Hacerse Real, Ser Verdadero y Tener Autoconciencia

El poder del Verdadero Ser yace en cada uno de nosotros. Cada médico, consejero y confesor sabe por todos aquellos que vienen a ver que cada uno de nosotros tiene fallas, pero a través de nuestros desafíos, éxitos y fracasos podemos crecer. Todos estamos en el proceso de crecer hacia la plenitud y realizar nuestro Verdadero Yo. El objetivo no es convertirse en una estrella idealizada o un santo perfecto, porque estas son ilusiones (fantasías en lugar de realidades) e ideas delirantes destructivas (objetivos poco realistas que pueden perseguirse pero que dan como resultado la pérdida de la vida). Nuestro Verdadero Ser nos ayuda a entender cómo la gracia de Dios está disponible y parte de nosotros ahora, disponible en la medida en que nos sintonicemos con ella y la desarrollemos.

La autoconciencia de nuestro Verdadero Ser nos impide generalizar sobre el bien y el mal en el extremo. Ciertamente es apropiado ser escéptico con aquellos que dicen caminar sobre el agua. Por otro lado, tal escepticismo puede ser un gran perjuicio, ya que inadvertidamente nos saca del anzuelo: "Como no soy ni nunca seré tan bueno, lo veré desde la barrera". Así nos convertimos en espectadores de la vida … y pueden perder nuestras propias potencialidades. Muchas librerías religiosas informan que sus ventas más altas son relatos de las vidas de los santos. Si bien puede ser inspirador leer sobre héroes, ¿estamos listos para conocerlos de cerca como modelos para enfrentar los desafíos de nuestras vidas? ¿O seremos meros espectadores aplaudiendo y observando sus vidas vitales? ¿Nos cederemos a los desafíos en nuestra vida porque nos despedimos de los pecadores discapacitados? ¿O podemos llevar su fuerza vital a la luz del fuego de nuestra vida?

Hay una historia en la literatura de los Padres del Desierto sobre un hombre que salió a encontrarse con San Antonio, el famoso monástico que había vencido las tentaciones del diablo y a quien se le habían atribuido muchos milagros. Mientras buscaba en el árido desierto, el hombre se encontró con un vagabundo anciano y, al no tratarlo personalmente, buscó solo consejos sobre dónde podría encontrar al reverenciado santo. El anciano dijo que no sabía de una persona así, ni había oído hablar de ningún santo. Desesperado, el peregrino continuó su búsqueda. Después de un tiempo, regresó a su aldea y compartió su falta de éxito con los ancianos religiosos. Para su sorpresa, los ancianos respondieron: "En realidad lo conociste. San Antonio era el anciano con el que hablaste ". Sin embargo, el hombre estaba tan motivado para correr detrás de su imagen en busca de San Antonio que no pudo ver y abrazó la oportunidad que tuvo cuando lo encontró.

A menudo buscamos la Verdad fuera de nosotros mismos y la extrañamos o la pasamos cuando está justo frente a nosotros, porque realmente no la vemos porque no la reconocemos. Cuando tenemos acceso a nuestro Verdadero Ser, reconocemos la Verdad porque resuena dentro de nuestras propias cualidades intrínsecas. Buscar lo que es bueno solo fuera de nosotros mismos es una negación de nuestro Verdadero Ser: el bien que cada uno posee. El verdadero yo confirma la única dependencia y conexión de la que podemos depender: quién es Dios. En última instancia, no podemos depender de los demás e incluso de nosotros mismos, ya que estos no son realmente confiables: ¿cuántas veces nos hemos decepcionado a nosotros mismos, y mucho menos hemos sentido la decepción de los demás? ¿Cuántas veces hemos dicho: "Nunca haré eso" y luego hice exactamente lo que dijimos que nunca haríamos? ¿Y cuántas veces hemos tomado una posición que dijimos que nunca cambiaríamos, y luego, después cambiamos de opinión?

Al descubrir nuestro Verdadero Ser, comprometer nuestro potencial y aprovechar el poder que está dentro, no somos espectadores de la vida sino jugadores, en el mejor sentido de la palabra, siendo completamente reales y viviendo nuestra verdad, entre esos pecadores plenamente vivos, Santos y estrellas.

John T. Chirban, Ph.D., Th.D. es instructor clínico en psicología en la Facultad de Medicina de Harvard y autor de True Coming of Age: un proceso dinámico que conduce a la estabilidad emocional Crecimiento espiritual y relaciones significativas. Para obtener más información, visite www.drchirban.com, https://www.facebook.com/drchirban y https://twitter.com/drjohnchirban.

Related of "Hacerse Real, Ser Verdadero y Tener Autoconciencia"