"Feeling Aliveness" a través de nuestro cuerpo y alma

El psicoanalista infantil británico Donald Winnicott profundizó nuestra comprensión de la lucha por la autenticidad al explicar el significado de la comunicación corporal de un niño como una expresión de su verdadero ser. Lejos de algo confinado dentro de la mente, la noción de Winnicott del verdadero yo se relaciona con el funcionamiento mismo del cuerpo infantil, que expresa la inclinación natural del bebé. El psicoanalista observó que la respuesta de los padres a la necesidad de participación de su hijo, expresada por los gritos y las conductas que son su principal medio de comunicación, tiene un profundo impacto en el desarrollo del verdadero yo del niño. Según Winnicott, las preguntas que debemos hacernos son: ¿reconocemos, participamos y apoyamos las acciones de nuestros hijos, o nos oponemos a ellos? ¿Reconocemos sus esfuerzos personales para conectar y expresar sus necesidades, o respondemos a ellos solo de una manera adulta, genérica y socializada? ¿Reconstruimos, redirigimos o reemplazamos sus acciones y voces auténticas? Winnicott enfatiza que las conductas, los llantos, los meneos, las pruebas de partes del cuerpo de un niño revelan su verdadero ser. El cuidador puede afirmar, apoyar y fomentar esta identidad, o destruirla denigrando, ignorando o rechazándola abiertamente. La reacción del adulto ante los intentos de autoexpresión del niño es, por lo tanto, crítica para el desarrollo del sentido de sí mismo del niño en el mundo.

Winnicott observa que el énfasis de la conformidad y la intelectualización desarrollan el falso yo. A través de su inducción a un mundo que recompensa a las personas por su comportamiento obediente, el niño comienza a reprimir la emoción, intelectualizar y racionalizar las heridas sufridas por su verdadero yo como resultado de su conformidad con las expectativas. Entonces, por ejemplo, si las experiencias formativas del niño sugieren que su comportamiento entra en conflicto con el comportamiento de los demás, el niño deducirá que algo es "malo" o incorrecto con él. Esta intelectualización finalmente "seduce" a la psique lejos de su relación íntima con el soma, creando una división mente-cuerpo. El cumplimiento de las fuerzas sociales que suprimen la expresión emocional, física y sexual conduce a la alienación del individuo de sus propias cualidades, emociones y deseos internos. Las personas se alejan de las acciones de la vida y se involucran en cambio en el mundo de las ideas que están desconectadas de la experiencia. Los efectos de esa división inicial son continuos y de largo alcance. Hablamos de vivir en lugar de vivir; nuestras religiones y creencias pueden enseñar bondad y vida, pero estas no son parte de la experiencia genuina.

Algunos de los intercambios más agradables que compartí con mis hijos pequeños ocurrieron cuando jugamos nuestra propia versión simple de "seguir al líder", cada uno teniendo un momento para dirigir. Mientras estábamos juntos en el suelo o en la cama, imitaba suavemente sus gestos y sonidos. Durante estos momentos, ellos fueron el centro de mi universo, y sus encantadoras respuestas me aseguraron que sabían esto. El juego de niños es realmente un trabajo serio. Nuestra sintonía con nuestros niños los ayuda a sentirse reconocidos y valorados. La sintonía es nuestra atención primaria a otra; evoca conciencia mutua, armonía y capacidad de respuesta. Al comunicarnos a nuestros hijos, expresar atención y reafirmar su autoexpresión, producimos sentimientos de conexión mutuos. Y al hacer esto, nadie puede decir si es el adulto o el niño el que disfruta más del intercambio. En contraste con esto, entonces, las relaciones establecidas por los padres que perciben a su hijo como una posesión en lugar de una persona, un objeto, juguete o tesoro que deben aislar, proteger o controlar.

El verdadero ser de Winnicott afirma un axioma fundamental: que la persona completa es una combinación intrincada del cuerpo, la mente y el alma. Inicialmente, antes de tener lenguaje verbal y otras herramientas, podemos expresarnos a nosotros mismos fundamentalmente a través de nuestro cuerpo; sin embargo, estas expresiones tienen un efecto duradero en el desarrollo de nuestras cualidades emocionales del yo y el alma.

Winnicott explica que cuando el ser verdadero del niño, la expresión de su genuina inclinación por medio de su ser físico, se ve perturbado o frustrado por la imposición de la voluntad del adulto, el niño subordina sus necesidades a las del cuidador. Si bien esto, a veces, puede parecer un ejemplo de la fantasía y el deleite de todos los padres, no es compatible con el ajuste del niño al mundo como un ser separado. Winnicott argumenta convincentemente que cuando los niños abandonan sus inclinaciones naturales para seguir a sus padres, las recompensas que reciben solo nutren su falso yo. De esta manera, el falso yo (pretensión) domina al verdadero yo.

Tanto en la infancia como más adelante en la vida, cuando un niño no puede obtener lo que realmente necesita, tomará todo lo que pueda en su lugar. Observamos tal compromiso y reduccionismo en el cumplimiento por parte de los adolescentes de la presión social con respecto a la palabra "amor", que algunos entienden como simple placer físico y sexual. Aunque un adolescente puede desear una unión y conexión más profunda, es posible que muchos no se sientan preparados para expresar más que sus necesidades físicas básicas a fin de cumplir con una noción de amor respaldada por pares. Por el contrario, con la posesión del yo verdadero, el niño siente una mayor seguridad en sí mismo y probablemente menos fácilmente subyuga su propia elección genuina. Winnicott, por supuesto, no afirma que el cumplimiento sea necesariamente algo malo; más bien, dentro de la expresión saludable del verdadero yo, el cumplimiento es un elemento de conformidad. No obstante, el punto es que para fortalecer el yo auténtico del niño, los padres deben responder de manera que reconozcan y afirmen la comunicación corporal y auténtica del infante / niño: su mensaje.

Aunque solo algunos de nosotros somos padres, todos nosotros somos niños y podemos reflexionar sobre cómo nos afecta la resolución de nuestras preocupaciones por parte de nuestros padres. El equilibrio que buscamos no se puede encontrar en los extremos de la conformidad o la rebelión. Muchas personas me habían "advertido" que "disfrutara" de mis hijos cuando eran pequeños, "porque una vez que son adolescentes, todo se acaba". Dejando a un lado la angustia natural de la adolescencia, debemos recordar que "cada acción crea un igual o reacción opuesta: "si los niños son esencialmente controlados o aplastados por sus padres, ya sea conscientemente o no, se deduce que como adolescentes y adultos su carácter puede ser reaccionario, reprimido o dañado. La aceptación y el apoyo a lo largo de la vida de un niño, desde el corral hasta la adolescencia, produce vidas auténticas en lugar de las perturbadoras reacciones de control y los dictados unilaterales.

Como padres, debemos alentar la conciencia y la comodidad de nuestros niños con su cuerpo, a medida que comienzan a integrarlo con su mente y alma, y ​​también debemos ser sensibles a las formas complejas y diversas en que cada niño experimenta este proceso. Esta es una lección que adapté a los temperamentos de cada uno de mis hijos. A lo largo de su infancia, me comprometí con sus términos, en el juego que crearon y formaron, comenzando en la infancia como estiramientos y cosquillas, imitaciones y diversión táctil y, a los dos años, manteniendo el equilibrio en la mano, confiando, directamente en el aire. Tal confianza es la base de los lazos de por vida que dan forma al espacio para la comprensión y la creación de sus mundos únicos a los que nosotros, como padres, podemos ser visitantes honrados.

 

John T. Chirban, Ph.D., Th.D. es instructor clínico en psicología en la Escuela de Medicina de Harvard y autor de True Coming of Age: un proceso dinámico que conduce a la estabilidad emocional, el crecimiento espiritual y las relaciones significativas. Para obtener más información, visite www.drchirban.com, https://www.facebook.com/drchirban y https://twitter.com/drjohnchirban.

 

Related of ""Feeling Aliveness" a través de nuestro cuerpo y alma"