El saber y el hacer están separados en el cerebro

Art Markman
Fuente: Art Markman

Toco el saxofón, y he estado en algunas bandas en los últimos años. Recientemente, comencé a tocar en una nueva banda, como parte de una sección de cuerno. Hemos aprendido muchas canciones nuevas en un corto período de tiempo. Una de las experiencias más frustrantes es cuando estamos aprendiendo una nueva canción por primera vez. Hay momentos en los que sé exactamente lo que se supone que debo tocar, y aún así voy a extrañar una señal y llegar tarde. Es casi como si hubiera una desconexión entre mi sentido consciente de cómo suena la canción y lo que mis músculos quieren hacer.

Estaba pensando en esta experiencia al leer un nuevo e interesante artículo de Frederick Verbruggen, Amy McAndrew, Gabrielle Weidemann, Tobias Stevens e Ian McLaren en la edición de mayo de 2016 de Psychological Science .

Encontraron una forma inteligente de evaluar este problema de manera experimental mediante una tarea Go-No Go . En esta tarea, los participantes ven uno de dos elementos en la pantalla de una computadora. Un elemento es el ítem "Ir". Cuando las personas ven ese artículo, se supone que deben presionar un botón lo más rápido posible. El otro elemento es el ítem "No-Go". Cuando ven este artículo, deben evitar presionar el botón.

En esta versión de la tarea, se les dijo a los participantes que verían cinco ensayos "Ir" seguidos y cinco ensayos "No ir". Entonces, la secuencia fue completamente predecible.

Los investigadores estaban interesados ​​en lo que sucede cuando los ensayos cambian de "Ir" a "No ir" y de "No ir" a "Ir". Los hallazgos fueron bastante interesantes.

Los participantes entendieron claramente lo que estaba sucediendo en la tarea. Al inicio de cada prueba, se les pidió a los participantes que pronosticaran qué tipo de prueba iba a suceder a continuación. Ellos predijeron correctamente si la próxima prueba iba a ser una prueba "Go" o "No-Go" casi todo el tiempo.

Sin embargo, algo interesante sucedió en la primera prueba "Go" después de una secuencia de ensayos "No-Go". A las personas les llevó mucho más tiempo responder a esta prueba que a los siguientes ensayos "Ir". Es decir, a pesar de que esperaban una prueba "Go", les tomó más tiempo iniciar una respuesta.

Los investigadores también usaron un conjunto inteligente de medidas de preparación para realizar un movimiento. Los participantes fueron instruidos para presionar el botón con su dedo índice izquierdo. Los investigadores midieron la actividad eléctrica en el músculo utilizado para mover el dedo índice izquierdo.

Antes de la presentación del elemento en la pantalla mientras los participantes se preparaban para la prueba, se administraba un pulso magnético a través del cráneo con una bobina. Esta técnica, llamada Estimulación Magnética Transcraneal, induce una pequeña cantidad de actividad eléctrica en la corteza debajo del imán. La bobina se colocó sobre el área del cerebro responsable de mover el dedo índice izquierdo. La actividad eléctrica en el músculo se midió después del pulso.

La idea es que si el cerebro ya se estaba preparando para mover el músculo, entonces la cantidad de electricidad medida en el músculo sería mayor que si el cerebro no se estuviera preparando para mover el músculo.

En la primera prueba "Go" después de una secuencia de ensayos "No-Go", hubo menos actividad en el músculo después del pulso que en las pruebas "Go" posteriores. De manera similar, en el primer ensayo "No-Go" después de una secuencia de ensayos "Go", hubo más actividad en el músculo después del pulso que en los posteriores ensayos "No-Go".

Este conjunto de hallazgos sugiere que, aunque las personas conocían el tipo de prueba que se avecinaba, el cerebro aún se estaba preparando para realizar la misma clase de respuesta requerida para el ensayo anterior. Entonces, si la prueba anterior fue una prueba "Go", entonces el cerebro se preparó para ejecutar una respuesta. Si la prueba anterior fue una prueba "No-Go", entonces el cerebro se estaba preparando para evitar una respuesta.

Eso significa que solo existe una conexión tenue entre lo que la gente "sabe" va a suceder de forma explícita y lo que su sistema de motores de bajo nivel se está preparando para hacer. Por supuesto, las personas finalmente hacen la respuesta correcta. Son más lentos y más propensos al error cuando existe una falta de coincidencia entre su creencia y el movimiento que se está preparando.

Este hallazgo también demuestra el valor de la práctica. Con el tiempo, termino aprendiendo lo correcto para tocar en cada canción. En ese momento, mi sistema motor está haciendo las predicciones correctas de qué hacer en una canción determinada, por lo que mis creencias sobre qué hacer están alineadas con las preparaciones que mi cerebro está haciendo para jugar.

Sigueme en Twitter.

Y en Facebook y en Google+.

Mira mi libro Smart Change .

Y mis libros Pensamiento inteligente y hábitos de liderazgo

Escucha mi programa de radio en la radio KUT en Austin Two Guys on Your Head y sigue a 2GoYH en Twitter y en Facebook. El programa está disponible en iTunes y Stitcher.

Related of "El saber y el hacer están separados en el cerebro"