Entrenando a nuestros hijos

Criar niños puede resultar en las mayores alegrías y logros de la vida. Amamos y apreciamos las peculiaridades y éxitos de nuestros niños. Nos encanta verlos desarrollar sus propias personalidades y evolucionar con el tiempo. Tratamos de proporcionar cuidado y orientación lo mejor que podamos. Protegerlos se convierte en un comportamiento instintivo. Sin embargo, ser padre también implica una gran cantidad de estrés y responsabilidades que la mayoría no está preparado para enfrentar. A medida que los niños comienzan a desarrollarse y pasan por la temida etapa de la pubertad, los padres deben comenzar a aprender a navegar a través de todos los inevitables cambios hormonales. Tener un hijo con un trastorno alimentario puede agregar conflictos significativos a lo que ya es un momento exasperante.

La hora de la comida puede convertirse especialmente en un tornado de emociones y conflictos cuando se trata de un trastorno alimentario. Los padres a menudo se enfrentan a la forma de equilibrar el hecho de ser un padre solidario y comprensivo al mismo tiempo que tratan de garantizar que su hijo alimente sus cuerpos en crecimiento. Puede convertirse en una batalla con la vida girando en torno a la desesperación de mantener vivo a su hijo obligando a los padres a actuar como la policía de alimentos. Aquí hay algunos consejos para evitar asumir esa función y mantener una postura de apoyo:

Consistencia: haga que el tiempo con su hijo sea obligatorio. Añádalo a su calendario habitual y trate ese momento como cualquier cita. Al mismo tiempo, es importante que sea flexible en torno a los inconvenientes inevitables. Discuta con anticipación que la prioridad de la familia es cumplir con el cronograma, aunque habrá ocasiones en que necesitarían ajustar las actividades para eventos inesperados.

Planificación de comidas: comience con la creación del plan de comidas de la semana según lo que trabajó con el dietista. Permita que su hijo identifique una o dos comidas que les gustaría tener. Procese las dificultades que su hijo pueda tener. Será importante aprender cómo validar adecuadamente sus temores actuales, pero fomentar un sentido de esperanza y aliento para trabajar a través de estos miedos poco a poco. Recuérdeles cuáles son sus objetivos al enfrentar estos miedos.

Compras: cree una lista de compras para la semana. Discuta sus pensamientos y emociones acerca de ir a la tienda de comestibles. Crea un plan de juego si se sienten abrumados en la tienda. Comprométete a seguir con el plan de juego. Si decide no seguir adelante, está reforzando que no están seguros con usted.

Preparación de comidas: Dele a su hijo un papel cuando cocine según lo que usted y su dietista hayan discutido. Algunos niños pueden tener dificultades para manipular los alimentos. Hasta que puedan llegar a esa etapa, pueden ayudar a sacar las ollas y a leer las instrucciones de la receta. Establecer una atmósfera relajante puede tranquilizar a su hijo de que usted lo está apoyando para progresar en enfrentar sus dificultades.

Hora de la comida: asegúrese de que todos en la familia estén presentes para las comidas con la mayor frecuencia posible. Luchar con cualquier tipo de trastorno puede crear una sensación de desconexión con los demás. Reunir a la familia durante las comidas fomenta el vínculo y la aceptación familiar.

¿Cuáles son los temas seguros de conversación en torno a las comidas?

Mantenga la conversación ligera y alejada de lo que está en el plato. La atención puesta en la comida puede desencadenar temor y preocupación con respecto a lo que está entrando en el cuerpo del niño y provocar temores sobre el trastorno alimentario. Reducir los temores irracionales en torno a los alimentos requiere tiempo y trabajo con un terapeuta y dietista. Por lo tanto, agitar las conversaciones hacia otros temas puede ayudar a que su hijo complete sus alimentos. Los juegos son una fuente frecuente de distracciones comúnmente utilizadas en los centros de tratamiento.

La familia es el elemento más importante en la lucha contra los trastornos alimentarios en niños y adolescentes. Son las líneas del frente y tienen uno de los trabajos más difíciles. Sin embargo, cuando se unen como un frente unido, pueden ofrecer las mejores posibilidades de éxito. La terapia familiar es un componente vital para ayudar a un niño a recuperarse de un trastorno alimentario.

Comportamiento modelo

Modele e inspire una relación positiva con los alimentos: nuestros niños están mirando, por lo que es importante modelar el equilibrio, la variedad y la moderación en nuestro enfoque de los alimentos. Los niños seguirán nuestro ejemplo. Enfócate en crear comidas balanceadas. Participa en el ejercicio moderado. Participar en actividades familiares regulares que no giran en torno a la comida y / o el ejercicio. Comprométase a planificar comidas y comer juntos regularmente.

Aceptando límites

Su hijo tendrá dificultades para evitar comportamientos de desorden alimenticio. Cuanto más tiempo se hayan involucrado en sus comportamientos, más difícil será reemplazar su antigua forma de manejar sus pensamientos y emociones negativas con habilidades de afrontamiento más sanas. Es importante que los padres acepten que su hijo puede tener ciertos límites al principio. Para algunos niños, ir al supermercado puede ser una gran dificultad. Forzarlos a ir cuando no están listos puede llevar a comportamientos desafiantes evitables o ataques de pánico.

Vacaciones

Normalizar: Trate de mantener un patrón regular tanto como sea posible. Ayúdelo a preparar sus platos si empiezan a sentirse abrumados. Proporcione recordatorios y aliento para completar sus intercambios y elija agregar un poco más si lo desean. Esto es típico de un encuentro especial, por lo que es importante normalizarlo. Todavía pueden seguir sus señales de plenitud de hambre. Evite prestar atención si no completan el 100% de su comida ese día.

Plan de juego: cree un plan con anticipación para situaciones en las que su hijo se sienta demasiado abrumado. Saber que sus padres honrarán y validarán su necesidad de irse si es necesario puede asegurarles que no tienen que sentirse atrapados y escalar a un ataque de pánico.

Trabajando con un dietista

Crear comidas para un niño con un trastorno alimentario puede parecer desalentador cuando se trata de identificar lo que comerán. Un dietista puede ayudar en la planificación de las comidas. Están ahí para brindarle orientación cuando su hijo tiene dificultades para completar las comidas. En lugar de convertirse en la policía de alimentos en el hogar, el dietista puede brindar un buen apoyo para crear la estructura necesaria para mitigar los EDB, mientras que los padres pueden apoyar el seguimiento del plan. El dietista también puede ayudar a identificar y replantear puntos de vista distorsionados de los alimentos. El papel de los padres sería proporcionar recordatorios de cómo su hijo puede utilizar lo que se les enseñó modelando y repitiendo lo que se dijo.

Autocuidado

"No se puede verter de una taza vacía". Recibir educación y apoyo es obligatorio para mantener la cordura cuando se trabaja con cualquier tipo de trastorno. Los padres deben encontrar formas de reagruparse y buscar el apoyo de los demás. Modelar un buen cuidado personal permitirá que los niños desarrollen un sentido saludable de equilibrio de responsabilidades y límites. Esto es beneficioso para desarrollar resiliencia a los factores de estrés de la vida. Y nuestros hijos están mirando.

Related of "Entrenando a nuestros hijos"