¿Evidencia de vida después de la muerte?

En una publicación anterior, argumenté en contra de la idea de que la mente podría sobrevivir a la muerte del cerebro. Una cosa que no hice fue discutir la evidencia empírica que supuestamente apoya la realidad de la vida después de la muerte. Esta evidencia proviene de una amplia gama de fenómenos paranormales informados, que incluyen experiencias extracorporales (OOBEs), experiencias cercanas a la muerte (ECM), avistamientos de fantasmas, médiums que conversan con los muertos y recuerdos de vidas pasadas. Estos fenómenos, si realmente son lo que parecen ser, proporcionarían una fuerte razón para creer que sobrevivimos a la muerte (aunque no implicarían que necesariamente sobreviviremos para siempre ). Entonces, ¿cuán buena es la evidencia de que estos fenómenos realmente son reales?

La respuesta corta es: no genial. Para empezar, gran parte de la evidencia putativa de la vida después de la muerte se explica fácilmente en términos puramente naturalistas. Por ejemplo, aunque no hay ninguna razón para dudar de que las personas tengan OOBE y ECM, estas experiencias se explican de manera plausible en términos fisiológicos o psicológicos. De manera similar, los recuerdos de vidas pasadas pueden ser recuerdos falsos, y los avistamientos de fantasmas pueden ser alucinaciones o interpretaciones erróneas de estímulos ambiguos. Estas explicaciones alternativas no prueban en sí mismas que no hay nada sobrenatural. Sin embargo, siempre que haya una explicación alternativa plausible para un fenómeno, debemos admitir al menos que no tenemos una razón fuerte para aceptar la interpretación sobrenatural. Además, hay algunas pruebas que socavan activamente la credibilidad de tales interpretaciones. Un ejemplo divertido: algunos médiums han tenido contacto "exitoso" con personas que, sin saberlo, eran en realidad ficticias o estaban todavía vivas.

Pero no todas las supuestas ocurrencias paranormales pueden explicarse en términos naturalistas. Todos hemos escuchado historias, por ejemplo, de familiares fallecidos que regresan al mundo de los vivos y que transmiten información que no podría haberse obtenido de otras maneras. Por supuesto, uno podría preguntarse por qué, si este tipo de cosas puede suceder alguna vez , no ocurren con mayor frecuencia. Aún así, si alguno de estos informes es exacto, las explicaciones naturalistas simplemente no serían plausibles. Tendríamos una buena razón para creer en la vida después de la muerte. Sin embargo, nuestras sospechas deberían despertarse de inmediato, por el hecho de que la evidencia de estos sucesos paranormal inequívocamente casi siempre está mal corroborada o es anecdótica. Los informes anecdóticos son notoriamente poco confiables, y un patrón general en la investigación parapsicológica es que, siempre que se apliquen métodos científicos confiables a la investigación de un fenómeno paranormal, el fenómeno en cuestión repentinamente parece desaparecer en el aire.

Entonces la situación es la siguiente: cuando hay buena evidencia de una ocurrencia supuestamente paranormal (p. Ej., ECM y OOBEs), se le puede dar una explicación naturalista; donde no se puede dar una explicación naturalista para una ocurrencia paranormal, no hay una buena evidencia para ello. Este es precisamente el patrón que esperaríamos si no hubiera realidad para los fenómenos paranormales. En resumen, no hay una buena evidencia empírica de la vida después de la muerte.

-Steve Stewart-Williams es el autor del libro Darwin, Dios y el significado de la vida , disponible ahora en Amazon.com, Amazon.ca y Amazon.uk.

Sigue a Steve Stewart-Williams en Twitter

Related of "¿Evidencia de vida después de la muerte?"