Enfrentar tus pesadillas con sueños lúcidos

John Quidor [Public domain], via Wikimedia Commons
Fuente: John Quidor [dominio público], a través de Wikimedia Commons

"Estaba siendo perseguido por espantosos monstruos. Estaba huyendo a través de una interminable serie de habitaciones interconectadas, siempre experimentando dificultades para abrir las puertas divisorias y cerrarlas detrás de mí, solo para escucharlas abrir de nuevo por mis horribles perseguidores, quienes profirieron terribles gritos mientras venían tras de mí. Sentí que estaban ganando en mí. Me desperté con un comienzo, bañado en sudor. "H. Saint-Denys, 1982

Casi todos han experimentado una pesadilla anteriormente, un sueño intensamente negativo en el que te sientes abrumado por el miedo hasta el punto de despertar, y te despiertas para encontrar que tu corazón late aceleradamente y tu respiración es errática. Si bien no es raro tener pesadillas de vez en cuando, especialmente durante períodos de estrés, experimentar pesadillas con frecuencia puede disminuir el bienestar psicológico. De hecho, las pesadillas frecuentes se asocian con niveles más altos de ansiedad al despertar, funciones cognitivas deterioradas y un aumento de la excitación y la reactividad emocionales.

Mientras que en los sueños normales las experiencias emocionales del día se reproducen y se integran adaptativamente en la memoria, en el caso de las pesadillas, los recuerdos emocionales pueden ser demasiado poderosos, tal vez relacionados con traumas pasados, experiencias adversas o inseguridades, como el miedo al abandono. Debido a la abrumadora emoción experimentada, los que sufren de pesadillas incluso temen volver a dormirse. Esto crea un círculo vicioso donde los despertares de pesadilla interfieren con la regulación de la emoción que normalmente proporciona el sueño, lo que resulta en una mayor excitación y angustia.

Debido a esto, es importante desarrollar tratamientos dirigidos a reducir la frecuencia de las pesadillas. Un nuevo enfoque que se está explorando para tratar las pesadillas es el sueño lúcido. El sueño lúcido es el proceso de tomar conciencia en un sueño.

Una vez lúcido dentro de la pesadilla, el soñador puede darse cuenta de que no existe un peligro real, incluso a pesar del miedo persistente. En este punto, el soñador puede intentar liberarse de las respuestas habituales, en lugar de elegir conscientemente cómo responder. Idealmente, los pacientes ya han visualizado finales alternativos a sus pesadillas en la estela, para que puedan acceder rápidamente a estos cursos de acción alternativos. Incluso una confrontación cuidadosa con figuras temerosas puede ser un enfoque beneficioso para lidiar con una pesadilla, en algunos casos conduce a una mayor comprensión del contenido de la pesadilla y permite la transformación personal.

By Meister des Madhu-Malati-Manuskripts [Public domain], via Wikimedia Commons
Fuente: Por Meister des Madhu-Malati-Manuskripts [Dominio público], a través de Wikimedia Commons

"Me volví lúcido mientras era perseguido por un tigre y quería huir. Luego me volví a unir, me mantuve firme y pregunté: "¿Quién eres?". El tigre se sorprendió, pero se transformó en mi padre y respondió: "¡Soy tu padre y ahora te diré lo que debes hacer!" […] Le dije que no podía ordenarme que pasara … Por otro lado, tuve que admitir que algunas de las críticas de mi padre estaban justificadas, y decidí cambiar mi comportamiento en consecuencia. En ese momento mi padre se hizo amistoso, y nos dimos la mano. "P Tholey, 1988

En este sentido, saber cómo enfrentar una pesadilla es un paso importante. Por ejemplo, si sueñas con ser perseguido, puedes dejar de correr e incluso acercarte al perseguidor y comenzar un diálogo con calma, preguntar "¿quién eres tú?" O "¿por qué me estás persiguiendo?" Defiéndete y trata de no tener miedo. Si tienes pesadillas de caída, dejar de lado el miedo puede llevar a sueños flotantes o incluso voladores.

Pero, ¿cómo puedes volverse lúcido en primer lugar?

Aunque la inducción de sueños lúcidos es difícil, los sueños lúcidos pueden ser entrenados (LaBerge, 1980). Un estudio reciente intentó evaluar la eficacia del entrenamiento de los sueños lúcidos en el tratamiento de las pesadillas, cuando se aplica junto con la terapia Gestalt (Holzinger et al., 2015).

El estudio reclutó a 40 pacientes que experimentaron pesadillas al menos 2 veces por semana. Todos los pacientes recibieron terapia de grupo Gestalt en el transcurso de nueve semanas, pero la mitad de los pacientes también recibió entrenamiento lúcido de los sueños. La terapia Gestalt consistió en el intercambio de sueños grupales y la visualización de finales alternativos a una pesadilla, a menudo utilizando diversas formas de juego de roles para sumergirse por completo y superar la experiencia de la pesadilla.

El entrenamiento lúcido de los sueños incluyó primero educación general sobre sueños, pesadillas y lucidez. Es importante que los pacientes se familiaricen con sus patrones de sueños y pesadillas, por lo que es más probable que reconozcan el contenido repetitivo y que disciernan la diferencia entre el sueño y la vigilia. Para esto, mantener un diario de sueños obliga a los pacientes a conocer, registrar y reflexionar sobre las experiencias de sus sueños. También se les dice a los pacientes que se concentren en volverse lúcidos antes de dormir, manteniendo esta intención y hacer que lo último en tu mente antes de conciliar el sueño sea más probable que induzcas con éxito la lucidez. Otras técnicas para inducir la lucidez incluyen realizar controles de realidad durante el día, preguntándose "¿es esto un sueño?" Y manteniendo la atención plena. El factor más simple, sin embargo, parece ser la intención persistente de lograr la lucidez y la atención constante a toda la experiencia del sueño.

En el estudio, todos los sujetos mostraron una reducción significativa de la frecuencia de la pesadilla, desde "varias pesadillas por semana" hasta "alrededor de dos pesadillas por mes" después de un tratamiento de 9 semanas. Además, tres meses después del tratamiento, la frecuencia de la pesadilla se redujo aún más a 'uno o dos por mes'.

Sin embargo, el grupo Lucid Dreaming mostró beneficios que van más allá de aquellos que solo recibieron terapia Gestalt. En primer lugar, el 75% de los pacientes entrenados en sueños lúcidos en realidad lograron sueños lúcidos durante las nueve semanas. Esto confirma la practicidad del uso del entrenamiento lúcido de los sueños en el tratamiento. Además, el sueño lúcido se asoció con una disminución concurrente en la frecuencia de la pesadilla, pero un aumento en la frecuencia de recuerdo de los sueños. En este sentido, el entrenamiento del sueño lúcido puede llevar a un enriquecimiento de la vida soñadora, no solo disminuyendo las pesadillas sino también aumentando las experiencias de sueño positivas y transformadoras. Este punto se ve respaldado por el hallazgo de que los pacientes del grupo Sueño lúcido estaban más motivados y entusiasmados con la participación en la terapia, tal vez debido a una mayor sensación de control y autocomprensión, y tal vez a una nueva apreciación por sus vidas soñadas.

Por lo tanto, el entrenamiento lúcido de los sueños parece ser útil al menos como complemento de las terapias existentes para las pesadillas. La principal ventaja es que volverse lúcido le permite cambiar activamente el curso de una pesadilla mientras está ocurriendo, e incluso le permite interactuar y empatizar con los avatares emocionales de su mente inconsciente.

Referencias

Holzinger, B., Klösch, G., y Saletu, B. (2015). Estudios con sueños lúcidos como terapia complementaria para la terapia Gestalt. Acta Neurologica Scandinavica.

LaBerge, SP (1980). Sueño lúcido como una habilidad que se puede aprender: un estudio de caso. Perceptual and Motor Skills, 51 (3f), 1039-1042.

Saint-Denys, H. (1982). Sueños y cómo guiarlos. Londres: Duckworth. 58-59.

Tholey, P. (1988). Un modelo de entrenamiento de la lucidez como medio de auto-curación y crecimiento psicológico. en Mente Consciente, Sleeping Brain, eds. J. Gackenbach y S. LaBerge. Nueva York: Plenum. 263-287.

Related of "Enfrentar tus pesadillas con sueños lúcidos"