El fin de la diversidad?

¿Estamos buscando la sentencia de muerte por la diversidad en la educación de postgrado? Los programas de posgrado de todo tipo han trabajado para diversificarse más en sus poblaciones de estudiantes y profesores. Sin embargo, teniendo en cuenta el efecto del colapso económico actual en los procesos de toma de decisiones con respecto al acceso a la educación superior, podemos estar viendo un paisaje muy diferente en las poblaciones académicas en el futuro.

Durante años, las instituciones de educación superior han sido severamente criticadas por su exclusividad y la homogeneidad resultante. Para lidiar con las consecuencias del discurso público sobre la falta de diversidad en los campus, los institutos y las universidades tomaron algunas decisiones con respecto a las estrategias de admisión. Los entornos académicos, especialmente los de élite, comenzaron a expandir sus direcciones de reclutamiento con el fin de la composición de sus campus para reflejar con mayor precisión la multiplicidad nacional. Con los años, estos esfuerzos han ayudado a transformar la complexión de los entornos universitarios. Estos cambios han traído nuevas perspectivas y voces que abarcan las identidades de clase, etnicidades, género, orientación sexual y nacionalidades en el discurso escolástico. La ayuda financiera generosa ha jugado otra parte importante en el ensamblaje de este cuerpo estudiantil más complejo. Sin embargo, ahora podemos enfrentar una reversión de esos mismos esfuerzos.

Los déficits en cada nivel de apoyo gubernamental para la ayuda financiera de los estudiantes, la pérdida masiva de empleos y el asimiento estrangulado en el mercado crediticio están contribuyendo a la limitación de las opciones fiscales para la educación. El gobierno federal ha prometido un apoyo continuo a la estructura de ayuda financiera de la universidad, sin embargo, el colapso de otras instituciones económicas puede ser la ruina de otras vías para financiar los costos universitarios. Las becas estatales, gubernamentales locales, privadas, de fundación o sin fines de lucro están comenzando a desaparecer, lo que se suma a este pantano financiero. Para complementar las brechas cada vez mayores, los estudiantes ya han estado trabajando dos o más trabajos. A medida que la gama de opciones continúa contrayéndose y las finanzas familiares se vuelven más limitadas, los estudiantes tendrán que tomar decisiones serias sobre si la universidad todavía es una posibilidad.

En este momento, muchos estudiantes y sus familias están tomando decisiones sobre qué universidades están completamente fuera de rango o relativamente factibles. Otros se enfrentan a la realidad de que tendrán que detener su educación universitaria a mitad de camino para ayudar a sus familias con problemas. Aún otros están cerrando la puerta al sueño de la universidad para sus hijos, algunos por ahora y otros para siempre. Una vez que esta miríada de decisiones entre en vigencia, los colegios y universidades comenzarán a ver esta alteración en la composición de sus cuerpos estudiantiles. Mientras la crisis económica continúa profundizándose, esas transformaciones serán más notorias. A medida que la población de pregrado refleje estos cambios, el conjunto de posibles estudiantes de posgrado comenzará a reflejar este movimiento, alejándolo de la complejidad de las poblaciones estudiantiles.

Entonces, ¿qué veremos en las aulas universitarias de este país? ¿Será la próxima generación de estudiantes, profesores e instructores universitarios una parte de las élites? ¿El discurso reflejará solo un punto de vista muy estrecho de la población en general? ¿Quiénes serán las nuevas voces de la literatura, la medicina, la ciencia, las ciencias sociales o las artes? Y en la visión más amplia de avanzar como nación, ¿podemos realmente permitirnos esto?

Related of "El fin de la diversidad?"