El poder de las pequeñas decisiones

Es mucho más fácil sofocar un primer deseo que gratificar a todos los que lo siguen. -La Rochefoucauld.

wikimedia
Fuente: wikimedia

En su libro reciente, Unbroken Brain, la periodista Maia Szalavitz escribe: "La adicción no solo aparece; se desarrolla, con muchas influencias. "Nadie elegiría ser un adicto. No te levantas una mañana y decides convertirte en un alcohólico. Un día de consumo de drogas no significa adicción. A medida que se acumulan los días, surgen las características de la adicción. En consecuencia, una persona que nunca eligió ser un adicto termina siendo un adicto. Del mismo modo, alguien que tiene una segunda porción de postre cada noche termina veinte libras más pesado de lo que había planeado.

La teoría de la adicción de Primrose Path, iniciada por el psicólogo del comportamiento Howard Rachlin, sugiere que la adicción es el resultado de la falta de conciencia de las personas sobre los impactos del consumo actual de drogas en las preferencias futuras (es decir, la formación de hábitos). Pequeños pasos el lunes te hacen más propenso a cometer un comportamiento similar el martes. El comportamiento se alimenta de sí mismo.

La teoría de la ruta Primrose se centra en la etapa inicial de la adicción a través de una serie de decisiones incrementales con consecuencias que el individuo no percibe hasta que es demasiado tarde. La teoría asume que los adictos están completamente presentes enfocados en el sentido cognitivo. Los individuos toman decisiones en el momento desde la perspectiva estricta del placer momentáneo y olvidan las consecuencias a largo plazo. Por ejemplo, cuando una persona decide tomar una copa, generalmente no tiene en cuenta que puede volverse adicto. Más bien, simplemente compara el valor de una bebida ahora con el valor de abstenerse ahora.

Este pensamiento a corto plazo puede conducir a elecciones impulsivas. Por ejemplo, al planificar a largo plazo, la mayoría de las personas tiene la intención de comer alimentos saludables, hacer ejercicio regularmente, dejar de fumar y pasar menos tiempo en Internet. Pero estos planes requieren que la gratificación se retrase. Como en un día cualquiera el valor de la indulgencia actual es siempre mayor que el valor de cualquier recompensa a distancia (beneficio para la salud), la gente tiende a obtener una gratificación instantánea.

Es solo nuestra tendencia perversa a favor del corto plazo a largo plazo. Nuestro cerebro siempre prefiere el pájaro en la mano para aventurarse en la selva. Sin embargo, cuando lamentamos nuestras elecciones pasadas, estamos tomando una perspectiva a largo plazo. Por ejemplo ir al bar y emborracharse y luego lamentarlo. Desde una perspectiva inmediata, la elección es bastante sensata, pero desde un punto de vista de largo alcance, el acto parece ser un error.

Las drogas también se usan para lidiar con sentimientos dolorosos como ansiedad y depresión. Las drogas son más atractivas para aquellos que han sufrido experiencias traumáticas importantes. La teoría de la automedicación de la adicción sugiere que las personas con deficiencias en las habilidades de regulación de la emoción (es decir, habilidades relevantes para modificar las reacciones emocionales y tolerar las emociones negativas) usan drogas en un intento de manejar los estados afectivos negativos o angustiantes. Por ejemplo, las personas con antecedentes de exposición a entornos adversos de la infancia (por ejemplo, abuso físico y sexual) tienden a tener una capacidad disminuida para regular las emociones negativas y hacer frente con eficacia al estrés. Este estilo de afrontamiento se convierte en un comportamiento aprendido y casi automático.

Con todo, las elecciones que crean una forma de vida indeseable se hacen un día a la vez. No están hechos al nivel de una consideración de estilo de vida a largo plazo. Estas elecciones son miopes e inicialmente son decisiones intrascendentes, pero al final allanan el camino para una gran decisión. En cualquier ocasión, usar drogas (o comer en exceso) produce daños limitados. El daño ocurre después de repetidas indulgencias.

En consecuencia, el progreso del tratamiento requiere un esfuerzo diario lento y constante para hacer que cada día sea ligeramente mejor que el anterior. Existe un límite de cuánto podemos cambiar otras personas o qué tan rápido podemos cambiar nosotros mismos. De hecho, la investigación sugiere que tener la intención de hacer algo solo predice el comportamiento deseado en aproximadamente el 33% del tiempo, incluso para personas no adictas. No importa cuán fuertes sean las intenciones del objetivo, no hay garantía de que se logre el objetivo, debido a la naturaleza automática y compulsiva del comportamiento.

Related of "El poder de las pequeñas decisiones"