El ejercicio y la TCC pueden ayudar a la fatiga crónica

El Síndrome de Fatiga Crónica es un trastorno que durante mucho tiempo ha estado rodeado de preguntas e incógnitas. El SFC es una enfermedad dolorosa y debilitante y la causa no está clara. No hay una prueba para diagnosticar la condición. El SFC también es un trastorno crónico sin cura. El síndrome de fatiga crónica consiste en una serie de síntomas, que incluyen fatiga mental y física incapacitante, dolor crónico y problemas de concentración y memoria. Los problemas del sueño son comunes entre los pacientes con SFC, especialmente somnolencia diurna excesiva, sueño no reparador y trastornos del sueño como insomnio y apnea obstructiva del sueño.

Una nueva investigación sugiere que puede haber un camino hacia la recuperación para las personas que sufren de SFC. Un estudio a gran escala sugiere que la recuperación de la fatiga crónica es posible, y es mucho más probable cuando los pacientes son tratados con ciertas combinaciones de terapia. Un equipo de investigadores en el Reino Unido, dirigido por científicos de Queen Mary, Universidad de Londres, realizó un estudio de cinco años de tratamientos para el SFC. Descubrieron que tanto la terapia cognitiva conductual como la terapia con ejercicios, junto con la atención médica especializada, permitieron mejorar significativamente los síntomas del SFC. Para algunos pacientes, sus síntomas mejoraron hasta el punto que los investigadores los consideraron recuperados de la condición.

El estudio PACE incluyó a 640 pacientes que habían sido diagnosticados con síndrome de fatiga crónica. Cada paciente fue asignado aleatoriamente a uno de cuatro grupos de tratamiento por un año de terapia. Los cuatro grupos consistieron en diferentes tipos de terapia ya en uso para tratar el SFC:

Atención médica especializada (SMC): en este grupo de tratamiento, los pacientes recibieron asesoramiento de médicos especializados en el tratamiento de la fatiga crónica. Los especialistas prescribieron medicamentos o recomendaron a los médicos de cabecera de los pacientes recetas para tratar los síntomas del SFC, incluido el insomnio y el dolor crónico. A los pacientes de este grupo se les aconsejó buscar tratamientos de autoayuda. Este grupo fue el único animado a emplear tratamientos de autoayuda a su propia discreción.

Terapia conductual cognitiva (TCC) con CMS : en este grupo, los pacientes recibieron atención médica especializada y también se involucraron en terapia cognitivo-conductual. Bajo la orientación terapéutica de psicólogos clínicos o enfermeras, los pacientes de este grupo trabajaron para comprender cómo sus patrones de pensamiento sobre la fatiga crónica podrían afectar sus síntomas y sus elecciones sobre cómo manejar esos síntomas. Poco a poco, se alentó a los pacientes de este grupo a aumentar sus niveles de actividad.

Terapia de ejercicios graduada (GET) con SMC : además de recibir atención médica especializada, los pacientes de este grupo también trabajaron con fisioterapeutas para diseñar planes de ejercicio de acuerdo con sus síntomas individuales y niveles de condición física. Con el tiempo, estos pacientes aumentaron gradualmente sus niveles de ejercicio y actividad.

Adaptive Pacing Therapy (APT) con SMC : los pacientes de este grupo trabajaron con médicos especializados, al igual que los otros grupos. Estos pacientes también trabajaron con terapeutas ocupacionales para adaptar sus niveles de actividad a sus niveles de energía individuales. En este tipo de terapia, el objetivo es adaptarse a la condición en lugar de intentar ir más allá de sus límites, en términos de energía y actividad.

En los resultados analizados previamente del mismo estudio, los investigadores encontraron que tanto CBT como GET, junto con atención médica especializada, daban como resultado mayores mejoras a los síntomas de fatiga crónica que la atención médica especializada sola o en conjunto con APT. En su análisis de seguimiento, los investigadores investigaron qué tan bien podrían funcionar estas terapias para llevar a los pacientes a una recuperación completa de su condición. Los investigadores definieron a un paciente como "recuperado" si ya no cumplían con los criterios de diagnóstico para el SFC, utilizando los mismos criterios que los hicieron elegibles para participar en el estudio. Esto incluyó la eliminación de fatiga inusual y dolor físico o discapacidad. Además, para ser considerados recuperados del SFC, los pacientes mismos tenían que describir su salud como "mucho mejor" o "mucho mejor".

Al igual que en su análisis anterior, descubrieron que tanto la terapia cognitivo-conductual como la terapia de ejercicio gradual aportaban las mejoras más significativas para los pacientes y daban como resultado una mayor probabilidad de recuperación. Entre los pacientes en cada grupo:

  • El 22% de los pacientes que recibieron CBT o GET se recuperaron de la fatiga crónica
  • 8% de los pacientes que recibieron APT se clasificaron como recuperados
  • 7% de los pacientes que recibieron solo SMC mejoraron hasta el punto de recuperación

Es importante señalar que los investigadores consideran que la recuperación se limita a lo que denominan el "episodio actual de la enfermedad". Los investigadores consideraron que los pacientes se recuperaron cuando desaparecieron sus síntomas. Pero sus resultados no predicen si los síntomas volverán a aparecer con el tiempo. Los investigadores reconocen la necesidad de realizar más estudios para determinar si la recuperación a largo plazo es posible para los pacientes con fatiga crónica que usan estas terapias.

Aún así, esta es una noticia alentadora para las personas que sufren de esta enfermedad debilitante. He escrito antes sobre el valor de la terapia cognitivo-conductual y el ejercicio para mejorar la salud y el sueño en general. Para los pacientes con fatiga crónica, estas terapias pueden ofrecer un camino hacia una mejor salud y bienestar.

Dulces sueños,

Michael J. Breus, PhD

El Sleep Doctor ™

www.thesleepdoctor.com

Related of "El ejercicio y la TCC pueden ayudar a la fatiga crónica"