¿Es autoindulgente ser autocompasivo?

Cuando las personas me preguntan qué hago y les digo que estudio la autocompasión, a menudo tienen una expresión vacilante. Creo que la autocompasión es una buena idea, dicen, pero ¿no puedes ser demasiado autocompasivo? De hecho, la razón número uno por la que las personas dan por qué no son más compasivas es que tienen miedo de que si son demasiado blandos consigo mismos, se dejarán salirse con la suya. Realmente creen que su juez interno juega un papel crucial para mantenerlos alineados y en el buen camino. En otras palabras, confunden la autocompasión con la autocomplacencia.

Tal como lo he definido en mis escritos académicos, la autocompasión involucra tres componentes: ser amable y afectuoso hacia usted mismo en lugar de ser duramente autocrítico; enmarcar la imperfección en términos de la experiencia humana compartida; y ver las cosas claramente sin ignorar o exagerar los problemas. La autocompasión también mejora en vez de socavar la motivación. Si bien esto puede no ser obvio al principio, es más fácil ver si pensamos en cómo una madre puede motivar mejor a su hijo. Digamos que su hijo llega a casa con una calificación reprobatoria en el examen, y ella le dice "eres tan estúpido y vago que nunca llegarás a nada". ¿Será eso un motivador efectivo? Por supuesto no. Podría hacerlo trabajar más duro temporalmente, pero finalmente lo deprimirá y lo hará perder la fe en sí mismo. La madre tendría más éxito si apoyaba emocionalmente a su hijo. "Sé que esto es decepcionante para ti, pero a veces todos se equivocan. Es importante que mejore sus calificaciones si quiere ir a la universidad, así que veamos si podemos encontrar una nueva rutina de estudio que funcione mejor. Sé que puede hacerlo ". Este tipo de aliento amable será más eficaz y duradero, ya que le dará a su hijo la confianza y el respaldo necesarios para tener éxito.

Es exactamente lo mismo con nosotros mismos. Cuando somos amables y solidarios cuando fallamos o notamos algo que no nos gusta de nosotros mismos, querremos hacer cambios para mejor. No porque nos sintamos inadecuados o inútiles como lo somos, sino porque nos preocupamos por nosotros mismos y queremos aliviar nuestro propio sufrimiento. Si bien el poder motivador de la autocrítica proviene del miedo, el poder motivador de la autocompasión proviene del amor. Cuando nos preocupemos por nosotros mismos, trataremos de cambiar cualquier comportamiento que nos esté haciendo daño. También será mucho más probable que admitamos esas áreas de cambio necesario porque es emocionalmente más seguro que nos veamos claramente. Si somos duramente autocríticos, es probable que ocultemos la verdad a nosotros mismos, o mejor aún, culpemos a otros por nuestros problemas, para evitar la autoflagelación. Sin embargo, si es seguro admitir nuestros propios defectos, podemos ver más claramente las áreas que necesitan trabajo.

La investigación apoya firmemente la idea de que la autocompasión mejora la motivación. Por ejemplo, muchos estudios muestran que las personas que son autocompasivas están menos deprimidas y ansiosas que los autocríticos, lo que significa que su estado mental es más propicio para esforzarse. También tienen una mayor creencia de "autoeficacia", lo que significa que tienen más confianza en su capacidad de triunfar. Además, la autocompasión tiene una fuerte asociación negativa con el miedo al fracaso, mientras que la autocrítica exacerba este miedo. ¿Quién quiere arriesgarse en la vida cuando sabes que el fracaso se enfrentará con una dura autodeterminación? Es mucho más fácil no intentarlo. Sin embargo, cuando tienes autocompasión, confías en que cualquier falla será recibida con amabilidad y apoyo. Recordarás que el fracaso es parte de la vida. Esto significa que podrá aprender de sus errores y crecer a partir de ellos.

De hecho, la investigación indica que las personas con autocompasión son más propensas a asumir la responsabilidad personal por los errores del pasado que los autocríticos, pero que también están menos alteradas emocionalmente por ellas. Otros estudios muestran que cuando las personas tienen autocompasión después de fallar en una tarea, es más probable que se levanten a sí mismas y trabajen para alcanzar nuevas metas. La investigación demuestra que las personas con autocompasión tienden a establecer metas relacionadas con el aprendizaje y crecimiento personal en lugar de tratar de impresionar a los demás. También tienen más éxito en sus objetivos: se ha demostrado que la autocompasión ayuda a las personas a mantenerse motivadas para hacer ejercicio, dejar de fumar y seguir su dieta.

Entonces no te preocupes Si comienzas a tratarte con compasión, no te quedarás todo el día mirando televisión y comiendo cubos de Kentucky Fried Chicken. En lugar de fomentar la autocomplacencia, la autocompasión nos ayuda a motivarnos a alcanzar nuestro máximo potencial. ¡Y seguro que se siente mucho mejor que el látigo!

Para obtener más información o para solicitar mi nuevo libro "Autocompasión: deja de conmoverte y deja atrás la inseguridad", visita www.self-compassion.org

Related of "¿Es autoindulgente ser autocompasivo?"