El (perdido) arte de la autorreflexión

En el clima político actual, parece que la manera estadounidense es "¡usted tiene la culpa de todos mis problemas!" No es solo política; mira el sistema legal, cómo operan las corporaciones, y cuántos divorcios y relaciones familiares disfuncionales hay. Miras tu mundo y ves a todas las personas que se interponen en tu camino, impidiendo tu felicidad, tomando malas decisiones y generalmente arruinando tu vida. Si se le pidiera crear una lista de personas difíciles, es probable que se le ocurra un par de nombres sin mucha vacilación.

El juego Blame es muy popular: "¡Me vuelves loco!" "Nunca piensas en mis necesidades", "No te importan las cosas que me importan", solo para nombrar unos pocos. La gente mira a los demás para resolver sus problemas, hacerlos completos y darles un sentido en la vida.

Pero, ¿y si el problema no está realmente allí? ¿Qué pasa si parte de las dificultades con las que lidias son internas para ti? Hoy es bastante impopular involucrarse en una autorreflexión saludable, o para decirlo de otra manera: "¿Cuál es mi papel en mis problemas y cómo podría abordar las cosas de manera diferente para obtener resultados diferentes?" Mirar hacia afuera es mucho más fácil. Puede señalar a la otra persona, esbozar sus debilidades y defectos muy fácilmente, y luego descansar cómodamente sabiendo que el culpable ha sido identificado. Puede que tengas razón: tu problema podría ser tu jefe, tu suegra, tu hijo o tu mejor amigo. Su problema puede ser cómo los demás lo tratan mal o lo ignoran o lo maltratan. Tu problema podría ser legítimamente que nunca tomas un descanso, y sin mala suerte no tendrías suerte. Pero, ¿qué pasaría si al realizar una autoexploración saludable pudieras identificar los obstáculos que puedes controlar? Es posible que no puedas controlar la actitud desagradable de tu suegra, pero tal vez tu actitud alimente el fuego. Si eres un niño, estás a merced de los demás, pero si tienes más de 18 años y eres un adulto, es hora de que identifiques tu papel y te responsabilices de tus situaciones no deseadas.

Esto es lo que no es la autorreflexión saludable: superarse a uno mismo, caer en el pensamiento "¡Ay de mí!", O aprovechar la oportunidad para concentrarse en todas las cosas malas que le sucedieron y cómo podría haberlas evitado. Es comprender dónde se desencadena, o qué situaciones son preocupantes o negativas para usted, y luego retroceder un paso para preguntar sobre su función o contribución al proceso.

Disculparse por su comportamiento, al ver que hizo algo para lastimar a otra persona, reconociendo que la manera en que está conectado puede servirle a veces bien pero otras veces son contraproducentes para usted; todos estos son ejercicios para ayudarlo a aprender a ser más autorreflexivo. El problema con la culpa es que no puedes controlar lo que no te gusta. La única cosa sobre la que tienes control magistral es a ti mismo; tu propia actitud, acciones y reacciones. Si estás cansado del juego de la culpa y quieres obtener respuestas reales, considera involucrarte en una pequeña autorreflexión.

  1. Identifica aquellas cosas (o personas) que te molestan. Considera por qué están molestos. ¿Qué es lo que hacen que es molesto? Tal vez sea un gran defensor de los niños, o se lo tomaron como un niño, por lo que las personas que se aprovechan de los niños, en cualquier forma o forma, son particularmente preocupantes para usted. Les echas la culpa, te enfocas en ellos y piensas cuán horribles son. O podría ser algo tan simple como pedirle a su pareja (en muchas ocasiones) que simplemente limpie los posos de café de la cafetera todas las mañanas y, sin embargo, cada vez que abra la canasta para hacer una olla fresca, esos motivos son para atormentar tú.
  2. Una vez que haya identificado cada activador (tómelos de uno en uno), considere el impacto. ¿Qué ha sucedido o le puede pasar a usted como resultado de la situación difícil? ¿Pierdes el sueño? ¿Se ha ido sin una taza de café fresca en semanas, por lo que está tomando la ingesta de cafeína? ¿No puede ser eficiente o efectivo en su trabajo? ¿Cuál es el resultado de la situación difícil?
  3. ¿Qué tan importante es corregir este problema? Una vez que ve el problema y el impacto, puede decidir simplemente dejarlo ir. Los granos de café me irritan, pero puedo vivir sin café hecho en casa.
  4. Si decide que hay un impacto significativo (aquí viene la parte difícil), considere su papel en la creación, la exacerbación o la continuación de la situación. Sí, así es, ¿qué factores contribuyentes podría haber en su enfoque? Te rebelarás: "No soy responsable de los padres que maltratan a sus hijos", pero cada situación tiene una oportunidad en la que contribuimos u optamos por no participar. Considere lo que está haciendo ahora, objetivamente, que crea el combustible para su fuego sobre el comportamiento de la otra persona o la situación.
  5. Haga una lista de los pasos que ha tomado que lo mantienen atrapado. Si le preocupan los niños, ¿lee y vuelve a leer cada artículo que describe algo terrible que ha sucedido? Si los posos de café todavía están en la canasta del filtro, ¿se abstiene de pedirle a su compañero que recuerde sacarlos porque quiere la "sorpresa" que proviene de tener que hacer algo "incorrecto" otra vez? Se honesto aquí Todos tienen un lugar en el que contribuyen a una situación que no desean, incluso si solo se queda en la situación y tolera lo que está sucediendo.
  6. Considera tu propio estilo. ¿Eres alguien a quien le gusta la armonía, por lo que no quieres plantear un conflicto y sacudir el barco? ¿Eres alguien que tiene grandes ideas pero que nunca las implementa? ¿Eres alguien que quiere hacer las cosas, así que corres a la meta sin tener un plan claro? Una vez más, esto no es para maldecirse, sino para hacer un balance de su enfoque preferido y ver cómo se relaciona con el problema que pueda tener.
  7. Posee tus cosas. No rumiques sobre eso. No te obsesiones No suplique perdón; solo posea, de manera objetiva, la contribución que está haciendo para mantenerse atascado. Decide que quieres pasar de la culpa a un mejor lugar de acción.
  8. Identifique solo una cosa que podría hacer de manera diferente la próxima vez. Habla con tu suegra y "actúa como si" te importara. Proporcione a su jefe los elementos de acción que le ha pedido. Conversa con tu hermano y cuéntale todo lo que aprecias de ella, en lugar de descubrir sus defectos. Piensa en un solo cambio, solo un cambio, que podrías hacer en relación con las situaciones que delineaste.
  9. Sigue probando cosas nuevas. Trabaja contigo mismo objetivamente y de buena fe. Canséate de culpar y decide que quieres ser parte de una solución, no solo un puntero que dice "el problema está ahí afuera". Cuanto más actúes, más reflexivo y activo estarás, más Descubrirás que no eres una víctima en tantas situaciones como hayas creído.

Related of "El (perdido) arte de la autorreflexión"