Fortalezas: no es un martillo de juguete

Los profesionales de la salud mental que tratan poblaciones clínicas pueden luchar con la relevancia de la psicología positiva. A veces puede verse como un enfoque de "no te preocupes, sé feliz" que ignora los problemas significativos de la vida y la psicodinámica de la disfunción. Como tal, es visto por algunos como superficial y potencialmente peligroso, así como las curas milagrosas para el cáncer pueden evitar que los pacientes obtengan las pruebas y los tratamientos adecuados disponibles en la medicina convencional. Se necesita una perspectiva diferente para comprender el papel de la psicología positiva en el tratamiento de los problemas que presentan los clientes en la oficina del profesional.

En primer lugar, debe quedar claro que la psicología positiva nunca ha tenido la intención de suplantar nada en el campo, sino solo aumentarla. Muchos terapeutas comienzan sus sesiones iniciales con la pregunta: "¿Qué los trae aquí hoy?" La mayoría de las veces la respuesta describe uno o más problemas que son angustiosos para el cliente, con la declaración acompañante de que esperan obtener ayuda para aliviar su sufrimiento. La psicología positiva sugiere que se pida a los clientes que no solo describan los problemas de los que esperan obtener alivio, sino también las aspiraciones que tienen para sus vidas. Por ejemplo, "si estuvieras menos deprimido, ¿cómo podría ser diferente tu vida?" Las aspiraciones articuladas pueden ayudar a impulsar la motivación para el cambio y pueden ampliar los objetivos explícitos del tratamiento.

Recuerdo bien a los muchos pacientes a los que habíamos dado de alta de una clínica para pacientes hospitalizados con trastornos alimentarios en los que trabajaba, satisfechos de sí mismos de que se iban con un desorden mucho menor en comparación con el momento en que llegaron. Si bien todos sabíamos que estaban a punto de encontrar condiciones externas que pudieran causar una recaída, teníamos nuestros datos de éxito a la mano y el resto lo teníamos en mente. Sostengo que un enfoque positivo de psicología nos hubiera hecho articular objetivos ambiciosos, que luego habríamos trabajado en un plan de tratamiento ambulatorio, al final ayudando a una persona a llegar a una vida menos afectada por el desorden alimenticio y más completa con actividades atractivas y significativas que ayudaría a amortiguar contra la recaída.

Reflexionando sobre mi práctica como psicólogo clínico, los resultados de la psicología positiva encajan perfectamente en varios lugares. Sabemos por experiencia y estudios de investigación que la fuerza de la alianza terapéutica es uno de los factores predictivos más importantes del resultado positivo. Mientras que los clientes generalmente esperan ser evaluados desde el principio en términos de sus déficits, puede ser una sorpresa entrañable descubrir que el terapeuta está interesado en comprender las fortalezas más grandes de carácter, talento, interés y recursos del cliente (por ejemplo, financiero y social)

Comenzar una relación con la evaluación de que "tiene mucho a su favor; ahora veamos cómo puede usar sus fortalezas para hacer que su vida se parezca más a la que desea, "se compara favorablemente con la articulación más común de los déficits (p. ej.," Sus habilidades de comunicación necesitan mejoras ").

La psicología positiva también sugiere que para que los clientes funcionen de la mejor manera deben experimentar al menos tres veces más afirmaciones positivas que negativas. Se ha demostrado que esta relación de positividad predice una variedad de relaciones exitosas, desde matrimonios hasta equipos comerciales. Recuerdo que en una pasantía temprana cuando co-dirigía un grupo, y me sorprendió la cantidad de ligereza que mi co-terapeuta insertó en el grupo. Más tarde me dijo: "Neal, si no te estás divirtiendo, no estás haciendo algo bien". Intuitivamente comprendió la importancia de la relación de positivismo.

Además, al igual que se dice que la Clasificación VIA de Fortalezas de caracteres aporta un lenguaje de fortalezas a la ciencia de la psicología positiva, creo que también aporta un lenguaje de fortalezas al proceso de reformulación. He observado que el replanteamiento era una de las herramientas más poderosas que poseía como terapeuta. Cuando pude replantear los repetidos errores de una mujer en las relaciones amorosas como un reflejo de sus fortalezas de esperanza, persistencia y coraje, tenía una nueva plataforma desde la cual trabajar. Su postura se enderezaría de su caída, y la energía llenaría su voz mientras exploramos nuevas formas en que podría usar esas fortalezas de carácter para obtener lo que quería en la vida. Hasta que funcionara VIA, mi vocabulario para el replanteamiento era menos completo y específico que ahora.

La psicología positiva también proporciona evidencia científica de la utilidad de intervenciones específicas. El reconocido estudio doble ciego, controlado con placebo y de asignación aleatoria de Seligman y sus colegas demostró mejoras de larga duración en la depresión y la felicidad como resultado de los esfuerzos deliberados para utilizar las fortalezas de carácter característico de nuevas maneras. Los estudios en mindfulness, meditación de bondad amorosa, flujo y otros ejercicios han demostrado beneficios positivos que son apropiados para poblaciones clínicas y no clínicas por igual. El campo de la psicología positiva promete producir más intervenciones basadas en la evidencia en los años venideros.

Finalmente, una de las fronteras interesantes de la psicología positiva es la de entender los desórdenes de la vida como déficits, exageraciones o aplicaciones erróneas de las fortalezas de los personajes. Chris Peterson comenzó a desarrollar este trabajo en su capítulo del libro de Czikszentmihalyi, A Life Worth Living (2006). En él, ofrece para cada una de las 24 fortalezas de VIA, palabras para describir cómo se verá la fuerza del personaje cuando esté ausente, exagerada o en su forma opuesta.

Por ejemplo, el pensamiento crítico exagerado puede ser cinismo, la persistencia puede ser obsesivo, y la esperanza exagerada puede ser poliananismo. ¿Cuántos problemas actuales en el ámbito clínico pueden tener componentes de obsesividad, poliananismo y cinismo? O bien, ¿con qué frecuencia los bajos niveles de intimidad, bondad o inteligencia social son parte integrante de los problemas de la vida? Esta línea de investigación puede conducir a intervenciones clínicas que se centren en construir niveles apropiados y expresiones de varias fortalezas de carácter.

Por lo tanto, lejos de ser un martillo de juguete en la caja de herramientas de enfoques psicoterapéuticos serios, las fortalezas de los personajes y la psicología positiva son adiciones sustantivas que son muy prometedoras para ayudarnos a ser agentes efectivos de cambio positivo.

Referencias
Losada, M. (1999). La compleja dinámica de los equipos de alto rendimiento. Modelado Matemático y Computacional, 30 (9-10), 179-192.

Seligman, MEP, Steen, TA, Park, N., y Peterson, C. (2005). Progreso de la psicología positiva: validación empírica de las intervenciones. American Psychologist, 60 (5) 410-421

Related of "Fortalezas: no es un martillo de juguete"