Hacia una revitalización de nuestro sistema pluralista

A lo largo del debate público sobre la presidencia de Donald Trump, una cuestión central que todos debemos considerar es cómo podemos revitalizar nuestro sistema político pluralista, incluido el debate civil y abierto.

Muchos republicanos continúan apoyando al presidente por razones políticas comprensibles: la promoción y promoción de causas conservadoras. Sin embargo, hay republicanos que, a pesar de serias reservas, no pueden hablar públicamente en contra del presidente debido al poder electoral continuo de la base del presidente.

¿Cómo podemos entender la resistencia del Presidente con su base de votantes? Este grupo incluye a los votantes blancos de la clase trabajadora que votaron por Donald Trump, especialmente los votantes de los Estados del Rust Belt. Sus votos colegiales electorales aseguraron su elección. Un motivo importante para el cambio en los votos de Obama en 2012 a Trump en 2016 se ha atribuido a la recesión económica. Sin embargo, queda por ver por qué y cómo la Gran Recesión llevó a este cambio dramático en el electorado.

Las dificultades económicas, que sufren muchos grupos, no pueden ser la única causa de este dramático cambio político. Para las comunidades de clase trabajadora blanca, la pérdida de seguridad económica y su contraste con el boom económico de la posguerra intensificaron una variedad de problemas sociales y emocionales. La combinación de dificultades económicas y emocionales contribuye a la pérdida de la autoestima y el empoderamiento, lo que lleva a emociones dolorosas que son difíciles de dominar. Las personas pueden recurrir a la violencia, las adicciones a los opiáceos y otras adicciones, y el alcoholismo para negar o mitigar estas emociones insoportables. Desafortunadamente, las personas en tal aprieto desesperado a menudo culpan a otros por sus problemas, desarrollando actitudes perjudiciales y xenófobas. Estos dispositivos de denegación y proyección que impiden que las comunidades vulnerables aborden de manera efectiva sus problemas complejos; su estado vulnerable continúa.

Los grupos vulnerables se convierten en blancos fáciles para los líderes políticos con mensajes populistas. Los líderes populistas, que son anti-pluralistas, proclaman repetidamente que solo ellos representan a la gente. Apelan a los grupos vulnerables promoviendo soluciones simples a problemas complejos y reforzando los mecanismos de negación y proyección. Las élites y los inmigrantes se convierten en chivos expiatorios, se evita el pensamiento complejo y la xenofobia es omnipresente. Dentro de ese marco, los líderes populistas prometen un regreso a la edad de oro, que tal vez nunca haya existido, y ciertamente nunca lo hará. Esta ilusión de restauración de un pasado idealizado impide que las comunidades vulnerables reconozcan cómo abordar de manera efectiva sus complejos problemas sociales, emocionales y económicos. En situaciones grupales, como en mítines políticos, los líderes populistas promueven los temores del grupo, fomentan una agresión reactiva hacia los demás y refuerzan los sentimientos perjudiciales. A continuación, se produce un ciclo cada vez más destructivo de ansiedad y agresión porque un líder populista no brinda seguridad ni promueve la cooperación entre todos los miembros de la sociedad.

El desafío que enfrenta nuestra nación es cómo contrarrestar el mensaje anti-pluralista de un líder populista, que es tan atractivo para los grupos vulnerables. ¿Cómo podemos promover el valor de un sistema pluralista con controles y equilibrios? La revitalización económica no es suficiente. Es necesario desarrollar programas que aborden las necesidades socioemocionales de las comunidades vulnerables. Esos programas deben reconocer la importancia de abordar el uso generalizado de los mecanismos de adaptación inadaptados de la negación y la proyección. Estos mecanismos, que son tan omnipresentes, impiden el desarrollo de soluciones realistas a problemas sociales complejos.

Related of "Hacia una revitalización de nuestro sistema pluralista"