Enfrentando la Violencia Sexual en el Campus

Jacquelyn White , profesora emérita de psicología en la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro, habló ante una multitud de más de 100 personas en el SPSSI's Congress Congressional Lunch Seminar en Capitol Hill el 10 de noviembre de 2015. Su charla se tituló "Focus on Campus Sexual Assault: What Sabemos, cómo lo sabemos y qué hacer al respecto ".

White comenzó señalando que después de un período de relativa calma, el asalto sexual en el campus se ha convertido en un problema importante en todo el país. Eso hace que sea particularmente importante que lo que hagan los investigadores, los activistas y los legisladores después se haga bien: "Esta es nuestra ventana de oportunidad", dijo. Hay numerosas iniciativas en marcha: hay un Grupo de Trabajo de la Casa Blanca, hay propuestas legislativas para ordenar las encuestas de clima del campus, hay otros programas a nivel estatal, y hay una variedad de esfuerzos de prevención de calidad variable. Sin embargo, el desafío sigue siendo desarrollar una política basada en la investigación y la práctica. "Demasiado a menudo trabajamos en silos", dijo White, "con los investigadores, los profesionales y los legisladores por su cuenta. Necesitamos pasar tiempo hablando entre nosotros ".

Author
Fuente: Autor

Las políticas y programas que desarrollan estos grupos deben tener tres objetivos, dijo White:

1) Prevención de eventos traumáticos, reduciendo los factores de riesgo para la perpetración y reduciendo los factores de riesgo para la victimización.
2) Prevención de las reacciones traumáticas a la victimización por agresión sexual, centrándose en los servicios para las víctimas a fin de evitar los efectos adversos a largo plazo, y en los programas que crean resiliencia.
3) Tratamiento de los perpetradores, a través del establecimiento de consecuencias legales y de procedimiento que apoyen a la justicia y atiendan las inquietudes de los sobrevivientes, así como también intervenciones para reducir la violencia futura.

Ha habido literalmente miles de estudios de asalto sexual en el campus, señaló White, por lo que los investigadores tienen una muy buena idea sobre la naturaleza del problema. Un estudio en el que White participó encontró que el 20 por ciento de las mujeres entrantes del primer año habían sido violadas o habían sufrido un intento de violación antes de llegar a la universidad. Otro 20 por ciento sufrió un comportamiento sexual coercitivo en su primer año. Para cuando se gradúan, un tercio de las mujeres han sido violadas o han sufrido un intento de violación, y otro 30 por ciento ha tenido una conducta sexual no deseada. "Entonces vemos que el contacto sexual no deseado se ha vuelto casi normativo para las mujeres jóvenes en el campus", dijo White.

Las consecuencias de la agresión sexual son severas. Las víctimas corren el riesgo de sufrir problemas de salud mental y física. Pueden tener un rendimiento académico deteriorado y una mayor probabilidad de abandonar cursos y abandonar o transferir escuelas. Estas consecuencias implican un aumento de los costos: según una encuesta, la agresión sexual cuesta casi $ 2 mil millones para los estudiantes en una sola clase nacional de graduación. Las instituciones también sufren, ya que se las percibe como entornos inseguros e inhóspitos para el aprendizaje. Los funcionarios de la universidad que perciben que niegan o minimizan el problema pueden generar desconfianza entre los padres y ex alumnos y dañar la posición de la institución en la comunidad.

La mayoría de las víctimas no denuncian su victimización. De hecho, quizás tan solo del 1 al 13 por ciento lo hace. (Y las mujeres de las minorías tienen incluso menos probabilidades de informar que las mujeres blancas). Aproximadamente el 60 por ciento de las víctimas finalmente lo divulga a familiares y / o amigos; sin embargo, la mayoría lo hace más para ser validado y creído que para buscar intervención y asistencia. Las víctimas dan varias razones por las cuales son tan reacias a reportar su ataque. Primero está el miedo: la creencia de que pueden convertirse en objeto de humillación, represalias u ostracismo. También pueden temer que la investigación posterior sea traumatizante e inútil. De hecho, el 90 por ciento de las mujeres que tienen contacto posterior al asalto con sistemas formales, como la policía, experimentan al menos una conducta de victimización secundaria altamente angustiante.

El perfil del depredador sexual del campus también es variado. Las encuestas de vanguardia de hoy en día no solo preguntan si una persona ha violado a otra, sino que preguntan sobre una variedad de actos específicos, que van desde el contacto físico hasta las relaciones sexuales, que se llevan a cabo cuando otra persona no quiso contactarse o no pudo dar su consentimiento. Esto incluye un comportamiento que va desde el uso de alcohol o drogas para incapacitar, hasta amenazas o el uso de la fuerza. En estos casos, alrededor del 7 por ciento de los hombres que ingresaron admitieron haber cometido una violación o un intento de violación antes de llegar a la universidad, mientras que otro 17 por ciento cometió otros actos coercitivos. Al final de la universidad, alrededor del 11 por ciento de los hombres han violado o han intentado violar, mientras que otro 20 por ciento ha participado en otros actos coercitivos.

El consumo de alcohol no causa agresión sexual, ni debe utilizarse para culpar a la víctima o excusar al victimario. Sin embargo, el alcohol se asocia con el abuso sexual. "Entre algunos hombres, el alcohol induce un conjunto de expectativas", dijo White. Estos hombres pueden creer que beber alcohol indica la voluntad de una mujer de tener relaciones sexuales, una actitud que sus grupos de pares alientan. "La mayoría de los hombres no se involucran en ese comportamiento", dijo White. "Pero hay algunos grupos de pares que objetivan a las mujeres, y los hombres en ellos son mucho más propensos a apuntar a mujeres que están bebiendo".

Estos grupos de pares pueden incluir equipos o fraternidades. Pero White insistió en que no hay nada sobre pertenecer a una fraternidad o equipo deportivo que en sí mismo aliente el comportamiento violento hacia las mujeres. Hay algunos grupos donde la cultura de pares dominante degrada a las mujeres y respalda los "valores de conquista". Investigaciones recientes han encontrado que hay algunas fraternidades de alto riesgo donde esos valores son altamente prevalentes, y otras fraternidades que no respaldan esos valores, donde el la incidencia de violencia contra las mujeres es mucho menor.

El creciente interés en la violencia de género en el campus ha llevado a una plétora de iniciativas para tratar de medir el verdadero alcance del problema. Estos han sido de calidad variable, en términos de su costo, validez y fiabilidad. La preocupación acerca de la integridad de estas encuestas llevó a académicos y profesionales de diversos orígenes a formar un Collaborative Climate Collaborative del administrador-investigación, o ARC3. El grupo incluye investigadores líderes en asalto sexual y acoso, coordinadores de Título IX, profesionales de asuntos estudiantiles, defensores del campus, estudiantes y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en el campus. Veintidós de estos expertos han colaborado para crear una encuesta científicamente sólida que equilibra la necesidad de estandarización científica con flexibilidad para instituciones individuales. La encuesta fue probada experimentalmente en cuatro campus muy diferentes en el otoño de 2015. (Puede encontrar más información sobre ARC3 en http://campusclimate.gsu.edu). Está destinado a ser un barómetro centrado en el estudiante sobre el éxito de las políticas, procedimientos, servicios y programas de prevención en el campus. En particular, la encuesta sobre el clima tiene como objetivo lograr lo siguiente:

  • Estar basado en medidas confiables y válidas;
  • Sea lo suficientemente flexible para cumplir con las preocupaciones locales;
  • Esté abierto a la revisión a medida que surja nueva evidencia;
  • Centrarse en la perpetración y la victimización;
  • Cubre el rango de violaciones del Título IX: acecho, acoso sexual y citas; la violencia, por ejemplo, además de la agresión sexual.

White concluyó su charla al abordar la cuestión de qué se puede hacer para prevenir la agresión sexual. Las intervenciones, dijo, deberían comenzar temprano, preferiblemente en la adolescencia temprana, con la enseñanza de relaciones sanas y empoderamiento sexual. El enfoque debe estar en cambiar el comportamiento de los perpetradores potenciales antes de que hayan agredido a alguien. "Creo firmemente en la intervención primaria", dijo White. "Es mejor plantear las cosas de una manera constructiva". Resuena mejor para enseñar a los niños a participar en un comportamiento sexual positivo y saludable que simplemente enumerar las actividades en las que no deberían participar ".

White se ha impresionado particularmente con dos programas, uno dirigido principalmente a los hombres y el otro principalmente a las mujeres. Los primeros son los programas de intervención de espectadores, que capacitan a las personas para identificar un incidente potencial, interpretarlo correctamente como una emergencia, asumir la responsabilidad y ayudar. Estos programas generan empatía para los sobrevivientes de violación, se centran en la responsabilidad de intervenir y apelan a las autoconcepciones de los hombres como "buenos muchachos" y posibles ayudantes. La investigación muestra que estos programas dan como resultado una mayor identificación de situaciones de riesgo, una mayor eficacia de los transeúntes, una mayor voluntad de ayudar y una menor aceptación de la violación. "Los resultados son muy alentadores", dijo White.

La educación sobre la resistencia al asalto sexual es, por el contrario, un tipo de programa dirigido principalmente a las mujeres. Se basa en un algoritmo de AAA: para evaluar la situación como potencialmente peligrosa; reconocer la posible situación de violación; y para actuar usando estrategias de resistencia a la violación. Estos programas tienen como objetivo mejorar la evaluación del riesgo de las mujeres, superar las barreras emocionales para resistir, practicar la coacción verbal opuesta y mejorar las estrategias de comunicación sexual. Los resultados han sido positivos: un menor riesgo de violación completa e intentada, y un menor riesgo de intento de coacción y contacto sexual no consensual.

White agregó que es importante respetar la autonomía de las víctimas al decidir si denuncias o no de un asalto. Requerir que las víctimas se reporten a la policía antes de que una institución pueda investigar sería perjudicial para el bienestar de la víctima y resultaría en menos informes. Finalmente, la programación de educación y prevención debe ser parte de la respuesta institucional a la incidencia de la violencia sexual en el campus.

Related of "Enfrentando la Violencia Sexual en el Campus"