Fake News tiene una audiencia real

En una época dorada de noticias falsas (es decir, propaganda) nos estamos acostumbrando cada vez más a que los políticos escuchen mentiras egoístas. También estamos comenzando a comprender la complicidad de su audiencia preferida.

Existe una asombrosa disposición a acreditar, y repetir, falsedades de patentes, como la afirmación de que el presidente Obama no nació en Estados Unidos y muchos otros hechos contrapuestos generados por campañas políticas.

Es tentador imaginar que tales fenómenos revelan un lado sórdido del tribalismo político, pero el olvido de la verdad cuenta con un largo linaje en la evolución humana: precede a las campañas políticas y trasciende el tribalismo.

Chismes en perspectiva evolutiva

Se informan chismes maliciosos en todas las sociedades y el contenido de estas afirmaciones falsas o exageradas es tristemente familiar. Se alega que las víctimas fueron deshonestas, que engañaron a su cónyuge o que manifestaron otros problemas personales como mala salud, avaricia, debilidad física, cobardía, autopromoción excesiva, falta de higiene o dependencia de drogas.

La motivación general detrás del chisme es reducir el objetivo, para ennegrecer su reputación en la comunidad y para reducir su posición en los ojos de los demás.

Los chismes se pueden identificar como el principal precursor psicológico de las noticias falsas. Si la audiencia está suficientemente motivada en ambos casos por una antipatía compartida hacia el objetivo, apenas importa si la información perjudicial es verdadera o falsa porque cree que se siente bien y cumple una función social.

La persistencia de falsas creencias de la lealtad de marca a la religión

El impacto del falso chisme es solo un ejemplo de la voluntad humana de creer lo que otros en la comunidad dicen, independientemente de su relación con la verdad, desde sistemas de creencias religiosas que contradicen las experiencias cotidianas hasta la confianza en marcas de moda que no están respaldadas por la calidad del producto.

La voluntad de creer algo simplemente porque otros lo creen está ilustrado por la ficción no religiosa además de la religión.

Tipos de héroe

El fenómeno lo ilustran héroes como Jason, Edipo y Hércules, figuras legendarias que se ajustan a un estereotipo de nobleza heroica (o tipo héroe).

El tipo héroe de un rey divino fue descrito por los estudiosos Otto Rank y Lord Raglan (que refleja un predominio de héroes masculinos en las leyendas que examinaron). Estos eruditos establecieron 22 características distintivas que van desde el nacimiento virgen hasta la muerte en lo alto de una colina y la desaparición del cuerpo.

Ninguna persona histórica proporciona una coincidencia cercana con el tipo de héroe, un hecho que fue utilizado para desacreditar la historicidad de Jesús (1). A pesar de esto, cada uno de los héroes se consideró histórico y se colocó en la historia en las historias escritas sobre ellos que proporcionan una prueba más de la voluntad de aceptar acríticamente como verdad lo que otros dicen.

Cuando la ficción se siente mejor que la verdad?

Si los personajes ficticios son aceptados rutinariamente como verdad, no debería sorprendernos demasiado que las noticias falsas reciban a veces más atención que las noticias reales y que un público crédulo las acepte como ciertas. Por supuesto, no es solo una cuestión de objetividad fallida o escepticismo. El público está motivado para creer en la ficción cuando hacerlo se siente mejor que creer la verdad.

Los opositores del presidente Obama estaban complacidos con la ilusión de que él no era estadounidense. Las falsas creencias motivadas por tribus han alimentado el conflicto étnico y político desde el comienzo de la historia. Por supuesto, el pensamiento grupal dentro del grupo es la base de todo tipo de violencia grupal no motivada, desde la caza de brujas y las limpiezas étnicas hasta las guerras religiosas.

Los sistemas de creencias religiosas evolucionaron en parte porque ayudan a los adherentes a lidiar con el dolor, la incertidumbre y la pérdida en sus vidas diarias. Colectivamente, tales sistemas de creencias se contradicen entre sí a pesar de que la mayoría afirma ser la única religión verdadera. Estadísticamente, la mayoría tendría que ser falso.

Es más reconfortante creer que nos reuniremos con seres queridos en la otra vida que aceptar que nunca los volveremos a ver. Tales creencias falsas son fácilmente aceptadas incluso cuando son propagadas por estafadores convictos como el líder mormón Joseph Smith, quien usó textos vergonzosamente falsificados.

La credulidad puede haber sido un rasgo valioso que ayudó a las personas a encajar con las creencias y prácticas de sus grupos internos a lo largo de la historia.

Desafortunadamente, es una mala ciudadanía en una democracia donde se supone que los líderes políticos deben seguir la guía del electorado. Es por eso que la libertad de expresión en general, y una prensa escéptica en particular, son tan importantes y los objetivos invariables de los regímenes autoritarios. También ayuda si el electorado es educado en el escepticismo científico y el rigor lógico.

En los Estados Unidos, los padres fundadores establecieron controles y equilibrios para proteger la democracia del gobierno de la mafia por un lado y de la monarquía arbitraria por el otro. No podían haber previsto un escenario en el que un rey loco dirigiría a la chusma y los manipularía usando noticias falsas.

Related of "Fake News tiene una audiencia real"