Entre un Molehill y el Monte Everest

"Rock Climbing" by Ferrata / Pixabay / CC0 Public Domain
Fuente: "Rock Climbing" por Ferrata / Pixabay / CC0 Public Domain

Piensa en un momento en el que intentaste algo muy, muy duro, y realmente, realmente bien. Quizás estaba jugando un difícil preludio de Chopin todo el tiempo sin perder una nota. Tal vez estuvo corriendo cuello y cuello durante 800 metros con un archirrival y ganó la carrera en una desesperada inclinación final en la línea de meta. O tal vez estaba completando cada espacio en blanco en el crucigrama del New York Times . Cualquiera que haya sido tu logro más difícil, si eres como la mayoría de las personas, experimentaste una estimulante sensación de concentración mental total en la que el tiempo parecía detenerse y las únicas dos cosas que existían en el universo eran tú y el desafío que tenían ante ti.

El psicólogo húngaro Mihalyi Csikszentmihalyi llamó a este estado de absorción mental "flujo" y ha pasado la mayor parte de su carrera explorando la naturaleza del estado de flujo y el papel que desempeña en la motivación y la felicidad humanas. Más complejo de lo que podría parecer a primera vista, el modelo de "flujo" de la motivación humana tiene poco que ver con la finalización exitosa de una tarea determinada, sino que implica el placer asociado con intentar un desafío que se encuentra en los límites de nuestras capacidades . Es una satisfacción intrínseca, una recompensa en sí misma, y ​​el camino para alcanzarla es estrecho. Si el desafío cae demasiado por debajo de los límites de nuestras capacidades, podemos experimentar apatía o aburrimiento con la tarea, incluso si el resultado es exitoso. En el otro extremo del espectro, sin embargo, si el desafío excede nuestras capacidades, podemos experimentar un grado desagradable de ansiedad. Nuestra mayor motivación y felicidad en una determinada tarea se encuentra entre estos dos extremos en un nivel de "desafío óptimo".

Un par de estudios recientes proporciona evidencia experimental de la relación entre el desafío percibido y la motivación intrínseca que es fundamental para la experiencia del flujo subjetivo. En ambos estudios, los participantes compitieron contra los confederados entrenados en un juego de cronómetro que se anotó de manera similar a un torneo de bádminton. En el primer estudio, se les permitió a los participantes ganar ambos juegos, primero por un amplio margen y luego por un margen estrecho. En el segundo estudio, las tablas se volvieron y los participantes perdieron ambos juegos, nuevamente por un margen grande y luego por un margen estrecho. En ambos estudios, los participantes obtuvieron mejores resultados e informaron un mayor nivel de disfrute en los juegos cerrados que en los reventones. Incluso cuando estaban ganando, los participantes prefirieron la experiencia de un estrecho margen de victoria sobre el margen más amplio de una victoria más decisiva.

Este hallazgo, basado en gran medida en informes subjetivos de los participantes, es consistente con el patrón de "U invertida" del modelo de flujo, en la medida en que el desafío frente a ellos coincidía con su nivel de competencia, mayores eran sus niveles de compromiso y motivación. Sin embargo, para "medir la motivación intrínseca de una manera más objetiva", los investigadores buscaron indicadores neuronales que correspondieran a los informes subjetivos. Al registrar los electroencefalogramas de los participantes a lo largo de los estudios, se enfocaron en un patrón potencial relacionado con eventos llamado negatividad previa al estímulo, que "refleja los procesos relacionados con la atención anticipada y es un cambio sostenido y negativo que ocurre cuando un sujeto anticipa la aparición de ciertos Estímulos relevantes para la tarea ". Según la hipótesis, un aumento de la negatividad previa al estímulo ocurrió en la condición de desafío óptimo, tanto en los juegos que los participantes ganaron como en los juegos que perdieron. Un gráfico que relaciona la condición de desafío con la negatividad previa al estímulo confirmó el modelo de "flujo" en forma de U invertido de motivación intrínseca que antes de los estudios se había basado en gran medida en informes subjetivos.

Como Csikszentmihalyi observó por primera vez hace muchos años, nunca estamos tan motivados como cuando la tarea en la que estamos comprometidos apenas está dentro o incluso más allá de nuestras capacidades. La absorción completa de nuestra energía mental en ese momento es una de las experiencias más satisfactorias que podemos tener como seres humanos. Ya sea que estemos compitiendo contra un rival cercano en un evento deportivo, o persiguiendo un objetivo más individual como tocar una pieza de piano compleja o completar un crucigrama difícil, nuestra mayor recompensa no es la finalización exitosa de la tarea, sino la estado mental trascendente que experimentamos durante el intento. Al final, no se trata de si ganamos o perdemos el juego, sino de cuánto de nosotros invertimos en el intento.

Related of "Entre un Molehill y el Monte Everest"