El Ojo Errante y el Monstruo de Ojos Verdes

Puede ser romántico susurrar "Sólo tengo ojos para ti" a tu amante en una noche cálida y estrellada. Realmente sientes, en el momento, que no deseas a ninguna otra persona, ni querrás a nadie más. Los memes de la cultura moderna nos han llevado a creer que una vez que nos comprometemos con alguien, deberían ser la única persona que siempre quisiéramos. Entonces, cuando las personas en relaciones monógamas se sienten atraídas por otros socios potenciales, o peor aún, cuando fantasean sobre un encuentro romántico con otra persona, a menudo se sienten culpables.

Una estrategia común para mitigar la culpa es la proyección. Este es un proceso psicológico en el que atribuyes tus propios sentimientos a otra persona. Digamos que estás enojado con tu cónyuge por no cumplir una promesa, pero decides que es demasiado trivial para pelear. Entonces reprimes tu ira, pero luego piensas que escuchas un tono de mal humor en la voz de tu compañero. "¿De qué estás tan enojado?", Exige, completamente desconcertante a su pareja. Del mismo modo, cuando nos sentimos culpables, a veces proyectamos esa culpa sobre la víctima.

La proyección ocurre porque tenemos una tendencia a pensar que otras personas tienen los mismos deseos y deseos que nosotros. Particularmente en las relaciones íntimas, tendemos a pensar que la forma en que nos sentimos es cómo se siente también nuestra pareja. Este tipo de pensamiento egocéntrico puede tener consecuencias tanto positivas como negativas para una relación.

Tomemos como ejemplos a Bob y Carol, una pareja de recién casados. Cuando estaban saliendo, comenzaron a verse a sí mismos como bastante similares entre sí, y esta percepción los acercó y ayudó a vincular la relación. Confiaban en comprometerse con el matrimonio porque cada uno creía que el otro tenía los mismos objetivos a largo plazo.

Ted y Alice, otra pareja recién casada, son amigos de Bob y Carol. Últimamente, Bob se encuentra fantaseando sobre Alice, y esto lo angustia. Como tienen mucho en común, razona Bob, Carol también debe fantasear con Ted.

Esta línea de razonamiento llevó a los psicólogos Angela Neal y Edward Lemay a preguntarse si podrían detectar la proyección de culpa en las parejas monógamas. Específicamente, tenían dos hipótesis:

  1. Cuando las personas en relaciones comprometidas se sienten atraídas o fantasean sobre parejas románticas alternativas, tienden a proyectar esos pensamientos y sentimientos sobre su cónyuge.
  2. Esta proyección también llevará a las personas a sentir más ira y participar en conductas más negativas hacia su pareja.

Para ilustrar estas hipótesis con un ejemplo, considere una época en la que Bob fantasea con un encuentro con su amiga Alicia. Él proyecta sus sentimientos sobre su esposa Carol al pensar que debe fantasear con su amigo Ted. Esto lo enoja y comienza a criticarla y a actuar de forma egoísta. Al culpar a Carol, Bob alivia sus propios sentimientos de culpabilidad, pero también daña la relación castigándola por una transgresión que no ha cometido.

Luego, los investigadores reclutaron a 96 parejas heterosexuales en relaciones comprometidas a largo plazo para el estudio. Cada noche durante una semana, cada socio respondió a un breve cuestionario. Específicamente, los investigadores midieron las siguientes variables:

  • Enfado. Cada participante respondió al ítem "Me sentí enojado hoy" en una escala de 9 puntos, donde 1 = "extremadamente en desacuerdo" y 9 = "extremadamente de acuerdo".
  • Comportamientos negativos Cada participante reveló qué tan críticos, ofensivos, egoístas o fríos habían actuado hacia su pareja ese día, usando una escala de 9 puntos similar.
  • Poseer una atracción extra relación. Cada participante reveló cualquier atracción romántica o fantasías sexuales sobre cualquier otra persona además de su pareja. Los investigadores también incluyeron una pregunta sobre el coqueteo.
  • Atracción de pareja extra percibida. Finalmente, cada participante respondió a la afirmación "Hoy, mi pareja está interesada en tener un encuentro romántico o sexual con otra persona además de mí", usando la misma escala de acuerdo o desacuerdo de 9 puntos.

Dado que cada socio respondió por separado a estas preguntas, los investigadores no solo podían medir la atracción percibida del compañero del encuestado hacia los demás, sino que también podían determinar qué tan precisa era esa percepción. En otras palabras, los investigadores descubrieron cuánto creía Bob que Carol estaba interesada en Ted, pero también descubrieron cuánto Carol realmente estaba interesada en Ted. Si la evaluación de Bob del ojo extraviado de Carol es similar a su propio informe, esto sugiere una percepción precisa y no una proyección. Sin embargo, si la evaluación de Bob excede en gran medida el informe de Carol en los días en que también fantaseaba sobre Alicia, entonces esto sugiere que la proyección tuvo lugar.

Los datos mostraron claramente evidencia de proyección. Los días en que un compañero fantaseaba con un encuentro con otra persona, solían asumir sentimientos similares por parte de su cónyuge. Además, tendían a expresar más enojo y participar en conductas más negativas hacia su pareja. Por lo tanto, cuando Bob proyecta su propio ojo errante sobre Carol y luego la castiga por ello, aparentemente está tratando de aliviar sus propios sentimientos de culpa.

Este estudio proporciona dos mensajes para llevar a casa para parejas en relaciones comprometidas. Primero, es importante separar los pensamientos de los comportamientos. La expectativa de que nunca tendrá ojos para otra persona una vez que se compromete con su pareja es simplemente irracional. Es perfectamente normal que te sientas atraído por personas que no sean tu pareja, y tampoco hay nada de malo en fantasear sobre encuentros ilícitos. Cuando estos pensamientos te lleguen espontáneamente, debes tratarlos como son: meras fantasías y nada más. Además, debe otorgarle a su pareja la misma libertad de pensamiento.

En segundo lugar, cuando ese monstruo de ojos verdes se alza dentro de ti, debes considerar cuidadosamente su origen antes de actuar sobre él. Si todo lo que tienes es una vaga sensación de que tu pareja se está desviando sin ninguna evidencia concreta, simplemente harás más daño que bien a la relación si los castigas por su supuesta transgresión. Y esto es especialmente cierto cuando esos sentimientos de celos son una respuesta a la culpa que tienes por tu propio ojo errante.

La monogamia no es un estado natural para los humanos, y un ojo errante es solo de esperar. No hay nada de malo en permitirse fantasías de amoríos tórridos con otras personas. De hecho, incluso pueden reavivar la llama cuando la chispa ha salido de una relación por lo demás monótona.

Related of "El Ojo Errante y el Monstruo de Ojos Verdes"