El libre albedrío no es una ilusión

Extraído del nuevo libro del autor, "Making A Scientific Case for Conscious Agency and Free Will", Academic Press, febrero de 2016.

Soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma. -Invicto

La moda científica y filosófica en estos días afirma que los humanos no tienen libre albedrío. Es decir, somos básicamente robots biológicos, dirigidos a nuestros pensamientos, creencias, elecciones, intenciones y acciones por fuerzas inconscientes en nuestro cerebro. Somos títeres controlados por la programación de nuestros genes y nuestra experiencia de vida. El libre albedrío se considera una ilusión. La mente consciente es informada después del hecho, y genera la ilusión de que tiene agencia. La psicología freudiana renace en el marco de una mente inconsciente preeminente.

Los estados mentales son estados físicos

El sentido consciente de uno mismo es el estado mental más crucial para nuestra percepción del libre albedrío. Es el "yo" el que piensa, siente, decide, etc. El serio desafío del libre albedrío proviene de suposiciones de que la mente consciente no tiene agencia, solo es consciente de las elecciones y decisiones sin capacidad para hacerlas o modificarlas.

La investigación original de libre voluntad

En términos de ciencia biológica, la investigación que comenzó en la década de 1980 por Benjamin Libet y sus seguidores fue la fuente principal del debate actual sobre el libre albedrío. Muchos investigadores interpretan una serie de pruebas relacionadas de libre albedrío para indicar que cierta actividad cerebral aumenta no solo antes de un movimiento específico deseado, como se esperaba, sino también una fracción de segundo antes de la realización consciente de que se tomó la decisión de moverse. La suposición no probada fue que esta actividad inicial se debió únicamente a la toma de decisiones inconsciente.

Los defectos en la investigación se dividen en varias categorías: 1) deficiencias de premisas, 2) limitaciones técnicas en el diseño experimental, 3) interpretación errónea de los eventos que precedieron a la decisión, 3) falta de fiabilidad de la decisión autoinformada, 4) generalizaciones sobreexplotadas de las implicaciones. Yo y muchos otros hemos identificado estos defectos con cierto detalle. Mientras los experimentos de tipo Libet no puedan pasar el análisis analítico, los ilusionistas del libre albedrío no tienen evidencia real de su conclusión de que los humanos carecen de libre albedrío.

Sostengo que cuando el sentido del yo emerge conscientemente, permite un grado de libertad de procesos tales como el lenguaje, la flexibilidad, la razón, la paciencia, el poder de voluntad, la memorización y la creatividad de formas no demostradas para el pensamiento inconsciente. Cuando el yo emerge conscientemente, funciona como un control de la realidad y ayuda para el pensamiento inconsciente. El sentido consciente de sí mismo tiene un grado único de autonomía y oportunidad para la flexibilidad, la elección y la toma de decisiones.

Reformulando el problema de libre albedrío

Un primer paso obvio para contrarrestar el argumento ilusorio de libre albedrío es cuestionar su premisa de que la conciencia carece de agencia. Las intenciones, decisiones y elecciones están, por supuesto, influenciadas por sus antecedentes inconscientes, pero no están inevitablemente determinadas por ellos porque la mente consciente puede intervenir, vetar o influir de algún otro modo. Un simple truco de salón ilustra de una manera simplista una diferencia entre la inconsciencia y las influencias conscientes. Junta tus manos juntas frente a tu cara con los dedos superpuestos. Levante cada dedo índice y mueva aproximadamente una pulgada de distancia. Cierra tus ojos. Sorprendentemente, los dedos se juntan, aunque no emitiste conscientemente tal instrucción. Esta es tu mente inconsciente ejerciendo su voluntad. Ahora repita el proceso con los ojos abiertos pero deliberadamente trate de evitar la deriva. Con un poco de esfuerzo mental, puedes detener el movimiento. Este es el "yo" de tu mente consciente que ejerce libremente el control ejecutivo.

Los eruditos que afirman que la conciencia no puede hacer otra cosa que "observar" a menudo hacen esto porque son rechazados por su idea de "mente" como dualista. Con un gesto desdeñoso de la mano, afirman que la conciencia no puede generar ninguna acción de voluntad libre. Pero el libre albedrío, en la medida en que pueda existir, no solo puede ser un componente vital de la toma de decisiones sino también de muchos elementos antecedentes conscientemente mediados y su implementación.

Pensamiento y comportamientos humanos dependientes de la voluntad libre

En muchos tipos de nuevos aprendizajes, la mente consciente tiene que enseñar a la mente inconsciente de una manera descendente. Dado que en el nuevo aprendizaje un algoritmo no preexiste inconscientemente, el cerebro consciente seguramente debe tener cierta libertad para decidir cómo proceder con la enseñanza y el aprendizaje. La mente consciente probablemente también inicie el uso de mnemónicos, prácticas deliberadas y estrategias de recuerdo. En general, podemos decir que las intenciones, elecciones y decisiones pueden ser conducidas inconscientemente en tareas simples y bien aprendidas, pero tareas nuevas y complejas requieren o al menos se benefician de una intervención consciente.

Si bien es cierto que los circuitos cerebrales están programados por la genética y la experiencia, los mismos circuitos que generan una mente consciente también están involucrados en tomar decisiones sobre con quién y con qué interactuar y qué experiencias valorar, promover y permitir. La mente consciente puede insistir en que algunas lecciones de experiencia deben ser recordadas y valoradas, mientras que otras no. En resumen, la mente consciente llega a ayudar a dar forma a lo que se convierte en su mente inconsciente. De hecho, ese es probablemente el principal valor de la conciencia.

Reconociendo que la acción voluntaria, libre o no, se genera en los circuitos neuronales, debemos explicar cómo dichos circuitos toman decisiones y decisiones. Específicamente, deberíamos tratar de comprender cómo los circuitos neuronales ponderan las opciones y hacen selecciones finales. En el proceso, podemos ver lo que un grado de libre elección podría significar en términos materialistas. Los detalles de la función cerebral en la generación de conciencia, las decisiones y el libre albedrío se proporcionan en capítulos posteriores. De especial relevancia es la libertad que proviene de las propiedades dinámicas y bioquímicas dinámicas no lineales inherentes del cerebro.

Conclusión

Los cerebros están programados por su experiencia. Pero el libre albedrío brinda otra oportunidad para la programación ya que algunos procesos cerebrales pueden seleccionar y modificar conscientemente las reacciones a la experiencia. Podemos sobrepasar la toma de decisiones inconsciente sesgada y estereotipada cuando sea apropiado. Además, podemos elegir muchas de nuestras experiencias y evitar otras, y así afectar nuestra propia programación.

De manera sucinta, como sé resumir, el razonamiento crucial presentado aquí incluye:

  • La investigación que pretendía tener un libre albedrío ilusorio estaba inadecuadamente diseñada e interpretada de manera inapropiada.
  • Los humanos tenemos una profunda sensación de tener libre albedrío. En consecuencia, se hacen responsables a sí mismos y a los demás. Tal creencia es necesaria para el orden social, las restricciones legales sobre el comportamiento y la mayoría de los sistemas de creencias religiosas. Pero identificar las malas consecuencias de una ausencia de libre albedrío no proporciona evidencia de que exista.
  • Muchas funciones neuronales y el comportamiento son difíciles de explicar como el único resultado de las operaciones inconscientes del cerebro, especialmente durante la inconsciencia del sueño que no sueña.
  • La conciencia es más que un estado. Es un ser, el equivalente funcional de un avatar que actúa en nombre del cerebro encarnado con la agencia y, por lo tanto, el potencial para ejemplificar pensamientos, elecciones y comportamientos de libre voluntad.
  • El cerebro humano posee enormes grados de libertad que permiten un grado correspondiente de flexibilidad e imprevisibilidad, incluso creatividad.
  • Cuando la información se procesa conscientemente, el cerebro tiene acceso a mecanismos para generar acciones voluntarias que no están predeterminadas ni son predecibles.
  • Las funciones cerebrales tienen dinámicas auto-organizadas no lineales que son fácilmente re-establecidas y ajustadas por contingencias situacionales y lenguaje e imágenes conscientes), juicio, razón y creatividad.

Tratar de demostrar que es negativo, que no hay libre albedrío, es una misión tonta. Una investigación más prometedora apuntaría a descubrir formas en que un cerebro material podría generar libre albedrío. Este libro ha identificado enfoques específicos.

Lo que sea que nos hayamos convertido, teníamos cierta libertad para hacerlo. Del mismo modo, tenemos cierta libertad para esculpir nuestra naturaleza futura.

Lecturas adicionales

Balaguer, Mark. (2010). El libre albedrío como un problema científico abierto. Cambridge, Ma .: MIT Press.

Baumeister, RF, Masicampo, EJ y Vohs, KD (2011) ¿Los pensamientos conscientes causan comportamiento? Revisión anual de psicología. 62 (1), 331-361.

Dennett, D. (2015) Deja de decirle a las personas que no tienen libre albedrío. http://bigthink.com/videos/daniel-dennett-on-the-nefarious-neurocirujano. Consultado el 18 de octubre.

Freeman, WJ (2000). Cómo los cerebros deciden. Nueva York: Columbia University Press.

Klemm, WR (2014). Biología Mental. La nueva ciencia de cómo el cerebro y la mente se relacionan. Nueva York: Prometeo.

Klemm, WR (2010). Debates de libre albedrío: los experimentos simples no son tan simples. Avances en

Psicología cognitiva. 6: (6) 47-65.

Koch, Christof (2004). La búsqueda de la conciencia Englewood, Co .: Roberts and Company Publishers.

Mele, Alfred. (2014) Gratis: Por qué la ciencia no ha refutado el libre albedrío. Nueva York: Oxford.

Related of "El libre albedrío no es una ilusión"