El poder de la personalidad

Wikimedia Commons
Fuente: Wikimedia Commons

Cuando Dave ingresó en la adolescencia temprana, de repente fue golpeado con una forma extrema de ansiedad social. Temía hablar en clase, no asistía a la escuela cuando se suponía que iba a presentarse en clase, sus calificaciones disminuyeron. Lentamente sus amigos desaparecieron. Se había vuelto no solo socialmente ansioso sino también solitario y extremadamente introvertido.

"Recuerdo que me sentía completamente mal la mayor parte del tiempo, además de tener miedo de estar rodeado de gente", me dijo Dave cuando me habló por primera vez en mi laboratorio de la Universidad de Miami.

Cuando Dave pasó por la adolescencia, su ansiedad e introversión crecieron y crecieron. Me dijo que era como si estuviera parado detrás de una ventana de vidrio cuando hablaba con los demás, sin ser escuchado, ni siquiera podía escuchar lo que decían los demás, simplemente estaba dentro de sí mismo. Sus respuestas a las preguntas de otras personas fueron breves y desdeñosas. Su voz era monótona.

Cuando Dave ingresó en la edad adulta, decidió que ya no podría soportar su aislamiento. Algo tuvo que cambiar ¿Pero que? ¿Se puede simplemente cambiar la personalidad? Dave no lo creía, pero trató de hacer todo lo posible para comportarse de manera que contrarrestara su personalidad. A pesar de su bajo GPA logró ingresar a una universidad, una universidad que estaba muy lejos de Seattle, su ciudad natal: Miami-Dade Community College. A propósito buscó personas y todas las partes que pudo encontrar. Él también comenzó a beber mucho.

La fiesta y la bebida no mejoraron las cosas. Los hicieron mucho peor. Pero Dave intentaba forzarse a sí mismo fuera de su introversión, intentaba parecer ser la persona que quería ser pero no lo era: un joven divertido, comunicativo y extrovertido.

Pero él no era esa persona. Nunca se sintió como él cuando estaba actuando su papel. Sintió que estaba fallando, pensó en abandonar la universidad. Pensó que tal vez nació como era: un introvertido sin ningún sentimiento de satisfacción con la vida, siempre viendo el vaso medio vacío.

Sin embargo, él no se dio por vencido. Renunció a la bebida y la fiesta, y comenzó a ejercitarse y a vivir un estilo de vida más saludable. Después de leer numerosos libros de autoayuda y psicología, también comenzó a meditar. Comenzó a sentirse menos ansioso, pero aún se sentía infeliz e insatisfecho con su vida.

Cuando llegó por primera vez a nuestro laboratorio, ingresó como sujeto de control para un estudio de personalidad. El único problema fue que no pudimos usarlo. Estábamos buscando un tema de control. Los sujetos de control en los estudios de personalidad son personas que obtienen puntajes promedio en medidas de personalidad. Dave no obtuvo un puntaje promedio. Obtuvo un puntaje muy alto en la medida del pesimismo. La buena noticia fue que podríamos usarlo como participante de investigación en lugar de como sujeto de control.

En nuestro estudio, observamos si se puede cambiar la perspectiva de la vida, utilizando una prueba informática simple que requiere que busque caras felices entre las caras negativas. Dave debía continuar el ejercicio diariamente.

Ocho semanas después, Dave regresó con sus notas sobre sus ejercicios para un control de personalidad. Al principio apenas lo reconocimos. Su personalidad parecía completamente cambiada. Por primera vez en su vida, miró la vida con gafas tintadas de rosa. Por primera vez desde la infancia sintió que finalmente era la persona que siempre había querido ser. Incluso había comenzado a salir con una chica de su clase. Sus notas estaban aumentando.

Dave había cambiado su personalidad. Las pruebas de personalidad lo revelaron.

"Realmente no pensé que fuera posible", Dave sonrió. "Ahora supongo que tengo una prueba objetiva".

Lo que Dave llamó "prueba objetiva" fue un cuestionario de psicología. Se basan en autoinformes. Los cuestionarios no están destinados a identificar cómo te comportas en situaciones particulares. Están destinados a determinar las características de tu personalidad. En psicología, el modelo estándar de tipos de personalidad es el modelo Big Five. Clasifica a las personas en términos de sus grados de extroversión (o introversión), neuroticismo, apertura, amabilidad y escrupulosidad. Cada uno de estos cinco rasgos comprende una serie de otros rasgos más específicos. [1] Por ejemplo, la dimensión del neuroticismo se compone de facetas como la ansiedad, la depresión, la autoconciencia y la vulnerabilidad al estrés. Puede puntuar alto o bajo en cualquiera de estas facetas, en función de sus respuestas a un gran número de preguntas que evalúan la probabilidad de que se comporte de manera particular en determinadas situaciones.

Los trastornos de la personalidad, como la depresión, el trastorno de estrés postraumático y el trastorno de personalidad antisocial, se pueden explicar en el modelo Big Five como casos de personalidad que se encuentran en el extremo del espectro en una serie de facetas. Las personas con desorden antisocial de la personalidad, por ejemplo, son personas que puntúan poco en la amabilidad y la escrupulosidad.

Normalmente, solo descubrimos trastornos de la personalidad cuando el comportamiento de las personas cae tan lejos de las listas que son un peligro para los demás, tienen dificultades para coexistir con otros o no pueden funcionar.

Dave realmente no tenía un trastorno de personalidad. La mayoría de nosotros no, ciertamente no en un grado que requiera un diagnóstico y tratamiento profesional y clínico. Simplemente caemos en algún lugar en el medio del espectro en las cinco dimensiones. Sin embargo, a veces pequeñas desviaciones pueden tener un impacto enorme sobre cómo nos llevamos bien con los demás, si logramos tener relaciones exitosas y si podemos ascender en la escala de la carrera. Y, de hecho, la mayoría de nosotros hemos tenido la idea de tener una personalidad diferente en algún momento de nuestras vidas. Al igual que Dave, podríamos desear ser más extrovertidos, más resistentes a las críticas, más optimistas o menos impulsivos, menos socialmente torpes. Para la mayoría de nosotros, sigue siendo eso, un deseo, porque la mayoría de las teorías de la personalidad nos dicen que nuestro tipo de personalidad esencial está fijado para la vida. Claro, podemos modificar algunos hábitos y modificar nuestro comportamiento, pero no podemos cambiar lo que realmente somos en el interior. Una vez que nuestros cerebros alcanzan la madurez después de la adolescencia, prevalece la creencia, eso es todo: nuestra identidad esencial está establecida. Como lo atestigua la historia de Dave, esta creencia, sin embargo, resulta firmemente arraigada en las viejas formas de pensar.

El cerebro plástico

Hallazgos recientes sobre la neuroplasticidad muestran cómo el cerebro puede modificar su estructura y funcionamiento como resultado de cambios en el cuerpo o el entorno externo.

Un testimonio increíble de la capacidad del cerebro para cambiar y recuperarse es el caso de Jody Miller. [2] Después de su tercer cumpleaños, Jody comenzó a tener ataques intensos que hicieron que su cuerpo se sacudiera por horas. Todas las convulsiones provenían del hemisferio derecho, extendiéndose a todo el cerebro. No pasó muchos meses hasta que perdió casi todo el control de su pierna y brazo izquierdos. Cada día se convulsionaba y se caía, arriesgándose a una lesión cerebral grave.

En este punto, los médicos le ofrecieron a sus padres una opción sorprendente. La única forma de que Jody sobreviva con una vida normal sería extirpar quirúrgicamente la mitad de su cerebro.

La operación fue larga y complicada, ya que los médicos trabajaron en la separación de los dos hemisferios sin dañar el tallo cerebral que se encarga de mantener las funciones básicas de la vida, como la respiración y los ciclos de sueño y vigilia. El procedimiento tomó siete horas. Pero fue tan bien como cualquiera podría esperar.

Después de que los cirujanos extirparon el hemisferio derecho del cerebro de Jody, el espacio se llenó de fluido espinal. Su cerebro comenzó a reorganizarse inmediatamente después de la cirugía. Aunque el hemisferio derecho había estado a cargo del lado izquierdo del cuerpo de Jody antes de la hemisferectomía, lo que quedaba de su cerebro aprendió rápidamente a controlar ambos lados de su cuerpo. Cuatro semanas después, Jody pudo salir del hospital sola. ¡Su cerebro izquierdo estaba realizando todas las funciones que hace un cerebro normal, y en solo cuatro semanas!

Sería extremadamente extraño si la personalidad fuera lo único que escapara de la asombrosa habilidad del cerebro para cambiar. Pero la personalidad rara vez se aborda desde la perspectiva del cerebro. Esta es probablemente la razón principal por la que se dice que está arreglada de por vida. Si estudias personalidad, te interesa principalmente cómo se comportan las personas en diferentes situaciones. Si estudias la cognición y el cerebro, observas cómo piensan y sienten las personas y cómo funcionan sus cerebros para generar esos pensamientos y sentimientos. Estos son enfoques muy diferentes que solo raramente se combinan y que solo raramente resultan en descubrimientos conjuntos.

El comportamiento es crucial para entender cómo es una persona normal, pero revela solo un lado de la personalidad: lo que otros pueden ver. El otro componente importante se refiere a lo que sucede en el interior del cráneo. Las cosas que no siempre puedes ver Las personas atrapadas en cuerpos que no responden son testimonios espantosos del hecho de que lo que sucede dentro de una persona no siempre se puede medir al observar el comportamiento.

Desbloquear la personalidad

Scott Routley estaba estudiando física en la Universidad de Waterloo, Ontario, cuando su prometedor futuro se detuvo de repente. El 20 de diciembre de 1999, Scott salía de la casa de su abuelo en Sarnia, Ontario, con su novia. A solo unas cuadras de la casa, colisionaron con un vehículo policial. La novia y el oficial de policía fueron llevados al hospital para recibir tratamiento por lesiones menores. Scott sufrió lesiones mucho más dramáticas que lo dejaron en un estado peculiar de desconocimiento, también conocido como estado vegetativo persistente, o síndrome de vigilia insensible.

Un estado vegetativo persistente es diferente de un coma. En coma, la persona se ve dormida y no se mueve, los ojos están cerrados y los resultados de un electroencefalograma (EEG), que detecta actividad eléctrica en el cerebro, son similares a los de una persona bajo anestesia general. Las personas en estado vegetativo persistente tienen ciclos regulares de sueño y vigilia. Cuando están despiertos, tienen los ojos abiertos y pueden mirar a su alrededor. Para el ojo no entrenado se ven conscientes y receptivos, pero lamentablemente la mayoría no lo son. Un estado vegetativo persistente puede durar años, y cuando la gente recupera la conciencia, se quedan dramáticamente paralizados.

Esta era la condición en la que Scott quedó después del accidente. Sus padres seguían insistiendo en que era receptivo a ellos, pero todos los métodos tradicionales para detectar la conciencia indicaban que no estaba al tanto y que sus padres leían demasiado los movimientos oculares y las sacudidas corporales.

Avance rápido doce años. En 2011, Adrian Owen, un neurocientífico británico, escuchó hablar de Scott Routley. Owen había encontrado previamente una conciencia mínima en pacientes en estado vegetativo persistente utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI). La resonancia magnética funcional muestra dónde el cerebro está más activo cuando el paciente está mirando o escuchando un estímulo o está realizando una tarea simple.

Después de escuchar que los padres de Scott insistieron en que Scott estaba al tanto, Owen decidió poner a prueba sus afirmaciones. El equipo de Owen primero probó si se podían encontrar patrones de activación distintos en el cerebro de Scott en respuesta a los dos comandos diferentes: el primer comando le pidió a Scott que imaginara caminando por su casa, a través de cada habitación, observando artículos particulares en su camino, como el refrigerador. la mesa del comedor y la televisión. El segundo comando fue para Scott imaginar jugar al tenis, corriendo rápido por la cancha de tenis para obtener las bolas.

Los resultados confirmaron las sospechas de los padres. Cada una de las dos tareas desencadenó un patrón distinto de activación cerebral. Cuando el equipo le pidió a Scott que se imaginara caminando de una habitación a otra en su casa, la circunvolución parahipocámpica, que nos ayuda a navegar a través del espacio, se iluminó en la exploración de fMRI. Cuando le pidieron que se imaginara jugando al tenis, por otro lado, la corteza premotora se iluminó. Esta área del cerebro le dice a la corteza motora qué músculos deben moverse. El hecho de que Scott pudiera ejecutar un comando e imaginarse uno de dos escenarios muy diferentes demostró que no estaba simplemente despierto, era consciente.

Pero Owen quería descubrir el alcance de la conciencia de Scott. ¿Scott estaba consciente de sí mismo? ¿Reconoció a los miembros de su familia y a sus cuidadores? ¿Estaba sufriendo? ¿Tenía alguna preferencia para el entretenimiento? Owen quería respuestas. Como la fMRI no puede detectar la diferencia entre alguien que piensa "sí" y "no", el equipo de Owen utilizó un paradigma especial que traduce "sí" y "no" en dos escenarios visuales diferentes. El "sí" para Scott era imaginarse caminando por su casa. Para contestar "no" tuvo que imaginarse jugando al tenis. Dado que estos dos escenarios produjeron distintas activaciones del cerebro que se pueden detectar en el escáner, Owen pudo leer las respuestas a sus preguntas del cerebro de Scott. Las pruebas revelaron que Scott sabía quién era y que estaba en un hospital. También pudo identificar el nombre de su trabajador de apoyo personal y la fecha actual. Cuando se le preguntó si tenía dolor físico, respondió que "no".

Scott había sido enterrado vivo dentro de la tumba de su cuerpo insensible durante doce años antes de que su voz finalmente se desbloqueara. Pero durante esos doce años, Scott estaba allí, pateando y gritando, anhelando ser escuchado. Solo las exploraciones con resonancia magnética funcional pudieron revelar que todavía estaba allí. No estaba simplemente despierto, sino completamente consciente de su entorno, capaz de imaginar escenarios complejos, tomar decisiones difíciles y responder preguntas desafiantes.

Casos como estos enfatizan la importancia del cerebro para la personalidad. Lo que sucede dentro del cerebro puede marcar la diferencia entre un individuo que es un "vegetal" que respira y una persona con características y rasgos internos multifacéticos.

Despertar circuitos cerebrales latentes

La investigación genética, en particular los estudios de gemelos, sugieren que la personalidad es aproximadamente el 50 por ciento heredada y el 50 por ciento debido a cosas no relacionadas con el patrimonio. Esto significa que si naces con un cierto conjunto de genes, tienes un 50 por ciento de posibilidades de desarrollar una personalidad en particular. Pero también tienes 50 posibilidades de no desarrollarlo. Estás simplemente predispuesto, no destinado a convertirse de cierta manera. El medio ambiente es la mitad de la ecuación. La personalidad de un niño todavía se está formando y remodelando de manera drástica. Lo mismo aplica para adolescentes y adultos jóvenes, cuyos cerebros aún están experimentando transformaciones dramáticas.

Mientras que el cerebro cambia continuamente toda tu vida, la mayor cantidad de transformaciones ocurren antes de la edad adulta. Antes de la edad adulta, el cerebro genera continuamente nuevas neuronas, nuevas conexiones neuronales y mielina, una sustancia grasa que envuelve los extremos transmisores de las neuronas y las hace más capaces de comunicarse con otras células cerebrales. Durante el crecimiento del cerebro, el cerebro no solo establece nuevas conexiones, sino que también elimina las conexiones que no utiliza. Este proceso de recorte de las conexiones neuronales también se conoce como poda neuronal, o simplemente poda. La poda es, por lo tanto, un proceso que altera la estructura neuronal al reducir el número total de conexiones nerviosas o sinapsis. Esto da como resultado configuraciones sinápticas más eficientes. La poda se rige principalmente por factores ambientales, particularmente el aprendizaje.

El cerebro también puede cambiar su cableado de una manera diferente. En el proceso de poda, las neuronas no mueren. Simplemente retraen las terminaciones nerviosas, o axones, de las conexiones sinápticas que no son útiles. Pero el cerebro también puede reconectarse matando sus neuronas en un proceso que se llama apoptosis, que es una forma de muerte neuronal programada que es diferente del tipo de muerte de las neuronas que ocurre en las lesiones cerebrales, como cuando estás atormentado inconsciente con un bate de béisbol. En la apoptosis, la neurona muere y todas las conexiones asociadas con la neurona también se eliminan. La apotosis ocurre, por ejemplo, cuando el cerebro se renueva a intervalos regulares o, en casos más extremos, cuando las células cancerosas activan células sanas para someterse a este proceso.

Durante la infancia y la adolescencia, las conexiones neuronales imprecisas, innecesarias e innecesarias entre las neuronas se eliminan gradualmente, dejando conexiones que son más fuertes, más útiles y más específicas. Podemos pensar que es una especie de selección natural neuronal.

Es durante este marco de tiempo que se forman nuestros rasgos de personalidad más estables. Esto, sin embargo, plantea una pregunta desconcertante. Una vez que se ha eliminado una conexión neuronal o se ha recortado un circuito cerebral, se ha ido para siempre. ¿Eso no sugeriría que es difícil cambiar las cosas una vez que lleguemos a la edad adulta?

De hecho, hay algo de verdad en esto. Una vez que llegamos a la edad adulta y tenemos un conjunto relativamente estable de rasgos de personalidad, es difícil cambiarlo. No podemos recuperar lo que se pierde en los procesos de poda y poda. En algunos casos, las anormalidades cerebrales que se basan genéticamente hacen que sea virtualmente imposible de cambiar. Las personas con síndrome de Williams, un trastorno genético causado por la eliminación de 26 genes en el cromosoma 7, son extremadamente extrovertidas: tienen una actitud alegre, son muy locuaces y se sienten a gusto con los extraños. Estudios recientes muestran que el síndrome de Williams produce anormalidades en la estructura y función de la parte frontal de la ínsula, un área del cerebro involucrada en la autoconciencia, la empatía y la experiencia interpersonal. [3]

Aunque no se puede negar que la infancia es la ventana de oportunidad para el cambio, ahora está bien establecido que el cerebro adulto también puede sufrir cambios. De hecho, continúa haciéndolo durante toda la vida. Se puede transformar de nuevas maneras con el aprendizaje. Pero también puede regresar a viejos patrones. Para bien o para mal. Esto se debe a que los procesos de poda y recorte no siempre son completos. Algunas veces las neuronas se dejan intactas pero han perdido muchas de sus conexiones con otras neuronas. En otros casos, las conexiones todavía están presentes pero han estado inactivas. Esto significa que la información que transmiten las neuronas es tan débil que ya no es suficiente para mover los músculos o alcanzar la conciencia.

Lo sorprendente es que incluso las neuronas paralizadas pueden regenerar las conexiones neuronales a otras neuronas, lo que puede volver a activar los circuitos cerebrales latentes. Uno de los descubrimientos más sorprendentes de la plasticidad cerebral en los últimos tiempos es que las personas que quedan parcialmente paralizadas por lesiones espinales pueden recuperar algo de movilidad al despertar manualmente las conexiones entre la columna vertebral y el cerebro. Anteriormente se pensaba que la parálisis motora completa y persistente es el resultado de una conexión rota entre la columna vertebral y el cerebro. Pero los investigadores de UCLA, la Universidad de California, San Francisco y el Instituto Pavlov de Rusia descubrieron que en los pacientes que estaban examinando, la conexión entre la columna vertebral y el cerebro todavía estaba presente, pero en estado latente y las neuronas apenas disparaban. ] Al estimular las vías neuronales en la columna vertebral con electricidad, el equipo descubrió que podían devolver algo de movilidad a las personas a quienes les habían dicho que nunca volverían a sentir sus extremidades.

Estos cambios son físicos, pero el despertar de los circuitos cerebrales latentes también puede provocar cambios psicológicos. Uno de los casos más radicales se relata en el libro de memorias del neurólogo Oliver Sacks, Awakening, de 1973, en el que Sacks informa sobre su descubrimiento de los efectos beneficiosos de la nueva droga L-Dopa en pacientes catatónicos. En 1969, Sacks administró la droga -el precursor de la dopamina química cerebral y de placer- a pacientes en un hospital del Bronx que padecen encefalitis letárgica, una inflamación del cerebro que destruye los receptores de la dopamina y que a menudo deja a la gente sin palabras e inmóvil. Los pacientes del Bronx fueron víctimas de una epidemia de la enfermedad que se extendió entre 1915 y 1926, por lo que habían estado paralizados en un trance similar al sueño durante décadas. Cuando Sacks administró el medicamento a sus pacientes, hiper-activó los receptores de dopamina restantes, despertando circuitos cerebrales para el movimiento y el habla. Sus pacientes se despertaron y regresaron a la normalidad de la vida.

Cuando despiertas los circuitos cerebrales latentes, cambias la función de las vías neuronales existentes. Pero el cerebro también puede cambiar al generar nuevas conexiones neuronales o sinapsis. Estos cambios se conocen como cambios estructurales. Cuando las personas ocupan una nueva área de estudio o línea de trabajo, se producen cambios estructurales masivos en las conexiones neuronales del cerebro. Por ejemplo, cuando las personas comienzan a usar teléfonos inteligentes, las áreas del cerebro que controlan los dedos y los pulgares cambian. En un estudio de treinta y siete voluntarios, los científicos descubrieron que los usuarios de teléfonos inteligentes tenían lecturas de activación cerebral mayores en respuesta al toque mecánico en el pulgar, el índice y el dedo medio que los usuarios de teléfonos celulares convencionales. [5] Se han encontrado adaptaciones similares en los cerebros de los músicos: las áreas que dominan los dedos utilizados para tocar el violín son significativamente más grandes en los violinistas que en los no violinistas.

La capacidad del cerebro adulto para cambiar su estructura es asombrosa, pero la mayor sorpresa ha sido que el cerebro adulto genera nuevas neuronas. Durante mis años de adolescencia me advirtieron que las neuronas perdidas por el consumo de alcohol y drogas recreativas habían desaparecido para siempre. Esto resultó no ser cierto, ciertamente no para las neuronas en el área de control principal de la memoria, conocida como el hipocampo, o para ciertas otras regiones del cerebro. El cerebro es capaz de convertir las células madre, que son células que no están especializadas para nada, en neuronas e incorporarlas a las redes neuronales existentes.

En los últimos años, hemos descubierto más y más casos en los que los circuitos cerebrales latentes se reactivan, a veces de la manera más extraña. Cuando George Meléndez fue sacado de su automóvil luego de un trágico accidente automovilístico, quedó en un estado de conciencia mínima. Era mínimamente consciente de su entorno, pero por lo demás no respondía. Su familia lo llevó a su casa para cuidarlo. Debido a algunos terrores nocturnos que dejaron a George dando vueltas en la noche, el médico de la familia le recetó zolpidem, también conocido comercialmente como Ambien. La medicación para dormir tuvo el efecto opuesto. No ayudó a George a dormir. Lo despertó. De repente pudo hablar y recordó todo antes del accidente. Después de una segunda dosis de Ambien en la mañana, le quitaron el tubo de alimentación y estaba comiendo panqueques para el desayuno.

En otro caso, una mujer de 48 años de edad quedó en estado de mínima conciencia durante dos años luego de un intento de suicidio. [6] Ella no podía moverse, hablar o incluso alimentarse a sí misma. Cuando se le dio a Ambien para que la ayudara a dormir, de repente pudo hablar, comer sola y moverse sin ayuda hasta que la droga desapareció. Este no fue un incidente aislado: los investigadores se han encontrado con otros numerosos casos de despertares paradójicos, lo que sugiere que Ambien puede hiperactivar los circuitos cerebrales latentes en algunas personas con lesión cerebral.

Si bien la medicación en algunos casos puede activar circuitos cerebrales inactivos, las técnicas menos invasivas pueden lograr resultados igualmente sorprendentes al imitar los efectos de la medicación. Se sabe desde hace tiempo, por ejemplo, que la falta de sueño severa alivia la depresión del 60 al 70 por ciento de las veces, lo que es mejor que los antidepresivos comunes. Sin embargo, durante muchos años ha sido un misterio cómo estar más cansado podría sacarnos de un estado que normalmente nos hace querer permanecer en la cama todo el día.

Resulta que las señales eléctricas del cerebro privado de sueño imitan las de la ketamina antidepresiva de "emergencia" de último recurso. La ketamina o K especial, en lenguaje callejero, se usa para inducir la anestesia antes de la cirugía, pero en dosis muy pequeñas puede aliviar temporalmente la depresión severa aumentando los niveles cerebrales de glutamato, un potente neurotransmisor que activa el cerebro. [7] La liberación de glutamato regenera rápidamente las conexiones entre las neuronas que han sido dañadas por la depresión. Cuando tenemos sueño, el cerebro libera naturalmente la adenosina química. Si bien esta sustancia química normalmente nos hace dormitar, en cantidades superiores puede proteger al cerebro de los efectos nocivos de la privación del sueño. Lo hace de una manera similar a la ketamina, cambiando la actividad en la corteza prefrontal, que puede aliviar temporalmente los síntomas de la depresión.

El despertar inesperado causado por Ambien o adenosina no es en general un enfoque útil para despertar los circuitos cerebrales latentes. Aun así, agrega peso a la proposición de que las redes latentes del cerebro pueden ser reactivadas.

El Extrovertido dentro de ti

¿Cómo se relaciona el despertar de los circuitos cerebrales en tetrapléjicos, las personas en estados mínimamente conscientes y las personas que sufren de depresión mayor con los circuitos cerebrales de la personalidad? La investigación muestra que muchos de nosotros tenemos circuitos cerebrales dormidos para los rasgos de personalidad que son demasiado débiles para afectar nuestras acciones, emociones o pensamientos. Puede ver este proceso en funcionamiento en personas que han pasado por experiencias traumáticas o transformativas recientes. Si solías ser extrovertido y solo recientemente te volviste introvertido debido a una mala ruptura, un despido de un trabajo o la pérdida de un miembro de tu familia, es probable que tengas circuitos inactivos correspondientes al antiguo extrovertido.

Este capítulo ampliará la extroversión. En capítulos posteriores veremos más de cerca los otros tipos de personalidad, así como algunos trastornos comunes de la personalidad. Recuerde que la extroversión es una de las cinco dimensiones de la personalidad en el Modelo de los Cinco Grandes de la personalidad, que es uno de los modelos de personalidad más utilizados en la psicología de la personalidad. A menudo atribuimos extroversión a las personas que son imanes sociales, el centro de atención en las reuniones sociales, los tipos que espontáneamente pueden dar un brillante brindis en la fiesta de cumpleaños de su amigo y que no están confundidos acerca de lo que la gente piensa de ellos. Sin embargo, al igual que las otras dimensiones, la extroversión comprende seis facetas, algunas de las cuales están asociadas con comportamientos de la vida real y ninguna de las cuales depende directamente de si le importa lo que los demás piensen de usted. Las seis facetas para la extroversión son: calidez / amabilidad, gregarismo, asertividad, nivel de actividad, búsqueda de emociones y emociones positivas / alegría. Una persona que hace amigos fácilmente, que se desenvuelve mejor en compañía de otras personas, que tiene una actitud de carga, que tiene pocas ranuras vacías en su apretado calendario, que se siente más viva en ambientes altamente estimulantes y que irradia alegría anotaría alto en las seis facetas de la extroversión. La mayoría de las personas cae en algún lugar en el medio del espectro, ya sea al anotar en el medio en la mayoría de las facetas o al anotar alto en algunos y bajo en otros.

A pesar del hecho de que la mayoría de nosotros no somos verdaderos extrovertidos, la extroversión se ha convertido en algo así como un ideal en nuestra sociedad. Como argumenta Susan Cain, una ex abogada de Wall Street, en su libro Silencio : el poder de los introvertidos en un mundo que no puede dejar de hablar, siempre hemos sido una sociedad que favorece la acción sobre la contemplación. Nuestro sistema educativo fomenta la extroversión colocando a los niños en grandes aulas e instando a las actividades grupales y el comportamiento social, y para tener éxito en la fuerza de trabajo, es una gran ventaja ser magnético y carismático y hablar y tomar las riendas. Para tener éxito en nuestra sociedad, los introvertidos a menudo tienen que fingir ser extrovertidos o trabajar duro para superar su aversión al centro de atención.

En su libro, Cain llama la atención sobre los muchos valores sociales pasados ​​por alto de las personas privadas y contemplativas. Los tipos reflexivos, cerebrales y libresca son a menudo las personas que llevan a cabo la investigación básica de la que se benefician las grandes corporaciones. Sin embargo, sigue siendo un hecho que, en muchos nichos de la sociedad, ser extrovertido te da el impulso que a veces se necesita para poner un pie en la puerta del éxito. Pero fortalecer al extrovertido en ti resulta estar dentro del ámbito de la posibilidad, porque el asiento de esta dimensión de la personalidad está ubicado en las partes del cerebro más susceptibles al cambio.

Optimismo y placer ambiental

Las seis facetas de la extroversión están respaldadas por dos rasgos más fundamentales: el optimismo (realista) y la tendencia a atribuir la sensación de placer al propio entorno. [8] Innumerables estudios han encontrado que el optimismo se asocia con una alta autoestima, una actitud alegre, una tendencia a mirar los aspectos positivos de una situación dada y creer en un futuro brillante. [9] Se ven a sí mismos como a cargo de su propio éxito y logros en lugar de ser agentes pasivos cuyos únicos éxitos surgieron como resultado de la suerte. Esta forma de pensar promueve la felicidad. [10] Incluso puede agregar años a tu vida. [11] En un estudio reciente, Sophie Chou, una investigadora de psicología organizacional de la Universidad Nacional de Taiwán, descubrió además que una parte saludable del optimismo también puede conducir al éxito en la vida. [12] Una sensación de realismo puede ayudarnos a desempeñarse bien en el trabajo y en la escuela, y una perspectiva positiva puede ayudarnos a detectar oportunidades y compensar la depresión después del fracaso o el rechazo.

Los optimistas realistas son más propensos que los pesimistas a irradiar alegría genuina y ser amigables y afectuosos, dos de las facetas de la extroversión. Sorprendentemente, los optimistas y los pesimistas tienen distintas activaciones cerebrales que se pueden medir mediante la electroencefalografía (EEG), que detecta los patrones de ondas cerebrales en diferentes partes del cerebro. El optimismo resulta estar asociado con una mayor actividad fisiológica en el hemisferio izquierdo de la parte frontal del cerebro, mientras que el pesimismo desencadena más actividad en el hemisferio derecho.

En las personas que se encuentran en el medio del espectro de optimismo / pesimismo, el cerebro capta y procesa la información positiva y negativa en la misma medida. Pero el hemisferio izquierdo es más activo cuando se necesita procesar información positiva, mientras que el hemisferio derecho es más difícil cuando la información es desagradable o negativa. [13] En un experimento, los participantes de la investigación escucharon una grabación de un mensaje advirtiéndoles sobre los efectos dañinos del bronceado a través de la oreja izquierda o la oreja derecha. [14] La información que entra por un oído se procesa en el lado opuesto del cerebro. Aquellos que recibieron el mensaje a través del oído izquierdo y que, por lo tanto, lo procesaron en el lado derecho del cerebro, fueron más propensos a usar protector solar en la playa, hallaron los investigadores. En otras palabras, eran más propensos a ser cautelosos sobre los daños de la quemadura solar, porque el mensaje fue entregado al "lado cauteloso" de su cerebro.

Esta asimetría entre los dos lados del cerebro también se puede detectar cuando las personas de medio espectro procesan información sobre sus propias características positivas frente a las negativas. [15] Por ejemplo, si la gente malhumorada pero trabajadora piensa en su propia ira, el hemisferio derecho es más activo, y cuando contemplan lo duro que trabajan para lograr sus objetivos, el hemisferio izquierdo es más difícil en el trabajo.

La actividad constante elevada en el hemisferio izquierdo en los optimistas se explica por su tendencia a mirar el lado positivo de la vida y verse a sí mismos en una luz positiva y como agentes activos. Los pesimistas han cerrado las partes del hemisferio izquierdo que se supone que captan y procesan aspectos positivos de sí mismos y de su entorno y se encargan de su propio éxito. Una forma de depresión es un estado de pesimismo patológico o extremista. [16]

El segundo rasgo subyacente a la extraversión es la tendencia a atribuir sentimientos de placer interno al propio entorno y a los entornos activos y sociales para desencadenar sensaciones de placer. Un estudio publicado el 13 de junio de 2013 en la revista Frontiers in Human Neuroscience encontró que los extrovertidos son más propensos a atribuir una liberación de la dopamina química de recompensa y motivación al entorno en el que se encuentran. [17] Los investigadores Yu Fu y Richard Depue, neurobiólogos en la Universidad de Cornell en Nueva York, dieron una combinación de participantes de investigación extrovertidos e introvertidos Ritalin, un medicamento que aumenta los niveles activos de dopamina en el cerebro. Mientras se encontraban bajo la influencia de la droga, a los participantes se les mostraron secuencias de videos que eran neutrales, como un bosque lluvioso o estimulantes, como una secuencia de juego de fútbol triunfante (anotación de un touchdown). Más tarde, los sujetos fueron sometidos a pruebas que miden cuánto aumentaría su atención a una sensación de recompensa, utilizando la prueba de memoria y las pruebas de estimulación ambiental, como tocar con los dedos y el comportamiento. A diferencia de los introvertidos, los extrovertidos asociaron su mayor atención a los videos con una sensación de fortalecimiento. Ellos atribuyeron sus buenos sentimientos a lo que vieron fuera de ellos mismos. Todo esto indica que los extrovertidos se sienten energizados por entornos gratificantes, mientras que los introvertidos son más propensos a "drogarse" en lo que sucede en sus mentes.

La gregariedad y las facetas de extroversión de excitación son directamente atribuibles a esta tendencia a encontrar placer en un entorno estimulante. Los extrovertidos tienden a no ser hogareños porque el hogar tiende a no proporcionar el tipo de estimulación que les da energía. Debido a que el placer provocado por la dopamina es el antídoto contra la ansiedad, la timidez, la duda y la timidez, un ambiente que promueve este tipo de placer también puede desencadenar audacia, asertividad y una actitud de carga, la sexta faceta de la extroversión.

Jumpstarting Extroversion

La investigación ha demostrado que el optimismo tiene sus raíces en lo que se conoce como sesgo de atención. [18] El sesgo atencional es una tendencia general de los pensamientos que generalmente estamos plagados o divertidos de afectar lo que terminamos procesando en la percepción. Por ejemplo, las personas que con frecuencia piensan en la moda y la ropa prestan más atención a lo que otros usan.

Debido a que los optimistas tienen pensamientos positivos recurrentes sobre sí mismos, sobre las situaciones en las que se encuentran y sobre el futuro, sus cerebros prestan más atención a los elementos positivos del entorno y filtran la información que no se ajusta a su mentalidad más brillante. Los pesimistas se ven igualmente afectados por el sesgo atencional, pero la información que reciben no se filtra a través de lentes color de rosa. Los pesimistas prestan mayor atención a las señales negativas, mientras ignoran los elementos positivos.

Esto se ha medido de varias maneras, con mayor éxito mediante el seguimiento de los movimientos oculares de las personas cuando se presentan imágenes agradables o desagradables. [19] Cuando se presentan dos imágenes paralelas, una agradable como una cara sonriente y otra desagradable como una cara temerosa, los optimistas miran significativamente menos a la imagen desagradable y se centran mucho más en la imagen agradable en comparación con los pesimistas.

Como vimos al comienzo de este capítulo, este tipo de sesgos atencionales se pueden corregir con esfuerzo. Una forma de ajustar un sesgo negativo del hemisferio derecho es realizar ejercicios de imaginación que atribuyan un resultado feliz a una situación devastadora. [20] En uno de nuestros estudios, les pedimos a voluntarios que observaran imágenes de accidentes automovilísticos fatales, cuadripléjicos en sillas de ruedas motorizadas y personas sin hogar en la calle. A los participantes que habían calificado como pesimistas severos desde el principio se les dijo lo que realmente sucedió y luego se les pidió que imaginaran un resultado positivo diferente del escenario. Por ejemplo, podrían imaginar a la persona sin hogar encontrando un boleto ganador de la lotería en la calle o al cuadriplégico reuniéndose con un médico con una cura mágica. Repitieron esta tarea una vez al día durante ocho semanas. Después del período de estudio, su pesimismo había disminuido significativamente. Hubo mucha menos actividad en el lado derecho de las áreas frontales del cerebro en reposo, estaban ocupando menos de información negativa y obtuvieron puntajes más altos en los cuestionarios de optimismo.

Otro enfoque para corregir un sesgo negativo del hemisferio derecho es entrenar al cerebro para buscar señales positivas en el entorno. En un estudio, solicitamos a los participantes de la investigación con una puntuación alta en el pesimismo que buscaran una cara feliz en una multitud de rostros infelices / neutrales mostrados en la pantalla de una computadora. Cada sesión tenía veinte tareas de búsqueda visual que requerían encontrar una cara feliz en una multitud de caras infelices / neutrales. A nuestros voluntarios se les pidió que repitieran la tarea una vez al día durante ocho semanas. Aquellos que cumplieron con la tarea obtuvieron puntuaciones significativamente más altas en las mediciones de optimismo después de las ocho semanas en comparación con su punto de partida.

Berit Brogaard
Fuente: Berit Brogaard

Capturas de pantalla de una tarea que solicita a los participantes una puntuación alta en el pesimismo para identificar la cara feliz en la multitud de rostros neuronales.

Este tipo de tarea no requiere un entorno de laboratorio o el tipo correcto de estímulos informáticos. Puede completarlo cuando está sentado en una oficina de dentista abarrotada, caminando por la tienda de abarrotes o caminando en el metro. Simplemente practica encontrando la cara más feliz en la multitud. Resulta ser más difícil de lo que piensas. La mayoría de la gente está más en sintonía con Charlie Brown de Peanuts que Olaf, el muñeco de nieve de Frozen.

El optimismo no hace por sí mismo la extroversión, a pesar de que es un paso en la dirección correcta. El otro rasgo es la tendencia a ser estimulado por eventos sociales como charlas con extraños, bailes en mega clubes, bodas grandes y fiestas de compañía en vacaciones. Puede parecer que muchas personas poseen este rasgo, y muchas personas lo hacen. Pero los verdaderos introvertidos no lo hacen. Los verdaderos introvertidos pueden tolerar estas actividades, incluso pueden encontrarlos levemente divertidos. Pero lo que realmente los entusiasma son las actividades que realizan por su cuenta, lejos de la gente, acurrucados en un sofá o una silla.

Cambiar este rasgo puede no ser lo mejor para todos, pero hay formas de dirigirse más hacia el exterior. A veces decimos de personas que recuerdan solo lo que les interesa que tienen memoria selectiva. Como resultado, todos tenemos memoria selectiva. Ésto es una cosa buena. Como señaló el psicólogo y filósofo William James, "si recordáramos todo, en la mayoría de las ocasiones deberíamos estar tan enfermos como si no recordamos nada". [21] Todos somos muy buenos para "olvidar" la información que es irrelevante para un tarea particular o tiene poco valor futuro. Pero no todos consideramos que la misma información sea irrelevante o carente de valor futuro. Sin indagar demasiado en ellos, los introvertidos no consideran que su entorno externo les proporcione mucha información relevante o de valor futuro para ellos. Encuentran a otras personas agotadoras. Los extrovertidos los vuelven locos. No son misantrópicos, groseros o narcisistas, sus cerebros simplemente han conjurado este tipo de sesgo atencional como resultado de la composición genética, la maduración cerebral o la experiencia de la vida.

El interés personal se puede entender como una constelación de esas disposiciones para agradar, desagradar o preferir ciertas cosas que conducen a patrones de conducta consistentes. [22] Si le gusta hablar, tenderá a buscar situaciones que le permitan hacerlo, como las reuniones sociales. Si te gusta pensar en preguntas profundas, como el significado de la vida, puedes decidir convertirte en una filosofía principal. Aunque los extravertidos tienden a ser agradables, la extraversión -junto con la apertura y la conciencia- se oponen claramente al neuroticismo y la amabilidad al estar fuertemente correlacionados con el interés. [23] La extroversión está fuertemente correlacionada con los intereses en los asuntos empresariales y sociales, mientras que las personas que son meramente agradables pero no extrovertidas no están correlacionadas de esta manera.

Nuestros intereses y preferencias cambian considerablemente a medida que avanzamos en la vida. La mayoría de estos cambios nos protegen contra la decepción. Las influencias inconscientes alteran nuestras preferencias a la luz de las opciones que tenemos disponibles. [24] Por ejemplo, si tiene una preferencia por una vida de extravagancia pero es poco probable que alguna vez obtenga los medios para tal vida, su cerebro puede alterar secretamente sus preferencias y hacer que prefiera lo que puede obtenerse. Sería genial si nuestros cerebros siempre nos hicieran modificar nuestras preferencias para adaptarnos a nuestras opciones sin tener que depender de la voluntad o el esfuerzo conscientes. Pero obviamente ese no es el caso. Si ese fuera el caso, ninguno de nosotros querría volverse más hablador o asertivo para encajar en las familias en las que nacimos o en los trabajos que ocupamos.

Lamentablemente, todavía no hemos encontrado ningún método realmente bueno que pueda cambiar sus intereses personales. Parte de la razón para esto es que el interés está determinado en parte por los niveles de tu cerebro de la dopamina química de recompensa y motivación. Cuando los niveles de dopamina de su cerebro están fuera de control, se siente más atraído por la estimulación externa. Cuando la dopamina no alimenta los lóbulos frontales del cerebro de manera constante (como en las personas con trastorno por déficit de atención) o es demasiado alta (como en las personas que inhalan medio gramo de cocaína), te atraen demasiados estimuladores externos. Sin embargo, cómo se establecen los niveles de dopamina se debe principalmente a la biología, que es particularmente difícil de ajustar sin medicamentos o tecnología. Pero hay esperanza, si deseas cambiar.

El interés personal, que es su tendencia a interesarse en ciertas materias, ocupaciones o actividades, es diferente del interés situacional. El interés situacional es espontáneo, transitorio y se desencadena por la situación particular en la que te encuentras. Normalmente no estarás interesado en hablar con las personas y, de repente, te encuentras fascinado por lo que tu colega tiene que decir en la celebración anual de vacaciones. La investigación educativa muestra que el interés situacional es el principal factor que puede desencadenar el interés personal. [25] El interés situacional aumenta cuando recibe información novedosa [26], así como cuando la actividad es al menos mínimamente relevante para sus intereses personales. [27] Lo mejor que puedes hacer si quieres fortalecer al introvertido es encontrar un experto en pequeñas charlas y tratar de soportar una hora de conversación sin contenido.

Para despertar su interés en su entorno externo, ya sean otras personas o actividades desconocidas, vaya más allá de las conversaciones y empiece a centrarse en los detalles de su entorno. Imagina que eres un estudiante de filosofía introvertido con un interés en el significado de la vida. En la fiesta anual, te encuentras rodeado por los futuros educadores, abogados y empresarios de Miami de la facultad de derecho, la escuela de negocios y el departamento de educación. Cuando no hablan de la tienda, que está más allá de ti, están conversando sobre el clima, que casi nunca cambia en Miami. Duras una hora, luego ya no puedes respirar y te divides.

Enfoque equivocado, si estás esperando un cambio. Tenga en cuenta que puede cambiar el tema de la conversación. En realidad, puede ser interesante averiguar qué tienen que decir los futuros educadores, abogados y empresarios sobre el significado de la vida. Incluso puede haber un estudio futuro de las actitudes de las personas hacia la vida en espera.

Si su entorno externo no le interesa, puede deberse en parte a que necesita ser más perceptivo. Un gran secreto de los extrovertidos es que prestan atención al detalle. Algunos de ellos están tan distraídos por los detalles que no pueden mantener su enfoque incluso en un breve intercambio verbal. Pueden interrumpirte a mitad de la oración para señalar el lindo atuendo del bebé en la carriola que acaba de pasar. Lleve eso al extremo y tiene a una persona con trastorno por déficit de atención con hiperactividad en sus manos. Eso es atención distribuida, o cambio de atención, llevada al extremo. Si bien esto no es deseable, una parte saludable de la atención al detalle puede ayudar a estimular el interés. Ya que estás leyendo este libro, es probable que tengas cierto interés en la personalidad. ¿Por qué no tratar su próxima gran reunión social como un ejercicio para determinar la personalidad de las personas? Eso te dejará con un propósito y una gran cantidad de preguntas para hacerte: "¿Te gusta conocer gente nueva?", "¿Estás preparado para decirle a la gente si están equivocados?", "¿Prefieres seguir la misma rutina?" todos los días? "," ¿Tratas de responder a tus correos electrónicos lo antes posible? "," Como padre, ¿preferirías ver a tu hijo crecer amable que inteligente? "," ¿Eres más un improvisador natural que un ¿planificador cuidadoso? "," Si tuviera un negocio, ¿le resultaría muy difícil despedir empleados leales pero de bajo rendimiento? ".

El extrovertido neurótico y el introvertido emocionalmente estable

Como Susan Cain ha argumentado en su libro Silencio: el poder de los introvertidos en un mundo que no puede dejar de hablar, los extrovertidos dominan la vida pública. Están sobrerrepresentados entre los políticos, abogados, líderes de la compañía y los principales administradores públicos. Es un rasgo que ha llegado a ser un ideal en la sociedad occidental. Los extrovertidos contratan a otros extrovertidos en posiciones de liderazgo. Todo esto puede descansar en un error. Quizás el mundo sería un lugar más tranquilo, más sano y más pacífico si los introvertidos estuvieran a cargo. Pero no lo son. Para vivir el ideal extrovertido y tener éxito en el mundo tal como es, tienes dos opciones: pretensión, que puede ayudarte a subir en la escala de la carrera bajo falsas pretensiones, o: moverte por el espectro de la personalidad para acercarte al ideal extrovertido , hasta que el mundo abra sus ojos y reconozca las virtudes de la persona contemplativa.

Pretender, a menos que se emplee de manera sistemática, lo cual discutiremos en un capítulo posterior, es agotador. El cambio es posible porque no hay necesidad de ir de un extremo a otro para sobrevivir en la tierra de los extrovertidos.

Algunos aspectos de la extraversión son increíblemente molestos e independientemente deseables: su actitud optimista hacia la vida, su capacidad para disfrutar de las rutinas más triviales y su alegría imparable. Esos aspectos de la extroversión, sin embargo, no son opcionales; se relacionan directamente con su expectativa de vida, su calidad de vida y su éxito en las relaciones.

La buena noticia es que puede cambiar, si desea avanzar con las tendencias de la sociedad. Para aumentar el optimismo, puede buscar cualquier cosa positiva en su entorno cotidiano de forma regular. Encuentre la persona feliz en el metro o la persona feliz en la tienda de comestibles. Se ha demostrado que esto aumenta su optimismo y, por lo tanto, su extroversión y sus capacidades para tener éxito en nuestra sociedad extrovertida. Pero el optimismo no es todo lo que se necesita para convertirse en un extrovertido. Sus intereses personales deben ser dirigidos hacia el exterior. Claro, lee tu novela en casa acurrucada en tu sofá con una buena taza de té verde. Pero cuando salgas, trata de interesarte por lo que te rodea, lo que la gente tiene que ofrecer y las cosas que se ven. Haga preguntas, no pequeñas, sino substanciales.

Buscar caras felices y otros elementos positivos en su entorno y buscar cosas que puedan interesarle ha demostrado científicamente que hacen un cambio real en las principales facetas de la extroversión. Ellos pueden ayudarte a cambiar también.

Referencias

[1] Costa, PT, Jr., y McCrae, RR (1992). Manual profesional NEO PI-R. Odessa, FL: Psychological Assessment Resources, Inc.

[2] http://esgweb1.nts.jhu.edu/dome/0903/centerpiece.cfm, obtenido el 3 de diciembre de 2015.

[3] http://www.sciencenewsline.com/news/2012032017460023.html, Instituto Nacional de Salud Mental, obtenido el 7 de diciembre de 2015.

[4] http://www.nih.gov/news-events/news-releases/paralyzed-men-move-legs-new…, Institutos Nacionales de la Salud, obtenido el 15 de noviembre de 2015.

[5] "Procesamiento cortical dependiente del uso desde la punta de los dedos en usuarios de teléfonos con pantalla táctil", Biología actual.

[6] http://www.medscape.com/viewarticle/815113#vp_1, obtenido el 10 de agosto de 2015.

[7] http://news.yale.edu/2012/10/04/yale-scientists-explain-how-ketamine-van…, obtenido el 15 de agosto de 2015.

[8] Manual de Diferencias Individuales en Comportamiento Social editado por Mark R. Leary, Rick H. Hoyle, p. 36.

[9] David Hech, La base neuronal del optimismo y el pesimismo, Exp Neurobiol. 2013 Sep; 22 (3): 173-199.

[10] "El papel del significado en la vida y el optimismo en la promoción del bienestar", Personality and Individual Differences, Volumen 48, Número 5, abril de 2010, 658-663.

[11] "Optimismo disposicional y mortalidad por todas las causas y cardiovasculares en una cohorte prospectiva de ancianos hombres y mujeres holandeses", JAMA Psychiatry.

[12] Presentado en la Reunión de la Asociación Americana de Psicología, Hawaii, agosto de 2013.

[13] Kakolewski KE, Crowson JJ, Jr, Sewell KW, Cromwell RL. Lateralidad, valencia de palabra y atención visual: una comparación de individuos deprimidos y no deprimidos. Int J Psychophysiol. 1999; 34: 283-292.

[14] McCormick M, Seta JJ. Marco de objetivos lateralizado: cómo la presentación selectiva impacta la efectividad del mensaje. J Health Psychol. 2012; 17: 1099-1109

[15] Fox E. Procesamiento de expresiones faciales emocionales: el papel de la ansiedad y la conciencia. Cogn Affect Behav Neurosci. 2002; 2: 52-63.

[16] Manual de Diferencias Individuales en Comportamiento Social editado por Mark R. Leary, Rick H. Hoyle, p. 35.

[17] Richard A. Depue y Yu Fu, "Sobre la naturaleza de la extraversión: variación en la activación contextual condicionada de procesos afectivos, cognitivos y motores facilitados por la dopamina", Front. Tararear. Neurosci., 13 de junio de 2013 | http://dx.doi.org/10.3389/fnhum.2013.00288

[18] Para una visión general, ver David Hech, La base neuronal del optimismo y el pesimismo, Exp Neurobiol. 2013 Sep; 22 (3): 173-199.

[19] Isaacowitz DM. La mirada del optimista. Pers Soc Psychol Bull. 2005; 31: 407-415. Isaacowitz DM. Mirada motivada: la vista desde el observador. Curr Dir Psychol Sci. 2006; 15: 68-72. Segerstrom SC. Optimismo y sesgo atencional para estímulos negativos y positivos. Pers Soc Psychol Bull.2001; 27: 1334-1343.

[20] Johnstone T, van Reekum CM, Urry HL, Kalin NH, Davidson RJ. Falta de regulación: reclutamiento contraproducente de circuitos prefrontal-subcorticales descendentes en la depresión mayor. J Neurosci.2007; 27: 8877-8884. Ochsner KN, Bunge SA, Gross JJ, Gabrieli JD. Repensar los sentimientos: un estudio fMRI de la regulación cognitiva de la emoción. J Cogn Neurosci. 2002; 14: 1215-1229. McRae K, Gross JJ, Weber J, Robertson ER, Sokol-Hessner P, Ray RD, Gabrieli JD, Ochsner KN. El desarrollo de la regulación de las emociones: un estudio fMRI de la reevaluación cognitiva en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Soc Cogn Affect Neurosci. 2012; 7: 11-22.

[21] James, 1890, p. 68.

[22] Cole NS, Hanson GR. (1978). Impacto de los inventarios de intereses en la elección de carrera. En Diamond EE (Ed.), Problemas de discriminación sexual y equidad sexual en la medición del interés profesional. Washington, DC: Instituto Nacional de Educación. Para mayor discusión, ver Monte M, Barrick, MM, Scullen, SM y Round, J. "Dimensiones de orden superior de los Cinco Grandes Rasgos de Personalidad y los Seis Tipos de Interés Vocacionales, Psicología del Personal Volumen 58, Número 2, páginas 447-478 , Junio ​​de 2005.

[23] Ackerman PL, Heggestad ED. (1997). Inteligencia, personalidad e intereses: evidencia de rasgos superpuestos. Psychological Bulletin, 121, 219-245.

[24] Ben Colburn, "Autonomy and Adaptive Preferences", Utilitas / Volumen 23 / Número 01 / marzo de 2011, pp 52-71

[25] Krapp, A., Hidi, S., y Renninger, KA (1992). Interés, aprendizaje y desarrollo. En Renninger, A., Hidi, S. y Krapp, A. (eds.), El papel del interés en el aprendizaje y el desarrollo, Erlbaum, Hillsdale, NJ, pp. 3-25.

[26] Hidi, S. (1990). Interés y su contribución como recurso mental para el aprendizaje. Rev. Educ. Res. 60: 549-572

[27] Schraw, G., y Dennison, RS (1994). El efecto del propósito del lector sobre el interés y el recuerdo. J. Lectura Behav. 26: 1-18.

Related of "El poder de la personalidad"