El libre albedrío es una ilusión, ¿y qué?

Interesado en estos temas? Vaya aquí para mi nuevo (¡y gratis!) Curso en línea sobre la felicidad

Al igual que el dominó, los pensamientos y acciones se forman por fuerzas fuera de nuestro control.

Piensa en alguien que no te gusta. Vamos a llamar a esta persona X. Ahora, imagina que naciste con el "material genético" de X. Es decir, imagina que tienes el aspecto, el olor corporal, los gustos inherentes, la inteligencia, las aptitudes, etc. de X. Imagina, además, que tenías X crianza y experiencias de vida también; entonces, imagine que tenía a los padres de X creciendo, y que creció en el mismo país, ciudad y vecindario en el que X creció, etc.

¿Se comportaría de manera diferente a como se comporta X?

La mayoría de las personas se dan cuenta, quizás después de un momento de pausa sobresaltada, de que la respuesta a la pregunta es "No".

La pregunta ayuda a las personas a darse cuenta de que sus pensamientos y acciones están totalmente determinados por su condicionamiento genético y social. En otras palabras, ayuda a las personas a captar intuitivamente la idea de que el libre albedrío es una ilusión.

En las últimas décadas, reunir evidencia tanto de la psicología como de las neurociencias ha proporcionado un apoyo convincente a la idea de que el libre albedrío es una ilusión. (Lea esto y esto, pero para una opinión contraria, también lea esto.) Por supuesto, la mayoría de la gente no puede relacionarse con la idea de que el libre albedrío es una ilusión, y hay una buena razón para ello. Se siente como si ejerciéramos el libre albedrío todo el tiempo. Por ejemplo, parece que está ejerciendo libre albedrío al elegir leer este artículo. De manera similar, parece que usted ejerce el libre albedrío cuando se niega a sí mismo el placer de comer alimentos sabrosos pero poco saludables, o cuando supera la pereza para ejercitarse en el gimnasio.

Pero estas elecciones no reflejan necesariamente el libre albedrío. Para entender por qué, considere por qué a veces se niega a sí mismo un bocadillo poco saludable pero sabroso. Es porque usted, en algún momento de su vida, se hizo reconocer los efectos negativos a largo plazo de comer tales alimentos. Tal vez hayas notado que consumir alimentos no saludables te hace sentir pesado, o que el consumo regular de tales alimentos hace que la presión arterial se disparen. O tal vez su médico le dijo que debe dejar de comer alimentos poco saludables; o tal vez lees sobre los efectos negativos del consumo de alimentos poco saludables en una revista. En otras palabras, te niegas a ti mismo el placer de consumir alimentos no saludables debido a la exposición a entradas externas-retroalimentación de tu cuerpo o de otros-sobre las cuales no tienes control. Si hubiera estado expuesto a un conjunto diferente de insumos, por ejemplo, a pesar de consumir alimentos no saludables, su salud no sufrió o su médico nunca lo disuadió de comer alimentos no saludables, no se negaría a sí mismo el placer de comer sabroso, pero no saludable. comida.

Si piensa detenidamente sobre cualquier decisión que haya tomado en el pasado, reconocerá que todas ellas se basaron finalmente en entradas genéticas o sociales similares a las que había estado expuesto. Y también descubrirá que no tenía control sobre estas entradas, lo que significa que no tenía libre albedrío para tomar las decisiones que tomó. Por ejemplo, no tienes opción en dónde, a quién y en qué período de tiempo naciste. Tampoco tuvo otra opción en cuanto al tipo de vecinos y amigos a los que estuvo expuesto durante la primera infancia. Por lo tanto, no tuvo elección sobre cómo tomó sus decisiones durante ese tiempo.

Puede parecer, a primera vista, que muchas de las decisiones que tomó más tarde, durante la última infancia o la adolescencia, se basaron en el libre albedrío, pero ese no es el caso. Las decisiones que tomó durante la última infancia y la adolescencia se basaron en los gustos, opiniones y actitudes que había desarrollado en su primera infancia y en aquellos a los que estuvo expuesto a través de su familia, amigos, medios de comunicación o el entorno natural. Y así sucesivamente, lo que significa que la decisión que toma ahora se basa en los gustos, opiniones y actitudes que ha desarrollado a lo largo de los años o en aquellos a los que ahora está expuesto a través del contacto con el entorno externo. Visto desde este punto de vista, la creencia en el libre albedrío es en sí misma una consecuencia de las aportaciones genéticas y sociales: sin el desarrollo de la neocorteza y sin exposición a la idea del libre albedrío de los aportes de la sociedad, no creeríamos en el libre albedrío.

Por lo tanto, aunque parezca que usted ejerce el libre albedrío para vencer las tentaciones o sobreponerse a intereses egocéntricos, este no es el caso. El libre albedrío tampoco se involucra cuando te rindes a las tentaciones y cuando las restringes.

Si el libre albedrío es una ilusión, ¿cuáles son las implicaciones? ¿Cómo deberíamos pensar o comportarnos de manera diferente?

Hay dos conclusiones incorrectas y dos correctas a las que llega la mayoría de las personas cuando se les presenta la idea de que el libre albedrío es una ilusión. La primera conclusión incorrecta a la que llegan muchas personas es la siguiente: "si el libre albedrío es una ilusión, está bien para mí ceder a mis impulsos y tentaciones". Varios estudios han demostrado que cuando a las personas se les dice que el libre albedrío es una ilusión , son más propensos a hacer trampa y es menos probable que trabajen duro. Es fácil entender por qué las personas tienen esta reacción ante la idea de que el libre albedrío es una ilusión: si ceder a las tentaciones no es más ni menos un acto de libre albedrío que frenarlas, ¿por qué luchar para vencer las tentaciones?

Esta forma de pensar, sin embargo, es incorrecta porque, aunque reprimir las tentaciones no implica el libre albedrío, las consecuencias de reprimir las tentaciones son muy diferentes de las que surgen al ceder a ellas. Por lo tanto, ya sea que actúe o no por libre albedrío al negarse a sí mismo la torta poco saludable pero sabrosa, aún tendrá que enfrentar las consecuencias para la salud de comer comidas no saludables. Del mismo modo, ya sea que hayas actuado o no por el libre albedrío en la comisión de un delito, igual tendrás que enfrentar las consecuencias de tus fechorías. Por lo tanto, desde una perspectiva puramente consecuencialista, tiene sentido a veces frenar sus tentaciones.

La segunda conclusión incorrecta a la que llegan las personas está relacionada con la primera: "si el libre albedrío es una ilusión, no sirve de nada castigar a los malhechores". Nuevamente, es fácil ver por qué las personas piensan de esta manera. Si otros no podían elegir cómo se comportaban, ¿cómo pueden ser considerados culpables? Sin embargo, a pesar de que los malhechores no pudieron elegir cómo se comportaban, su comportamiento aún tiene consecuencias reales e importantes para los que los rodean. Y, lo que es más importante, sabemos que una de las formas de cambiar los comportamientos de las personas es exponiéndolos a un conjunto de factores externos, incluidos los castigos, que los conducen en una dirección diferente.

Los castigos pueden ser como señales en un laberinto que ayudan a redirigir a las personas hacia comportamientos deseables

Por lo tanto, tiene sentido imponer castigos a los malhechores, para disuadirlos de cometer tipos similares de fechorías en el futuro.

Esto me lleva a la primera de las dos conclusiones correctas a las que la gente debería llegar, pero rara vez llega después de darse cuenta de que el libre albedrío es una ilusión.

Esta conclusión se refiere a cómo tratamos a los demás por sus fechorías. Aunque, por las razones explicadas anteriormente, es importante castigar a los malhechores, aquellos que se dan cuenta de que el libre albedrío es una ilusión deben castigar los castigos con compasión. Comprender que el libre albedrío es una ilusión significa reconocer que las personas se comportan de la única manera que saben cómo hacerlo. Como tal, es importante darse cuenta de que, cuando las personas actúan de manera perjudicial, es porque ignoran las fuerzas que realmente moldean sus pensamientos y comportamientos.

Hay dos razones principales por las cuales uno debe ser compasivo incluso con aquellos que cometen errores, como lastimar a otros. Primero, aquellos que cometen fechorías también se lastiman a sí mismos. Como muestran los resultados de la investigación sobre las emociones, los actos egoístas o dañinos en general se derivan de la negatividad emocional. En otras palabras, son aquellos que se sienten enojados, inseguros y estresados, y no aquellos que se sienten felices, seguros y relajados, quienes probablemente se porten mal. Y segundo, aquellos que se comportan mal se están preparando para resultados negativos en el futuro. En otras palabras, debido a que aquellos que cometen fechorías sufren actualmente de negatividad emocional o sufrirán resultados negativos en el futuro, uno debe ser compasivo con ellos.

La segunda implicación se centra en las atribuciones que uno debe hacer para los éxitos y fracasos de uno. Como es bien sabido, las personas generalmente tienden a atribuirse el mérito de sus éxitos, y tienden a culpar a los demás o las circunstancias por sus fallas.

Aquellos que reconocen que el libre albedrío es una ilusión se darán cuenta de que sus éxitos y fracasos tienen mucho más que ver con la "suerte" -el conjunto de factores genéticos y sociales a los que han sido expuestos al azar- que con sus talentos "autodesarrollados" y elecciones conscientemente hechas. Acreditar suerte para los éxitos de uno lleva a uno a experimentar un conjunto de emociones completamente diferente –gratitud, elevación, amor, etc.- que tomar crédito personal por ellos. Del mismo modo, reconocer el papel de los insumos que llevaron a los fracasos promueve el aprendizaje y la sabiduría. Por el contrario, culpar a los demás por los fracasos conduce a la experiencia de la ira, y al sentido de derecho que, como mencioné en un artículo anterior, conduce a consecuencias negativas y divisiones.

Por lo tanto, en general, al contrario de lo que uno puede pensar inicialmente, darse cuenta de que el libre albedrío es una ilusión debería conducir a una mayor madurez, compasión y estabilidad emocional. Con suerte, las ideas de este artículo sirven como aportes externos que lo guiarán en esta dirección positiva.

Interesado en estos temas? Vaya aquí para mi nuevo (¡y gratis!) Curso en línea sobre la felicidad

Related of "El libre albedrío es una ilusión, ¿y qué?"