El nombre de Trump: llamar a un síntoma de nounismo

Hoy, Trump llamó a Seth Meyers "tartamudo". Todos los días llama a alguien "perdedor". Las personas son cosas simples y claras. Solo averigua qué clase de cosas son, algo bueno o algo malo, y llámalas así.

Ese es aparentemente el alcance del razonamiento psicológico de Trump. La psicología como taxonomía, identificando las subespecies de personas ganadoras y perdedoras. Letterman sugirió que los recientes ataques de Trump han "olido a racismo", pero es más amplio que eso. Es un sustantivo: básicamente se inclina perezosamente a insultos en lugar de pensar.

Me recuerda a la Reina Roja en Alicia en el País de las Maravillas que por impulso y a la menor provocación gritaban "fuera de su cabeza", como si en cualquier momento alguien se volviera menos desafiante -cada vez que alguien hiciera girar la cabeza- la solución más simple era quitarle la cabeza a alguien. En lugar de cobrarle impuestos a su regalo, elimine el de ellos.

No es solo Trump. Los republicanos, al margen, pero cada vez más en el núcleo, han intentado durante años seducirnos en ese tipo de ez psicologización política. Aquí hay una columna que escribí hace tres años y medio sobre el mismo fenómeno prominente en otros lugares entre los líderes republicanos.

Nounismo: tomar las COSAS demasiado en serio

Octubre de 2008

La semana pasada, el columnista del New Yorker George Packer señaló que, si bien la sintaxis de Sarah Palin está destrozada, más significativamente carece de verbos. Es sobre todo sustantivos. Maverick, madre de hockey, Joe sixpack, elitista, terrorista, gente de pueblo pequeño, muchos nombres cargados.

Los sustantivos cargados y los adjetivos que los modifican forman parte del vocabulario de todos, pero en las últimas décadas, bajo la influencia de Karl Rove y con un énfasis general republicano en sonar práctico, los conservadores se han apoyado fuertemente en ellos. Las elecciones de este año se están convirtiendo en una especie de referéndum sobre el nominalismo radical, que parece estar disminuyendo si no fuera. En la crisis económica actual, la gente quiere saber qué harán los candidatos. Por primera vez en décadas, la retórica intensiva en sustantivos no es ganar votos.

Intuimos que los sustantivos son en lo que las personas prácticas se enfocan. Son lo que hace que el mundo se sienta sólido. Nada es más sólido que una cosa. Siente esa mesa frente a ti. Es algo difícil, una verdad dura.

Usar sustantivos, especialmente cargados, para describir a las personas es la forma más simple de transmitir su opinión sobre cuáles confiar y cuáles no confiar. Una persona es una cosa, ya sea buena o mala, dependiendo de qué sustantivos le asignemos. "Mavericks" son cosas buenas, así que puedes confiar en cualquiera que sea inconformista. Eso es ser claro, llamar pala a espada. "Elitistas" y "habladores" son cosas malas, por lo que no puedes confiar en ellos. Esa es una verdad sólida y dura también.

La comunicación pesada como un sustantivo tiende a depender de los verbos pasivos, "es, soy, ser" el principal entre ellos. Me acuerdo de las dos versiones de "es" en español: "ser" y "estar". Ambos significan "es, es, soy, ser", pero la diferencia es por cuánto tiempo. Soy Jeremy en el sentido permanente, por decir que en español usaría el verbo "ser". Estoy en casa en el sentido menos permanente. Decir que usaría el verbo "estar". ¿Qué tan permanente es el "es" que Palin usa para ungir los que le gustan y para los que no quiere? Ella habla permanente. Un inconformista es un inconformista de por vida.

Piensa en cómo "es" juega en amor. Considere decir, "Te amo", traducido por el bien de este ejercicio como "Esto es amor". Bueno, ¿a qué "se refiere"? La versión a largo plazo hace que el amor sea una característica permanente de tu vínculo, ya que Jeremy es una característica mía. El otro "es" se parece más a mi estar en casa. Es una declaración del estado actual, en este momento siento amor por ti. Para gran confusión de los amantes, ambos significados pueden ser implicados por "Te amo". El amor como sustantivo, una cosa permanente buena; amor como un estado temporal.

Las personas afortunadas (como yo) tienden a acumular suposiciones de que somos una subespecie protegida especial (n. De alguna manera permanentemente inmune a la mala suerte). Durante las recientes crisis económicas, muchos estadounidenses anteriormente afortunados están experimentando un wedgie cósmico en esas suposiciones.

El conservadurismo, como el progresismo, es en la raíz una media verdad ineludiblemente importante. El conservadurismo, fiel a sus tendencias creativas, es en esencia el argumento para la permanencia: ese "debería ser". El progresismo es el argumento de que "lo que no debería ser". Por supuesto, cada uno es verdadero, pero no con la exclusión de el otro. Si el conservadurismo fuera absolutamente cierto, nada cambiaría jamás. Si el progresismo fuera absolutamente cierto, todo cambiaría siempre. Los entusiastas de cualquiera de las medias verdades a veces discuten en términos absolutos, pero en la práctica ni se rigen por esos términos. Los conservadores se enfrentan a la abrumadora tarea de seleccionar cuál de los muchos estándares que se mantienen en algún lugar y tiempo para discutir debe conservarse. Por lo general, es cualquier estrategia que sea conducente a su bienestar perma preferido. Los progresistas también tienen que decidir qué cambio defender. Tienden a enfatizar los cambios que los acercarían a su perma preferido, bueno también.

El conservadurismo y el nominalismo resuenan con nuestra búsqueda de lo permanentemente bueno. Los estudios posteriores al 11 de septiembre del Dr. Sheldon Solomon y el Dr. Tom Pyszczynski descubrieron que las personas se volvieron más partidarias de la agenda conservadora de Bush cuando se les recordó que finalmente morirían. También descubrieron que los niveles de confianza de las personas (su estimación de la probabilidad de tener razón sobre alguna conjetura fáctica) se ubican frente a las funerarias. Es como esa frase de Dylan Thomas: "No te vayas suavemente en esa noche oscura". Rabia furiosa contra la muerte de la luz ". ¿Cómo? Al declarar cosas sólidas; inclinándose hacia el nominalismo.

Creo que lo que sucedió en las últimas décadas es que la tendencia humana natural de intentar encerrar a los actualmente buenos como "permanentes" ha encontrado una nueva fórmula en una bastardización del conservadurismo. El conservadurismo ha llegado a significar no que esta o aquella tradición es buena sino más bien que "estoy permanentemente bien; Nunca me equivoco; Soy una buena cosa. "El nounismo se ha convertido en la fórmula fácil del conservador para desviar todas las críticas y ampliar toda autoafirmación. Es un insulto selectivo sin importar la consistencia interna. Llame a alguien que se oponga a usted como un nombre peyorativo; llama a ti mismo y a cualquiera que te apoye un sustantivo complementario. Hágalo con suficiente certeza y convicción y se mantendrá. Permanentemente, después de todo, es un sustantivo.

La derecha cristiana (como cualquier grupo fundamentalista dirigido por el cielo) está, por supuesto, profundamente comprometido con el bien permanente de sus miembros, la vida permanentemente buena en el futuro que obtendrán y otros no. La gran mayoría de las personas que creen en el cielo y el infierno creen que están entre los pocos elegidos que van al cielo.

¿Y quién de nosotros no intentaría encerrar todo lo bueno que podría? Odio sentir que estoy equivocado. Odio pensar en perder cosas que amo. Me encantaría encontrar una manera de encerrarme en cada cosa buena que tengo y que pueda imaginar para mí. Se sentiría como un progreso real. Me encantaría encontrar un campo de fuerza que evite que me sienta mal.

Sin embargo, no creo que pueda, y creo que los conservadores más entusiastas realmente pensaron que podían. Llegaron a creer que no tendrían que sentirse mal porque nunca estarían equivocados. Pero no está funcionando. Gran parte de la ideología que impulsó el entusiasmo por el conservadurismo simplemente no está dando sus frutos en el mundo real. Su mentalidad práctica autodeclarada no resulta ser tan práctica. Los conservadores todavía están ejerciendo su campo de fuerza autoasignado para desviar las críticas, pero para aquellos que lidian con las consecuencias de su autoconfianza, el campo de fuerza se está ablandando. La sintaxis desfigurada de Palin exagera su mal genio en un mal momento, cuando la gente ya se está poniendo escéptica sobre las estrategias republicanas.

Como un aspecto relevante, desde una perspectiva científica, este no es un buen momento para los sustantivos de todos modos. En los últimos siglos, el descubrimiento científico se ha basado en una tendencia robusta de las cosas y hacia los procesos. En el mundo práctico, sólido y sólido de la ciencia, los verbos están demostrando ser más fundamentales que los sustantivos. Los sustantivos son reales solo en un sentido temporal, y estamos descubriendo que están hechos de verbos.

A principios de 1800, pensamos que el calor era una sustancia llamada "flogisto", pero no podíamos entender cómo pasaba a través de los objetos sólidos. Entonces nos dimos cuenta de que no es una cosa; es un proceso generado por una relación. Pensamos que la energía también era una sustancia, llamada "calórica" ​​(y todavía hablamos como si lo fuera, consideremos el "contenido calórico" de esa barra de Snickers). Incluso había una teoría de que el frío también era una sustancia, llamada "frigorica". La termodinámica puso la teoría calórica y frigorica en reposo demostrando nuevamente que la energía era un proceso, no una sustancia (artículo que explicará todo esto). Magnetismo, electricidad, ondas de radio, átomos (sí, incluso átomos): pensar en su naturaleza siempre ha comenzado con tratarlos como cosas y pasar a verlos en términos dinámicos. La ciencia aún usa sustantivos para identificarlos, pero ya no los considera como cosas. Son cosas, pero solo en el sentido de que un proceso lo suficientemente lento o cíclico produce un hábito persistente y confiable que dura lo suficiente como para que podamos tratarlo como una cosa.

Como amor. Como tú y yo, también nosotros somos patrones o procesos temporales que surgen de subprocesos que surgen de subprocesos. Tengo la suerte de estudiar e incluso investigar esta ciencia, y tengo la suerte de ser un proceso aquí en la tierra (también un proceso) por un tiempo.

Eso sí, uso sustantivos todo el tiempo. Me muerdo la lengua cuando me siento tentado a usar solo los positivos sobre mí y los negativos sobre las personas que me molestan. (Es cierto que esos "nominalistas" realmente sacan mi calabaza.) El nombre que parece más sólido que uso es "I." Quiero decir que realmente lo soy. Y la "am" es la más permanente posible.

Related of "El nombre de Trump: llamar a un síntoma de nounismo"