El lado bueno de la incertidumbre

Cuando tenías tres años, uno de tus mayores placeres era preguntarse acerca de todas las preguntas que no sabías la respuesta. Su pasatiempo favorito fue hacerle esas preguntas hasta que agote todas las respuestas posibles y adulta. A medida que creciste y pasaste por un mundo donde las personas con los puntajes más altos obtuvieron las mejores calificaciones, fueron a las mejores universidades, se aseguraron los mejores trabajos y tuvieron las mejores vidas, aprendiste que es mejor que estés seguro de los hechos. Sabiendo era moneda.

En la escuela, somos recompensados ​​por conocer las respuestas correctas. Así que aprendemos a darles, porque repetidamente encontrar las respuestas incorrectas o inesperadas puede ponernos en clara desventaja tanto en la escuela como más allá. Como resultado, hemos caído en la trampa de no querer pronunciar las tres palabras más duras en el idioma inglés: "No sé". El problema es que estas tres palabras son responsables de incitar a todos los actos de creatividad y encender cada avance descubrimiento.

El problema obvio es que nunca podemos estar 100 por ciento seguros de nada, por lo que debemos aprender a actuar incluso frente a la incertidumbre. El problema no tan obvio es que cuanto más nos aferramos a hechos y datos solos para arrojar luz sobre la verdad, más descuidamos las oportunidades de nutrir nuestra curiosidad inherente, desarrollar inteligencia emocional y cultivar la imaginación. La capacidad de cuestionar, ser imaginativo y curioso frente a la incertidumbre y actuar sobre la información que tenemos, las cosas que sentimos pero que aún no sabemos que son ciertas, es lo que nos permite ser pioneros, reconocer oportunidades y hacer la diferencia .

Como Profesor Asistente de Estrategia en INSEAD, Nathan Furr señala; "La incertidumbre es la tierra de la cual la innovación crece". [1] La capacidad de vivir con incertidumbre nos hace más abiertos a la posibilidad. Las grandes ideas siempre parecen obvias después del hecho, cuando tenemos pruebas de que funcionaron o alguna medida externa de su éxito. En nuestro nuevo mundo impulsado por los datos, cada vez más confiamos en la prueba como punto de partida, olvidando que cada idea innovadora no comienza con una solución segura, sino con una pregunta difícil o desconcertante. La innovación, la creatividad y la invención ocurren en la búsqueda incierta de la verdad y con el deseo de resolver un problema. Debemos recordar que nunca es posible tener una prueba definitiva. Lo que observamos en el día a día sobre lo que funciona y lo que no funciona, por qué se elige y se rechaza, y cómo el mundo todavía gira cuando la gente dice una cosa y hace otra, puede llevar a ideas aparentemente insignificantes que cambian todo. Cuando creamos ideas que existirán en el mundo, debemos tener en cuenta ese mundo, todo ello, no solo una vista lógica, delgada o conveniente.

Necesitamos imaginarnos cuál sería la verdad sin saberlo con certeza, que es exactamente lo que hacen las empresas más innovadoras y exitosas del mundo. Eric Schmidt, presidente ejecutivo de la empresa matriz de Google, Alphabet Inc., explica que parte del secreto del éxito de Google es que la empresa se ejecuta "con preguntas, no con respuestas". [2] Los innovadores de Google "plantean preguntas, crean respuestas ". El tipo de preguntas que nos dieron los automóviles eléctricos, la vacuna contra la poliomielitis e incluso la barra de muesli, las que algún día podrían llevar internet impulsado por globos a personas en el mundo en desarrollo, están disponibles para todos nosotros. El descubrimiento es un proceso igualitario.

El camino hacia el logro inevitablemente se cruza con el fracaso. Sabemos que el fracaso es un ingrediente clave del éxito y que, para tener éxito, primero debemos exponernos a él. La capacidad de vivir con ese miedo -para equilibrar el riesgo y recompensar o desafiar con la oportunidad, mientras nos mantenemos enfocados en cómo queremos que se vea el futuro- es lo que nos permite ser pioneros y avanzar. El propósito del miedo y la incertidumbre en el camino del descubrimiento es señalar que podríamos estar a la altura de algo por lo que vale la pena trabajar. Ese miedo que experimentamos es una señal de que nos preocupamos por el resultado y el impacto que esperamos lograr. El descubrimiento, la invención y la innovación consisten en aprender a vivir y superar ese miedo.

Nuestros dos mayores adversarios vienen de dentro: miedo al fracaso (que afecta nuestra disposición a asumir riesgos) y nuestra falta de confianza en nosotros mismos (una actitud que nos impide intentar algo). Simplemente no nos gusta cometer errores. Pero según el visionario empresario Elon Musk, "si las cosas no están fallando, no estás innovando lo suficiente". [3] Se requiere coraje para apartarse de tu camino el tiempo suficiente para cometer esos errores y aprender de ellos.

Bernadette Jiwa es la autora de Hunch: Convierta sus conocimientos cotidianos en la próxima gran cosa (Cartera / Penguin Random House).

Related of "El lado bueno de la incertidumbre"