Escucha sumisa, escucha terapéutica y el tercer oído

Este blog cura las voces de la División de Psicoanálisis (39) de la Asociación Americana de Psicología. Kyle Arnold, PhD, profesor asistente clínico en SUNY Downstate Medical Center presenta esta publicación.

Escuchar es algo que todos hacemos, o al menos parece que hacemos. Para superar la vida, todos debemos escuchar, al menos a un nivel rudimentario. Incluso el más terco de nosotros debe escuchar de vez en cuando, aunque solo sea por razones de seguridad. Una persona que no escucha los gritos de "¡Alto!" Cuando vaga distraídamente en una intersección ocupada, o ignora el silbido del salvavidas mientras nada en aguas peligrosas, puede no ser muy largo para este mundo. Cuando se les dice a los niños que escuchen, se debe escuchar a la autoridad: a los padres, maestros, guardias de cruce, policías y otros adultos que, se les pide que crean, se les puede confiar para que los instruyan y protejan.

Desde una edad temprana, entonces, escuchar se asocia culturalmente con los conceptos de deferencia y obediencia. Escuchar significa no solo asistir y comprender, sino prestar atención a una advertencia o cumplir una directiva. En este sentido, escuchar es coludir con la propia subyugación. Desde esta perspectiva de escuchar, no escuchar es menos una falta de atención que un acto de rebelión. No escuchar es negarse a atender las órdenes de las autoridades. Uno no escucha porque uno no quiere escucharlo.

Un aspecto revolucionario de la psicoterapia es que rompe el vínculo que une la escucha con la sumisión, y en su lugar coloca a la figura de la autoridad -el psicoterapeuta- como el oyente receptivo de la pareja.

En lugar de que se les ordene escuchar las órdenes de su médico, a los pacientes se les presenta un médico que los escuchará. Para el terapeuta, escuchar es una disciplina profesional que requiere entrenamiento y estudio continuo. En lugar de perder la autoridad escuchando, el terapeuta gana autoridad escuchando bien. Quizás lo que transforma la psicoterapia es, en parte, este cambio de códigos con respecto a la escucha y la autoridad.

También es posible transformar las relaciones cotidianas reemplazando la escucha sumisa con el arte de la escucha terapéutica. En la escucha terapéutica, uno no escucha para obedecer, sino para comprender. La escucha terapéutica es fortalecedora porque aclara. Uno de los escritores más esclarecedores sobre la escucha terapéutica es Theodor Reik. Reik estudió cómo la habilidad de escuchar a otra se entrelaza con la capacidad de escucharte a ti mismo. Según Reik, la mente tiene una capacidad natural para descifrar los significados emocionales más profundos transmitidos por el hablante, incluso cuando estos significados no son enunciados o no son claros. Famosamente llamó a esta capacidad auditiva profunda natural The Third Ear, y recomendó que los oyentes terapéuticos atiendan nuestras respuestas internas. Desde el punto de vista de Reik, los malos oyentes son aquellos que no disminuyen la velocidad y prestan atención a cómo se sienten cuando escuchan, y responden rápidamente antes de dejar que nada se hunda. Nuestras respuestas internas apenas percibidas a las palabras de la otra persona proporcionan la comprensión más penetrante de lo que ellos quieren decir.

Por ejemplo, escuchar con el Tercer Oído puede ayudar a detectar necesidades no declaradas en una relación que puede tener que abordarse. Permítanme dar un ejemplo fácil: me perdí una cena de un amigo, "Paul", porque estaba ocupado trabajando hasta tarde esa noche. Una semana después, Paul, un maestro, mencionó tristemente una clase reciente en la que la asistencia había sido mala, dejándolo sentirse rechazado por las sillas vacías de los estudiantes que no se habían presentado. Habría sido fácil continuar hablando cómodamente de las experiencias de enseñanza de Pablo, pero algo dentro de mí se sintió "apagado". Comprobé mis sentimientos internos, y noté que me sentía culpable. La queja de Paul sobre su clase pobremente asistida me había recordado mi ausencia en su cena. My Third Ear me estaba informando que Paul no solo estaba hablando de sus estudiantes ausentes: también estaba hablando de su amigo ausente, también conocido como "yo". Siguiendo mis sentimientos internos, respondí: "Bueno, lamento que haya sido una de esas sillas vacías la otra noche". Paul se iluminó, se rió entre dientes de alivio y respondió que sí, que se sentía un poco mal por eso, pero él entendió sobre el trabajo que me ataba a veces. El Tercer Oído me ayudó a reparar una ruptura tácita en mi relación con Paul.

Un ejemplo más complicado: otra amiga, Gina, estaba angustiada después de una visita con su hermana. La hermana de Gina no había tenido un chequeo médico en muchos años. Cuando su hermana recientemente se lo mencionó a Gina, Gina ansiosamente trató de alentarla para que fuera al médico. La hermana de Gina respondió descartando el tema, diciendo: "No importa, no quiero ir", una respuesta que dejó a Gina preocupada por el descuido de su hermana de su salud. Cuando Gina me habló, podría haber reaccionado con una lluvia de ideas para forzar a la hermana de Gina a visitar a su médico. En cambio, me detuve y miré en mi interior, y noté una sensación de estar atrapada en una interacción que me pareció un poco extraña. Parecía que tanto Gina como yo estábamos siendo llevadas a un baile vacío sobre las visitas al médico de su hermana. Me di cuenta de que estaba segura de que no funcionaría: salvo atar a la hermana de Gina y arrastrarla al consultorio del médico, no podíamos obligarla a ir al médico. En lugar de unirme al baile, le dije a Gina que aunque era natural que ella se preocupara por su hermana, no podía controlar el comportamiento de su hermana ni asumir la responsabilidad por ello. Gina pudo dar un paso atrás respecto a sus preocupaciones y sintió menos presión para rescatar a su hermana de sí misma. Escuchar con The Third Ear me ayudó a evitar alimentar las preocupaciones de Gina y proporcionar una respuesta útil.

El Tercer Oído es una fuente rica de información emocional que puede aprovecharse de manera fructífera en las relaciones cotidianas. La próxima vez que esté confundido o preocupado por una interacción, no responda de inmediato. Haga una pausa momentánea e intente escuchar sus sentimientos más íntimos. Puede encontrar que hacerlo es inicialmente incómodo. Pueden surgir recuerdos incómodos, emociones inesperadas o asociaciones extrañas. Sin embargo, cuando se persiguen pacientemente, estas experiencias internas espontáneas pueden despertar una comprensión profunda y hacer que las relaciones sean más libres y plenas.

Kyle Arnold, PhD, es psicólogo en el Kings County Hospital en Brooklyn, NY, y profesor asistente clínico en SUNY Downstate Medical Center. Sus artículos sobre Theodor Reik han aparecido en Psychoanalytic Psychology y The Psychoanalytic Review, y recibió el Premio Stephen A. Mitchell en 2005 por APA División 39 por su trabajo en Reik. Está preparando un estudio psicobiográfico de Philip K. Dick titulado The Electric Double, que será publicado por Oxford University Press.

Related of "Escucha sumisa, escucha terapéutica y el tercer oído"