El problema con tiempos de espera

Los tiempos muertos son la forma de disciplina más comúnmente utilizada y comúnmente recomendada en los Estados Unidos. Se cree que son humanos y racionales, dando a los niños la oportunidad de desescalarse y reflexionar.

Pero una nueva investigación sugiere que los tiempos muertos pueden tener efectos neurobiológicos perjudiciales comparables a los de nalgadas.

El impacto cognitivo e intelectual de las nalgadas ha sido ampliamente explorado. Estudios recientes han encontrado correlaciones entre nalgadas y retraso en el desarrollo de habilidades, desregulación autonómica continua, retraso en el desarrollo del vocabulario, menor CI, disminución de la densidad de la materia gris y mayor vulnerabilidad al abuso de drogas y alcohol (Glaser 2000; Van der Kolk 2002; Straus & Paschall 2009; Mehta et al., 2009; Sheu et al., 2010). Para los padres convencidos de estos peligros, y de la irracionalidad de enfrentar la mala conducta con el castigo físico, los tiempos muertos han sido un refugio seguro.

Pero en su nuevo libro, No-Drama Discipline , los psicólogos Daniel Siegal y Tina Payne Bryson argumentan que, al causar "dolor relacional", los tiempos muertos también perjudican a nuestros hijos neurobiológicamente. A menudo hacen que los niños se enojen y se vuelvan más desregulados. Y los estudios de imágenes cerebrales sugieren que el rechazo y el aislamiento asociados con los tiempos muertos tienen efectos comparables a los que resultan del dolor físico (Siegal y Bryson 2014).

Siegal y Bryson sugieren, en lugar de tiempos muertos, "time-ins", que consisten en sentarse con su hijo, mientras hablan y les reconfortan para ayudarlos a regular.

Para mí, los "time-ins" no lo resuelven. Pero el concepto expone un matiz de dar tiempos muertos de los que no hablamos lo suficiente. A saber, hay una enorme diferencia entre darle a su hijo un tiempo de rabieta y darle un tiempo de descanso a su hijo de una manera amorosa y calmada. Con demasiada frecuencia aplicamos la técnica, pero no el espíritu de la técnica. Los tiempos de espera tienen la intención de reducir una situación volátil y ayudar a nuestros niños a recuperar el control, tanto como lo son para proporcionar una consecuencia para el comportamiento rebelde.

Incluso la Super Nanny, que se hizo famosa por su capacidad para entrar en un hogar caótico y restablecer el orden (principalmente mediante el uso de tiempos de espera constantemente aplicados) entendió algo fundamental sobre este matiz. Los tiempos de espera, insistió, deberían aplicarse con calma y previsibilidad. Un sitio web, que ofrece "secretos de tiempo de espera de Super Nanny", sugiere mostrar afecto antes y después de administrar un tiempo muerto, no discutir, y asegurarse de que sus gestos corporales no sean excesivamente rígidos o de rechazo (KidPointz). El objetivo de hacer contacto visual y explicar el fundamento de los tiempos muertos es mantener un sentido de conexión en lugar de provocar un sentimiento de vergüenza y humillación.

La mayoría de nosotros hemos dado tiempos de espera con enojo, y la mayoría de nosotros lo hemos dejado ver. En algún momento nuestros propios sistemas se vuelven tan desregulados como los de nuestros hijos, lo que hace que sea imposible dar un "intervalo de tiempo" porque necesitamos espacio físico para modular nuestra propia excitación. Pero necesitamos establecer un ideal y distinguir entre un tiempo de espera apropiadamente administrado y uno problemático.

La ira y el rechazo SON efectivos en la medida en que pueden extinguir los comportamientos negativos. Pero probablemente ese no sea nuestro único objetivo. A los objetivos más elevados de enseñar autoregulación, mantener el apego y la conexión, y modelar el respeto, así como establecer límites consistentes, los tiempos muertos deberían castigar únicamente en términos de sacar al niño de una situación en la que está empleando un comportamiento indeseable. Al vincular el castigo con las consecuencias emocionales de la ira y el rechazo, trabajamos en contra de estos objetivos.

Referencias

Glaser, D. (2000). Abuso y negligencia infantil y el cerebro: una revisión. Journal of Child Psychology and Psychiatry 41 (1), 97-116)

KidPointz. Secretos de tiempo de espera de Super-Nanny. http://www.kidpointz.com/parenting-articles/preschool-kindergarten/posit…

Mehta MA, Golembo, NI, Nosarti, C., Colvert, E., Mota, A., Williams, SCR, Rutter, M. y Sonuga-Barke, EJS (2009). Tamaño de la amígdala, el hipocampo y el cuerpo calloso después de privación institucional grave inicial: el piloto de estudio de adoptados en inglés y rumano. Journal of Child Psychology and Psychiatry 50 , 943-951

Sheu, YS., Polcan, A., Anderson, CM, et al. 2010. El castigo corporal severo se asocia con un mayor tiempo de relajación de T2 en las regiones ricas en dopamina. Neuroimage 53, 412-9.

Siegal, D. y Bryson, TP (2014). Disciplina sin drama: la forma del cerebro completo para calmar el caos y alimentar la mente en desarrollo de su hijo. (Nueva York: Bantam).

Straus, MA & Paschall, MJ (2009). Castigo corporal por parte de las madres y el desarrollo de la capacidad cognitiva de los niños: un estudio longitudinal de dos cohortes de edad representativas a nivel nacional. Journal of Aggression, Maltratamiento y Trauma 18, 459-483.

Van der Kolk B. 2002. Trauma y memoria. Psiquiatría y Neurociencias Clínicas 52 (1), 52-64.

Related of "El problema con tiempos de espera"