Entrar en la experiencia de otro

Jennifer Ehle como Elizabeth Bennet

Los psicólogos están familiarizados con la idea de tomar perspectiva, sabiendo algún aspecto de lo que otra persona está pensando. Recientemente comenzaron a investigar la idea de la experiencia: entrar en la experiencia de otro.

Se puede pensar que la toma de experiencia, un término propuesto por Geoff Kaufman y Lisa Libby (2012), es más radical que la toma de perspectiva. Es una especie de fusión con otro: no solo pensamientos y creencias, sino un estado del ser. La empatía es un ejemplo en la vida cotidiana. Pero aún efectos más grandes, tal vez, ocurren en la ficción cuando nos identificamos con un personaje literario. Entonces, aunque nos mantengamos nosotros mismos, podemos convertirnos en Anna en Anna Karenina o podemos convertirnos en Elizabeth en orgullo y prejuicio. Kaufman y Libby dicen eso en la toma de experiencia:

los lectores simulan los acontecimientos de una narrativa como si fueran un personaje particular en el mundo de las historias, adoptando la mentalidad y la perspectiva del personaje a medida que avanza la historia en lugar de orientarse como observador o evaluador del personaje … mayor es la capacidad del lector para simular la experiencia subjetiva de un personaje: mayor es el potencial que tiene la historia para cambiar el autoconcepto, las actitudes y el comportamiento del lector. (p.2)

Kaufman y Libby pidieron a los estudiantes que lean una historia en la que el protagonista era un estudiante universitario. La historia le dio al lector información sobre los pensamientos, acciones y sentimientos del protagonista. Los experimentos fueron en dos grupos. En el primer grupo, el foco estaba en cuán lejos los lectores se consideraban a sí mismos como individuos, y cuál era el efecto de tal toma de conciencia individual en la toma de experiencia. En su primer experimento, Kaufman y Libby descubrieron que cuanto más conscientes eran los lectores de su propia experiencia individual, menor era su experiencia al leer la historia. En su segundo experimento, Kaufman y Libby instruyeron a la mitad de los lectores a pensar en sí mismos simplemente como estudiantes promedio sin importar su origen o especialización, mientras que la otra mitad de los lectores no recibió esta instrucción. Aquellos que leyeron la instrucción del estudiante promedio mostraron más experiencia cuando leyeron la historia. En el tercer experimento, se pidió a los lectores que leyeran la historia en un cubículo con un espejo o que la leyeran en un cubículo sin espejo. Los que no tenían el espejo obtuvieron puntajes más altos en la toma de experiencia.

El segundo grupo de estudios involucró la manipulación del texto de la historia. En el experimento 4, Kaufman y Libby usaron cuatro versiones de una historia: para que los participantes lean la historia con narración en primera persona o en tercera persona, y con el protagonista en la misma universidad o en una universidad diferente a la del lector. La historia en primera persona indujo a una mayor toma de experiencia cuando el protagonista estaba en la misma universidad que el lector. En sus dos últimos experimentos, Kaufman y Libby compararon la ubicación anterior o posterior en la historia de la información de que el protagonista era miembro de un grupo al que el lector no pertenecía. En el experimento 5, los lectores eran heterosexuales y el protagonista era homosexual y en el experimento 6 los lectores eran blancos y el protagonista era afroamericano. La introducción posterior de esta información en la historia aumentó la toma de experiencia.

En la toma de experiencia, aunque en cierto sentido somos nosotros mismos, también podemos convertirnos en el personaje sobre el que leemos: los pensamientos y sentimientos del personaje de la historia se hacen nuestros. Podríamos pensar que tenemos una sola vida que dirigir, pero la ficción nos permite llevar muchas vidas y experimentar que somos muchos tipos de personas.

Jane Austen (1813). Orgullo y prejuicio. London: Dent (edición actual, 1906).

Geoff Kaufman y Lisa Libby (2012). Cambiar las creencias y el comportamiento a través de la toma de experiencia. Revista de Personalidad y Psicología Social, 103, 1-19.

Leo Tolstoy (1877). Anna Karenina (R. Pevear y L. Volokonsky, Trans.). Londres: Penguin (Traducción, 2000).

Imagen: Jennifer Ehle como Elizabeth Bennet en la versión de la BBC de Pride and prejudice.

Related of "Entrar en la experiencia de otro"