Este Nip no es un mordisco :)

Esta semana, Associated Press informó algo que todos los profesores universitarios ya saben: los jóvenes usan cada vez más el lenguaje informal en lo que se supone que es la escritura formal. El estudio, una coproducción de Pew Internet y American Life Project y la Comisión Nacional de Escritura del College Board, señaló que el 50% de los niños a veces no usan las letras mayúsculas adecuadas en la escritura formal. También se sienten inclinados a utilizar el lenguaje informal de la mensajería instantánea, como "lol" para "reír a carcajadas" o emoticones como 🙂 o 🙁 para indicar cómo se debe entender una afirmación.

El psicólogo del desarrollo que hay en mí dice: "¿Y por qué no deberían hacerlo?". Los eruditos en primates no humanos y en niños pequeños pasan mucho tiempo estudiando dispositivos metacomunicativos, esas caras y vocalizaciones que indican cómo debe entenderse un mensaje. Los monos, cuando juegan, usan expresiones faciales muy específicas para indicar que "este mordisco no es una mordida", del mismo modo que los niños se indican entre sí las diferencias entre pelear y pelear de verdad. Estas interacciones cara a cara utilizan la metacomunicación para aumentar la claridad y evitar confusiones. Los emoticones pueden verse como un traspaso al lenguaje escrito de precisamente este tipo de metacomunicación: al agregar un 🙂 o un "lol", los niños se aclaran mutuamente (y a veces a sus profesores) cómo debe entenderse un enunciado. ¿Qué está mal con eso?

Bueno … el escritor en mí dice, todo está mal con eso. Usar palabras para reducir la ambigüedad es de lo que se trata la buena escritura. El escritor en mí dice que usar emoticones es tan vago como infantil. El lenguaje cambia, como sabemos, y puede ser que en dos generaciones todos usen emoticones. Pero aquellos de nosotros que crecimos sin ellos siempre los veremos como un atajo barato y una distracción de la simple elegancia de la prosa clara.

Y eso es solo la mitad del problema. La otra mitad es que la prosa a veces es ambigua, y los dispositivos metacomunicativos pueden arruinar el delicioso misterio de lo que el escritor pretende. Imagínense si Jonathan Swift hubiera utilizado emoticones en su famosa pieza satírica de 1729 "Una modesta propuesta para evitar que los hijos de personas pobres en Irlanda se vuelvan locos con sus padres o país, y para hacerlos beneficiosos para el público". Swift pudo haber escrito: "Un estadounidense muy conocedor de mi amistad en Londres me ha asegurado que un niño sano y bien cuidado tiene un año de edad, es un alimento delicioso, nutritivo y sano, ya sea estofado, asado, horneado o hervido 🙂" No uno hubiera dicho: "¡Qué escandaloso!" o "¡No puede hablar en serio!" o "¡Ese hombre debería estar encerrado!" Habrían estado seguros de que estaba "jajaja". Qué mundo tan triste. El escritor en mí dice, en el mundo de los emoticones, todo eso 🙂 suma hasta un gran 🙁.

Related of "Este Nip no es un mordisco :)"