombas docenas de veces a expensas de otra persona. La aguja se ha movido.

Ahora, entiendan que reconozco el valor de shock de este contenido. Crea un zumbido. Diferencia. También me doy cuenta de que los adultos comenzaron esto, no a nuestros hijos. La sociedad parece estar deambulando en un nuevo territorio cuando se trata de comentarios atrevidos o capturar comportamientos lastimosos o vergonzosos en video. Pero para mí, da un significado completamente nuevo a las palabras de Sócrates: la vida no examinada no vale la pena vivir. ¿Qué nos está pasando?

¿Empathy se ha convertido en un amigo perdido?

En los últimos cinco años, noté una caída en la empatía entre los estudiantes a los que enseño. Y no estoy solo Según un estudio de la Universidad de Michigan, los estudiantes universitarios de hoy en día no son tan empáticos como los estudiantes universitarios de la década de 1980 o '90. El estudio, presentado a la Asociación para la Ciencia Psicológica, analizó datos sobre la empatía entre casi 14,000 estudiantes universitarios en los últimos 30 años.

"Encontramos la mayor caída en empatía después del año 2000", dijo Sara Konrath, investigadora del Instituto de Investigación Social de la UM. "Hoy en día, los universitarios tienen una empatía un 40 por ciento más baja que sus contrapartes de hace 20 o 30 años, como lo miden las pruebas estándar de este rasgo de personalidad".

Conocí a Meredith en un evento reciente de Teachers As Leaders. Ella es una educadora que compartió este video revelador explicando por qué estamos viendo esta caída en la empatía. Ella me recordó el poco tiempo que le hemos dado a nuestros hijos para presionar "pausa" y pensar, o preguntarse, o reflexionar. Y sin ese momento de tranquilidad, la empatía no crece … se esconde.

¿Dónde ha ido la empatía para esconderse?

La verdad es que las redes sociales nos han robado los márgenes en la vida y, a menos que ayudemos a los estudiantes a ser intencionales con respecto a la tecnología, pueden convertirse en esclavos del mundo digital del ruido, el desorden y la información. Y el problema no es solo conductual, es químico.

Esperar ese "ping" en nuestros teléfonos es en realidad adictivo, nos dicen los neurocientíficos, y cuando llegan los mensajes, nuestros cuerpos responden enviando dosis de dopamina a través de nuestros sistemas. Los sitios que contienen endorfinas están en todo el cuerpo, pero la dopamina se encuentra principalmente en el cerebro medio. La dopamina es un neurotransmisor que hace que un cuerpo estresado se sienta bien. A diferencia de las endorfinas, que en su mayoría bloquean el dolor y provocan un poco de euforia, la dopamina ayuda. Señala los centros de recompensa y placer del cerebro. Entonces, cuando nos llega un mensaje, cuando alguien "le gusta" a nuestra publicación en Facebook o cuando una foto que publicamos en Instagram es bien recibida, es gratificante. La buena noticia es que nos hace felices; la mala noticia es que nos puede resultar difícil vivir sin la adicción de ese ping "feliz" externo. Nos preocupamos por la búsqueda de nuestros propios sentimientos felices, sin sentir la felicidad o la infelicidad de los demás.

Haciendo tiempo para los márgenes

El problema es que, en nuestra cultura de hoy, podemos vivir inadvertidamente el ping de los me gusta o mensajes de texto de las redes sociales y nunca experimentar el solaz del silencio o la soledad. En resumen, esta estimulación constante elimina cualquier momento de reflexión: tiempo para pensar los propios pensamientos, tiempo para formar la propia identidad sin pedir prestado o copiar a los demás.

Esto es lo que le está sucediendo a nuestros cerebros.

Cuando los neurocientíficos examinan el cerebro humano durante los tiempos en las redes sociales, notan que la parte del cerebro que desarrolla la empatía está inactiva. ¿Por qué? La empatía no se desarrolla en nuestros cerebros cuando no hay margen para reflexionar, soñar despiertos o evaluarnos a nosotros mismos y a los demás.

Por mucho que aprecie nuestra capacidad de conectarnos hoy a través de la tecnología, la empatía solo se aprende cuando los medios externos no estimulan el cerebro. Debemos estar quietos para reflexionar. Sin esto, la empatía se reduce. Incluso la intimidación no se controla por nuestro sentido normal de la moralidad porque nunca nos detenemos a evaluar lo que podría hacer al receptor. Los márgenes ofrecen tiempo para reflexionar.

¿Cómo podemos ayudar a los estudiantes a recuperarse?

Aquí hay cuatro pasos simples que podemos emplear para ayudar a los estudiantes a superar este desafío:

1. Detente y piensa.
Establezca límites o momentos especiales cuando los teléfonos no están permitidos. Explique la investigación de este artículo y acuerde sobre la necesidad de márgenes en el calendario para pensar o reflexionar.

2. Ver todos los lados.
Ahora tienes un entorno donde se puede desarrollar el pensamiento crítico. Converse para ayudar a los alumnos a ver varios lados de un problema o situación. Ayúdelos a sentir lo que otros sienten.

3. Sentir y evaluar.
Para que la empatía crezca, los estudiantes deben sacar conclusiones. Si bien todos los temas no son en blanco y negro, debemos fomentar convicciones sobre la justicia, la compasión y la ética en ellos.

4. Di y muestra lo que crees.
Finalmente, ofrezca oportunidades para que hablen o demuestren su perspectiva. Una vez que una persona toma una posición, otros también tienen permiso para hacerlo.

Related of "El caso de los márgenes en la vida de un estudiante"