¡Hable sobre sus fortalezas! 8 razones por las que deberías (parte 2)

En la primera parte, discutí cómo, cuando se nos pide que analicemos nuestras fortalezas, es fácil crear una barrera: una falsa humildad. La gente entonces racionaliza esto culpando a su cultura, ansiedad personal y una multitud de otras razones.

Aquí, en la segunda parte, está mi argumento de por qué es importante no evitar las fortalezas personales de uno:

  1. El uso de las fortalezas de los personajes está conectado con muchos beneficios que incluyen un mayor bienestar, compromiso, sentido de la vida, logros y depresión disminuida, por nombrar algunos.
  2. Nuestros cerebros están conectados para lo negativo: para encontrar lo que está mal. De hecho, la investigación ha encontrado que lo malo es más fuerte que lo bueno. Por ejemplo, la mala salud, las relaciones y la crianza de los hijos tienen efectos más fuertes que la buena salud, las relaciones y la crianza de los hijos, respectivamente. Por lo tanto, necesitamos desesperadamente uso de fortalezas, discusiones sobre fortalezas, exploración de fortalezas y apreciación de fortalezas. Estos ayudan a contrarrestar nuestro cableado natural hacia lo negativo.
  3. Cómo comparte sus puntos fuertes es fundamental. El propósito de discutir las fortalezas no se trata de verte a ti mismo mejor que los demás. Cuando compartas fortalezas, o cualquier otra cosa para el caso, las demandas de la situación son importantes. Importa lo que dices, cuando lo dices y cómo lo dices. Es cierto que es inmodesto si su enfoque es presentar directa o indirectamente sus fortalezas como mejores que las fortalezas de otras personas o que debido a sus fortalezas usted es una mejor persona que otras. Sin embargo, no es inmodesto nombrar y compartir sus fortalezas.
  4. El proceso de compartir cosas buenas sobre usted es beneficioso. La investigación ha descubierto que hay beneficios positivos que experimentan las personas cuando comparten cosas buenas que les suceden, que experimentan el oyente y el que habla. Este proceso se llama "capitalización", como en, capitaliza tus buenas experiencias e historias positivas. Esta investigación ha encontrado que los beneficios son tanto intrapersonales (por ejemplo, te sientes más feliz) como interpersonales (por ejemplo, mejoras tu relación con la otra persona). Además, cuanto más amplio sea el rango de intercambio, más beneficios experimentará. Agregar fortalezas, un área de compartir a menudo descuidada, es una forma lógica de capitalizar.
  5. No prives a otros de saber quién eres. Cuando NO compartimos nuestras fortalezas, buenas cualidades o experiencias positivas, estamos privando a otros de aprender sobre nosotros. En cambio, otros ven una fachada. Solo ven una parte de tu personalidad pero no a la vista completa. Esto puede poner una limitación en las relaciones.

    Tengo un amigo cuya mayor fortaleza es la humildad. Del mismo modo que todos nosotros abusamos de nuestras fortalezas de carácter de vez en cuando, ella abusó de su humildad. El resultado es que las personas no tienen la oportunidad de conocerla. Tiendo a no saber sobre sus muchos logros y experiencias positivas (o termino descubriendo sobre ellos de otros) porque ella no los comparte fácilmente. Por lo tanto, siento como si no la conociera tan bien como a mis otros amigos.

  6. Prueba este experimento: si te abstienes de hablar sobre tus puntos fuertes, explora esta pregunta: ¿qué estás descuidando o evitando al no decir algo? Como se discutió en la Parte 1, el sello distintivo de la ansiedad (y muchos otros problemas) es la evitación. Es fácil evitar cosas, especialmente aquellas que parecen incómodas … o aquellas cosas que pueden ser difíciles … o aquellas que son impredecibles. Muchas personas me dicen que evitan compartir sus puntos fuertes porque temen lo que otras personas piensen de ellos. No quieren ser criticados ni marginados.
  7. Reeduque su memoria y atención: cuando compartimos experiencias positivas, aumenta nuestra memoria para los eventos positivos, lo que ayuda a explicar por qué hay beneficios para compartir. Esto tiene sentido: usted comparte cómo usó una de sus fortalezas en el trabajo hoy en día y está investigando en la memoria positiva, pensando en los detalles y volviendo a experimentar las emociones positivas que la acompañan. Estás ensayando tu memoria de las fortalezas. O bien, otra forma de pensar sobre esto es que usted es, como lo ha dicho el investigador Tayyab Rashid, utilizando la intervención positiva para reeducar su memoria y atención.
  8. Conócete a ti mismo: se trata de la autoconciencia. Discutir las fortalezas en voz alta nos saca de nuestras cabezas, donde tendemos a vivir la mayor parte de nuestros días, y aprendemos sobre nosotros mismos. Lo pone ahí, haciéndolo más real. Si mantenemos nuestras observaciones y buenas cualidades en el interior, perdemos la oportunidad de profundizar nuestra autoconciencia.

Lo que no estoy diciendo

No estoy abogando por el intercambio egoísta que descuida a la otra persona.

Debemos escuchar y empatizar, seguro. Estos son fundamentales para las relaciones saludables. En cambio, estoy defendiendo la necesidad de eliminar cualquier excusa, timidez o formas en que podamos engañarnos (por ejemplo, creer que no es humilde compartir) para poder dar nuestro mejor paso y conectarnos más profundamente con los demás.

No estoy atacando la humildad.

De hecho, todo lo contrario. Los científicos de la humildad han descubierto que una verdadera humildad no se capta al degradarnos, reprendernos, mantenernos callados o ser subordinados, sino que una verdadera humildad implica tener una autoestima fuerte y segura en la que podamos priorizar fácilmente y dirigir la atención hacia otros. Una persona humilde no depende de los elogios de los demás para sentirse mejor. Durante años he enfatizado la importancia de la fortaleza de este personaje y el compartir nuestras fortalezas desde una perspectiva de profunda humildad. Aunque a veces los grupos se han reído cuando he defendido la importancia de la humildad y el hallazgo de que es una de las fortalezas menos comunes en todo el mundo, mantengo que es una fuerza críticamente importante y, como Everett Worthington lo llama, una virtud silenciosa .

No estoy diciendo que sea culturalmente insensible o socialmente inteligente.

En cambio, estoy argumentando que nuestras formas de comunicación con los demás deben ser más equilibradas, y sin duda debe incluir más sobre las fortalezas.

Puntos para llevar:

Todo se reduce a crear un enfoque equilibrado en nuestras relaciones. Si nos sentimos cómodos compartiendo lo que está mal o lo que es neutral, no estamos revelando la imagen completa. Y, si nos limitamos a compartir lo mundano o lo negativo, aceptamos la mediocridad y es menos probable que nos empeñemos en seguir mejorando a nosotros mismos y a nuestro trabajo. La idea es compartir una amplia gama de perspectivas y sentimientos: lo bueno, lo malo, lo feo y lo bello.

Referencias

Baumeister, RF, Bratslavsky, E., Finkenaeuer, C., y Vohs, KD (2001). Lo malo es más fuerte que lo bueno. Revisión de Psicología General, 5 (4), 323-370.

Gable, SL, Reis, HT, Impett, EA, y Asher, ER (2004). ¿Qué haces cuando las cosas van bien? Los beneficios intrapersonales e interpersonales de compartir eventos positivos. Revista de Personalidad y Psicología Social, 87 (2), 228-245.

Linley, A. (2008). Promedio a A + : darse cuenta de las fortalezas en ti y en los demás . Coventry, Reino Unido: CAPP Press.

McGrath, RE (en prensa). Fortalezas de personajes en 75 naciones: una actualización. Revista de Psicología Positiva.

Niemiec, RM (2014). La atención plena y las fortalezas de los personajes: una guía práctica para el florecimiento . Boston, MA: Hogrefe.

Peterson, C. & Seligman, MEP (2004). Fortalezas y virtudes de los personajes: un manual y una clasificación . Nueva York, NY: Oxford University Press y Washington, DC: American Psychological Association.

Rashid, T. (2009). Intervenciones positivas en la práctica clínica. Revista de Psicología Clínica: En Sesión, 65 (5), 461-466.

Reis, H., Smith, S., Carmichael, C., Caprariello, P., Tsai, F., Rodrigues, A., y Maniaci, MR (2010). ¿Estás feliz por mí? Cómo compartir eventos positivos con otros proporciona beneficios personales e interpersonales. Revista de Personalidad y Psicología Social, 99 (2), 311-329.

Tangney, JP (2000). Humildad: perspectivas teóricas, hallazgos empíricos e instrucciones para futuras investigaciones. Revista de Psicología Social y Clínica, 19 , 70-82.

Tangney, JP (2002). Humildad. En CR Snyder & SL Lopez (Eds.), Handbook of positive psychology (págs. 411-419). Nueva York, NY: Oxford University Press.

Worthington, EL (2007). Humildad: la virtud silenciosa . Philadelphia, PA: Templeton Foundation Press.


Recursos

VIA Institute (la organización sin fines de lucro)

Clasificación VIA (el sistema de fortalezas y virtudes)

VIA Survey (la prueba validada por la investigación)

Recursos de VIA para profesionales

Related of "¡Hable sobre sus fortalezas! 8 razones por las que deberías (parte 2)"