El mejor dispositivo para hacer frente

Ayer fui inteligente, así que quería cambiar el mundo. Hoy soy sabio, así que estoy cambiando. ~ Rumi

Google Images
Fuente de la imagen: Google Images

Muchas personas luchan por la autoaceptación, pero quienes padecen dolor crónico, adicción u otras afecciones biopsicosociales graves incurren en desafíos extraordinarios en esta área. Por lo tanto, la recuperación de tales condiciones perniciosas, a menudo concurrentes, implica un progreso hacia el bienestar fundamental de uno mismo. Por paradójico que pueda parecer, sean cuales sean los cambios positivos que desee realizar en su vida, la aceptación de cómo y dónde se encuentra en el momento presente es una de las claves para seguir adelante.

El pensamiento dialéctico se basa en la visión de que todas las cosas están interconectadas e incluso los elementos que parecen ser las antítesis de los demás comparten una relación. Una dialéctica es un proceso dinámico en el que los opuestos aparentes se mueven hacia una integración que los lleva a la armonía y crea un todo mayor. La recuperación del dolor, los Doce Pasos, la Terapia Dialéctica del Comportamiento (DBT) y la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) utilizan la dialéctica de aceptación y cambio, reconociendo el valor terapéutico de aceptar el estado actual mientras se avanza hacia un cambio saludable para generar crecimiento y curación . Esta dialéctica está elegantemente encapsulada en la Oración de la Serenidad.

Mi primera exposición a la Oración de la Serenidad llegó a la edad de 13 años, cuando mi abuela materna me dio una tarjeta laminada del tamaño de una billetera, diciendo: "Quiero que tengas esto". En ella, en una hermosa caligrafía estaba inscrita:

Dios concédeme la Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar;

el coraje de cambiar las cosas que puedo,

y la Sabiduría para saber la diferencia.

La primera vez que leí esas palabras tuvieron un peso y una resonancia inmediatos, así como un efecto calmante incoherente. Cuando miré la tarjeta y volví a leer las palabras, mi respiración se hizo un poco más profunda y mi pulso se ralentizó ligeramente. Puede que no haya sido capaz de comprender la magnitud de su sabiduría simple y elegante, pero incluso entonces sabía que el mensaje que portaban era importante.

Todo lo que encontramos en la vida en última instancia se divide en dos categorías: cosas que podemos cambiar o al menos tener alguna influencia sobre ellas, y cosas que no podemos cambiar ni influenciar. Si tomamos el tiempo y tomamos el espacio para considerarlo conscientemente, todas nuestras experiencias, tanto internas como externas, encajan en una de estas dos categorías básicas. Simplemente reconociendo a qué agrupación pertenece un desafío (ya sea físico, mental, emocional, espiritual o de interacción) hace que nuestras vidas sean más manejables.

Si el desafío es algo que no podemos cambiar, como el hecho de sentir dolor o las acciones o la actitud de otra persona, debemos aceptarlo, y el problema es cómo facilitar esa aceptación. Si, por otro lado, el desafío es algo que podemos cambiar -cómo estamos respondiendo al dolor que tenemos o cómo estamos lidiando con esa otra persona-, el problema es sobre lo que tenemos que cambiar y cómo hacerlo más eficazmente. ocurrir. Es importante destacar que una cosa que siempre podemos cambiar (por difícil que pueda ser a veces) es cómo respondemos a lo que no podemos cambiar.

Pero, ¿cómo hacemos para aceptar las cosas que no podemos cambiar y cambiar la forma en que respondemos a lo que no podemos cambiar? Ambas implican ajustar nuestro pensamiento, cómo lidiamos con nuestras emociones y las acciones que tomamos, y en ambos, la práctica de la atención plena puede ser una gran ventaja. La atención plena ayuda a crear la conciencia de observar nuestros pensamientos, observarlos, cuestionar y / o disputar su exactitud, y desapegarse de ellos. Dado que los pensamientos a menudo proporcionan un combustible tan potente para las emociones, esto aleja mucho viento de las velas de nuestras emociones.

Además, las prácticas de mindfulness crean un espacio dentro del cual podemos ser testigos de nuestras emociones y darles espacio para respirar. Cuando podemos permitir que nuestros sentimientos sean simplemente, al aceptarlos sin comprar reflexivamente o asignarles un valor particular, su intensidad disminuye y experimentamos menos presión para actuar sobre ellos.

De esta forma, la atención plena cambia la naturaleza de la relación que tenemos con nuestros pensamientos y emociones, ampliando nuestra capacidad de responder intencionalmente en lugar de reaccionar de manera automática e impulsiva. Esto nos da la oportunidad de desarrollar las habilidades para coexistir más pacíficamente con lo que no podemos cambiar, así como ejercer una mayor elección consciente como nuestra forma de actuar (interna y externamente) cuando se nos presenta la necesidad de estrategias de aceptación.

Copyright 2015 Dan Mager, MSW

Autor de alguna Asamblea requerida: un enfoque equilibrado para la recuperación de la adicción y el dolor crónico

Related of "El mejor dispositivo para hacer frente"