Freud: Revolucionario conservador

Revisión de Freud: en su tiempo y el nuestro . Por Élisabeth Roudinesco. Traducido por Catherine Porter. Harvard University Press. 580 pp. $ 35.

pixabay.com
Fuente: pixabay.com

75 años después de su muerte, Élisabeth Roudinesco nos recuerda que Sigmund Freud, el fundador del psicoanálisis, continúa "perturbando la conciencia occidental" con sus mitos; su interpretación de los sueños; su explicación de la identificación, el ego y el superego; sus relatos de Leonardo da Vinci, el Complejo de Edipo, y Moisés y el monoteísmo; y su análisis de los descontentos de la civilización.

Basándose en materiales de archivo en Londres, París, Viena y la Biblioteca del Congreso en Washington, DC, así como fuentes publicadas, Roudinesco, el jefe de investigación en historia de la Universidad de París Diderot (París 7), ofrece una visión profunda, retrato equilibrado y comprensivo de Freud. Al evaluar las ideas revolucionarias de Freud sobre la racionalidad, la sexualidad y el inconsciente, Roudinesco demuestra que Freud era menos un pensador científico que descubrió verdades universales que un producto de su tiempo: un genio, sin duda, pero muy burgués formado por la sociedad , familia y política a fines del siglo XIX.

Roudinesco es, por supuesto, apenas la primera persona en identificar fallas en los preceptos centrales de la teoría psicoanalítica freudiana. Pero su crítica tiene una fuerza especialmente persuasiva porque se basa no solo en un análisis de los libros, diarios y cartas de Freud, sino también en los relatos de sus sesiones con pacientes. Roudinesco señala que Freud, un producto de la Ilustración y del romanticismo alemán, que se esforzó por sacar a la luz y confrontar a las poderosas fuerzas subterráneas que motivan a los seres humanos, afirmó que el psicoanálisis era adecuado para personas inteligentes, sofisticadas, relativamente jóvenes, conscientes de su condición y se comprometió a mejorarlo, y no para nadie que sufre de psicosis, histeria, melancolía, neurosis narcisista, la pulsión de muerte o impulsos destructivos; pero no siempre acató estas restricciones.

Aunque no establece los criterios para medir el éxito y el fracaso, Roudinesco señala que muchos pacientes sentían que Freud los había curado. "A veces el efecto dramático es absolutamente devastador", declaró uno de ellos. "Sientes que cosas terribles suceden dentro de ti, no pueden entender lo que podrían ser", hasta que, después de una serie de preguntas, "toda la verdad se te aparece, el profesor se levanta, cruza la sala hacia la campana eléctrica y muestra "Por la otra mano, señala Roudinesco, veinte de las 170 personas tratadas por Freud no sacaron ningún beneficio de las sesiones y otras diez" terminaron odiando al terapeuta ".

Predicado en una comprensión tradicional de los roles asignados a cada miembro de la familia nuclear ("maternidad feliz, paternidad consumada") y una "psicologización de la vida psíquica", escribe Roudinesco, su enfoque terapéutico "inicialmente representó una innovación auténtica, pero terminaría sujeto a la burla. "Y Freud" pasó una gran cantidad de tiempo contradiciéndose y combatiéndose a sí mismo ".

A veces, por ejemplo, se comportaba como un "arreglista paterno de estilo antiguo, mezclando el diván y el asesoramiento conyugal". Les dijo a algunos pacientes que la sociedad perdonaba el adulterio más fácilmente que el divorcio y con otros favorecía "una buena separación", siempre que fue seguido por otro matrimonio. La sexualidad de las niñas, según Freud, "se organiza en torno al falicismo (" quieren ser varones ") y una conciencia de que el clítoris es un sustituto inferior del pene. Si bien esta tesis era "empíricamente correcta", nos recuerda Roudinesco, no es "universalmente aplicable". La anatomía no es el destino, "ya que, en la medida en que está en fase con la subjetividad infantil, puede cambiar en respuesta a transformaciones impuestas por la sociedad. "La teoría de la libertad es inherente al psicoanálisis", sostiene ella: "uno debe reconocer la existencia del destino para liberarse mejor de él".

Y, sin embargo, incluso cuando sitúa a Freud en el medio de la Viena burguesa, fin de siècle , y las normas culturales y científicas tradicionales del siglo XIX, Roudinesco no pierde de vista las dimensiones inmensas de la revolución que forjó. En las obras maestras literarias que escribió, en el movimiento psicoanalítico transatlántico que fundó, y en su práctica profesional, Freud identificó una nueva, imperfecta, pero inmensamente valiosa forma de entender la sexualidad humana, definiéndola como "una disposición psíquica universal y la esencia misma de actividad humana. "Y él nos dio, escribe ella, un grupo de conceptos para representar la sexualidad: el impulso, la fuente del funcionamiento psíquico inconsciente; el ego, superego e id; la libido; bisexualidad; y "deseo, una tendencia, un logro, una búsqueda infinita, una relación ambivalente con los demás".

Related of "Freud: Revolucionario conservador"